Viernes 07 de octubre 2022

En dura reunión, los gobernadores urgen al presidente

Redacción 28/07/2022 - 00.38.hs

"Fue una reunión dura, sincera, con respeto político, como corresponde". Así describió una fuente oficial el encuentro que los gobernadores peronistas mantuvieron ayer en la Casa Rosada con el presidente Alberto Fernández y su jefe de Gabinete, Juan Manzur. "El principal activo que tiene este gobierno es la reactivación económica y se está cayendo. Ya empezamos a ver que no hay precios para conseguir bienes argentinos ni bienes importados", fue el planteo que los visitantes llevaron al titular del PEN.

 

Las fuentes consultadas para este artículo aseguraron que cada uno de los mandatarios le trazaron al jefe de Estado un panorama de lo que ocurre en sus distritos y le pidieron que unifique la conducción económica. "No puede haber cinco o seis decisiones distintas, tiene que alinear todos los ministerios que tengan que ver con la cuestión económica, más el Banco Central, la Aduana, la AFIP y la Comisión Nacional de Valores", le espetaron.

 

Pasar agosto.

 

En una de sus intervenciones, Alberto Fernández les planteó que había que pasar esta tormenta de agosto, ya que en septiembre baja la demanda de energía y con ello la cantidad de dólares que se destinan a importarla. "Pero el tema es que hay que pasar agosto -le plantearon-. Aparte han cerrado el grifo por todos lados y no hay importación de los bienes necesarios para producir, vamos en el camino de la estanflación, es decir, de una recesión con inflación", le advirtieron.

 

Tal como reveló la Liga de Gobernadores en un parte de prensa al término de la reunión, el presidente les dijo que estaba trabajando en las medidas y que en estos días tomaría la decisión porque compartía que era necesario unificar las decisiones en materia económica.

 

Los mandatarios no le propusieron nombres -ayer sonó nuevamente el de Sergio Massa para el Ministerio de Economía (ver página 2)- sino políticas. "Es una decisión de él", le dejaron claro.

 

Las fuentes consultadas aseguran que los gobernadores acordaron que no se alinearían con ningún sector de la coalición gobernante, justamente para no ser parte del problema que está afectando a la gestión. Solo fueron a mostrarle lo que están viendo en cada rincón del país, donde ya se puede ver que "se está parando la actividad económica".

 

"Si se para la obra pública no la levantamos más por un año. Tenemos un nivel de obra pública inédito que no se puede parar", le plantearon.

 

Capital y trabajo.

 

Destacaron que el sector agropecuario tiene para liquidar 18 mil millones de dólares, desde aquí hasta marzo de 2023, pero rechazaron que la responsabilidad sea de los chacareros, sino de las compañías multinacionales que realizan los grandes acopios, entre las que citaron a Cargill y Bunge & Born. "A esos hay que convocarlos, pedirles que pidan dólares a sus casas matrices y adelanten la liquidación. Hoy el gobierno no tiene capacidad de convocar a nadie. Y no hablo de convocar a la oposición. Esos no van a venir y mejor que no vengan. Hay que convocar a los sectores del trabajo, que son aliados y al sector del capital. A ninguno le conviene que el gobierno se caiga", plantearon.

 

Sobre las presiones devaluatorias sobre el peso, las fuentes aseguraron que no es el sector productivo el que está detrás de esa maniobra sino el sector económico concentrado. "El sector agroexportador sabe de dónde viene. Ellos son los que hicieron la Ley de Desarrollo Productivo que fija reglas claras para lograr una exportación de productos del agro de 100 mil millones de dólares anuales. Es un marco jurídico y fiscal que les garantice estabilidad, como tienen todos los sectores. Tienen que tener una estabilidad jurídica y fiscal de 30 años", plantearon.

 

Finanzas y abismo.

 

"Las finanzas están en una situación terminal. Hay que resolver el frente cambiario. Hay que llegar a septiembre y volver a tener superávit comercial, para agrandar las reservas y volver a darle fuerza a la economía. Esto es lo que Alberto habló con CFK el sábado, de unificar las decisiones económicas", explicaron las fuentes a este diario.

 

"Estamos al borde del abismo, todo lo que venga seguramente será mejor que lo que tenemos hoy. Hoy, si llegás a tener déficit comercial, si no tenés superávit, es decir, si no entra más de lo que sale, quedan una semana o diez días de reservas en dólares, después no tenés más dólares para funcionar. Más allá de quién sea -el ministro o la ministra de Economía que tome las medidas necesarias-, hay que cambiar", concluyeron.

 

Almuerzo.

 

Los gobernadores llegaron a la Casa Rosada pasadas las 14.30. Además del pampeano Ziliotto estuvieron Omar Perotti (Santa Fe), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Mariano Arcioni (Chubut), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Raúl Jalil (Catamarca), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Uñac (San Juan), Gildo Insfrán (Formosa), Axel Kicillof (Buenos Aires), Osvaldo Jaldo (Tucumán) y Jorge Capitanich (Chaco).

 

Antes de asistir, los visitantes habían tenido una reunión en la sede porteña del Consejo Federal de Inversiones (CFI). Alberto los recibió junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur. Todos compartieron un almuerzo en el Salón Eva Perón, ubicado en el primer piso de la sede gubernamental. Luego del encuentro, cerca de las 17, los gobernadores se retiraron sin hacer declaraciones.

 

Desde el Gobierno de La Pampa se difundió un breve comunicado de la "Liga de Gobernadores y Gobernadoras" en el que se limitaron a informar que en la reunión con Fernández y Manzur le dieron a conocer la visión que tienen sobre "la situación económica producto de la corrida cambiaria".

 

"El presidente transmitió que está trabajando para tomar las medidas pertinentes", concluyó el parte de prensa.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?