Jueves 12 de mayo 2022

"Estar atentos sobre todo en los grupos más vulnerables"

Redacción 12/01/2022 - 08.20.hs

El titular de la Coordinación de Desastres y Emergencias Sanitarias (Codes) del Ministerio de Salud de La Pampa, Juan Martín Barbero, habló de la situación epidemiológica actual. Puntualizó que "como viene diciendo la ministra (de Salud de la Nación, Carla Vizzotti) esperamos que en los próximos días llegue el pico de contagios y empiece a bajar".

 

"Estamos mirando por el rabillo del ojo lo que pasa en Buenos Aires, que siempre nos ha precedido en un par de semanas, o en algunos casos meses, con la situación epidemiológica. Estamos alertas, pero la verdad es que estamos con la tranquilidad de que con la vacuna, que ha sido muy estratégica, el impacto de esta cepa no ha sido tan severo, y esto genera un alivio en el impacto de las internaciones de las olas anteriores", explicó.

 

Ola de calor.

 

Respecto a las altas temperaturas que azotan a nuestro país, con alertas rojas y amarillas en gran parte del territorio argentino, Barbero señaló que "es necesario estar atentos sobre todo en los grupos más vulnerables como son los niños, los adultos mayores y las personas que padezcan alguna comorbilidad, en la cuales el impacto de las altas temperaturas pueda favorecer o tender a la deshidratación, uno de los fenómenos en los que el golpe de calor es la manifestación más severa".

 

"Las recomendaciones apuntan básicamente a ese grupo, y a que todas las personas que no tengan la obligación de exponerse, planifiquen sus actividades recreativas, o sus quehaceres en los horarios donde impacte menos. Y todos aquellos por una cuestión laboral tengan que estar expuestos a los horarios de más altas temperaturas, lo hagan con ropa cómoda, con protección de gorros o sombreros, con colores claros, gafas que protejan contra los rayos UV, y sobre todo con muy buena hidratación", señaló.

 

Rutina de hidratación.

 

Y añadió que "es importante elegir con qué hidratarse también, evitar las bebidas azucaradas, y mantenerlo como una conducta, o una rutina, sin esperar a tener sed justamente. Mínimamente debe haber un consumo de dos litros de agua, y en estas épocas que vamos a perder agua por la transpiración, por la respiración, y por todos los mecanismos con los cuales se compensa el calor, la hidratación debería ser mucho más sostenida y permanente durante el día".

 

En esa línea, señaló que "uno se da cuenta del nivel de hidratación con la frecuencia con la que orina, con la sequedad de la piel y de las mucosas. A veces parte de los efectos del calor se sienten con estos síntomas, y con la fatiga, la pesadez, que se la podemos achacar al calor, pero también a la deshidratación".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?