"Lo que hacemos es poner en agenda nuestra preocupación"

Redacción 24/11/2021 - 09.33.hs

El reclamo que realiza la comunidad educativa del colegio de la Universidad Nacional de La Pampa para lograr un nuevo edificio con mayores comodidades está cobrando fuerza. Ayer, junto a estudiantes y padres y madres, hicieron una manifestación fuera del histórico edificio ubicado en la 9 de Julio. "Es un punto de inflexión y no vamos a volver atrás", expresaron las docentes voceras.

 

Durante la tarde de ayer, docentes, estudiantes, padres y madres, se reunieron fuera del colegio de la UNLPam con el objetivo de visibilizar el reclamo de un edificio nuevo e informar sobre las gestiones que se están llevando a cabo. Las docentes contaron que el viernes tuvieron un encuentro con el Consejo Directivo y la decana de la Facultad de Ciencias Humanas, Beatriz Cossio, donde ratificaron el pedido sobre mejoras edilicias que tiene fecha desde diciembre de 2019: "riesgo sanitario, de infraestructura, la carencia de baños para estudiantes y docentes, de mampostería".

 

"Necesitamos un edificio, no sabemos si uno propio, prestado o alquilado, eso lo tendrá que definir la autoridad competente, que creemos que no somos los docentes. Nosotros lo que hacemos es poner en agenda nuestra preocupación, pensada en los estudiantes porque los docentes estamos unas horas y nos vamos", enfatizaron y destacaron que los estudiantes deben transcurrir por varios espacios durante la jornada escolar.

 

Disminución de matrícula.

 

"Sabemos que un edificio nuevo o ampliación de éste implica un tiempo. La construcción de un edificio no es algo que lo pueda resolver una gestión", insistieron e hicieron hincapié en que el colegio preuniversitario necesita un espacio físico que responda al proyecto político que representa, porque "una amplia mayoría de sus egresados continúan estudios superiores". En ese sentido lamentaron que este año debieron disminuir la cantidad de matriculados en las divisiones del primer año.

 

"Lejos está del Colegio de la Universidad quitar derechos, reducir matrícula, eso duele y entra en contradicción con nuestros principios", manifestaron. Mónica Molina, una de las docentes referentes del reclamo, habló con LA ARENA y aseguró que en la reunión con el Consejo Directivo y la decana "entendieron el pedido y están de acuerdo".

 

"Algunas personas se sorprendieron cuando íbamos relatando las circunstancias. También se nos explicó que la Facultad no tiene el presupuesto para llevar adelante una obra de esta envergadura y ni siquiera la propia Universidad. Hay que gestionar en otros organismos porque es una inversión muy grande", señaló. A su vez, afirmaron que el próximo 1º de diciembre, junto a padres de los estudiantes, se reunirán con el Consejo Superior.

 

En ese encuentro, explicó que van a solicitar ser escuchados por el máximo órgano de la casa de estudios. "Queremos que tomen el reclamo como propio, a pesar de la dependencia de Humanas", expresó.

 

- ¿Les juega en contra que el colegio dependa de la Facultad de Humanas y no del Rectorado?

 

- El reclamo del edificio apareció en un plan estratégico del 2015-2020 pero si uno no está activando el presupuesto para lograr un edificio, no vamos a tener resultados. Hay colegios preuniversitarios en el país que dependen del Rectorado, tal vez lo asumen de otra manera y no es la realidad que tenemos. Nos excede la decisión de pasar la dependencia de la Facultad al Rectorado.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?