Jueves 23 de mayo 2024

Premian a fotógrafo pampeano

Redacción 20/04/2024 - 08.38.hs

Una foto de Mario Fiorucci ganó recientemente una de las tres medallas de oro que premian a las mejores fotos que se presentaron en el Salón Internacional de la “Peña Rosarina”. Se trata de la toma “Potrerita”, donde se ve una “vaquita de San Antonio” posada sobre una campanilla morada.

 

Pero no es el único galardón que en las últimas semanas obtuvo el pampeano. Pocos días antes tuvo lugar el Salón Cóndor de la Federación Argentina de Fotografía, que premia a la mejor foto del año según las distintas categorías, y allí el artista había presentado las mismas tomas que fueron muy bien recibidas.

 

Dos tomas originales.

 

En el Salón Cóndor, en categoría Naturaleza, dos fotos de su autoría quedaron entre las seis primeras (medallas), menciones de las que luego se elige el premio principal que esta vez ganó Camilo Berlinghieri de Junín. Cabe señalar que Fiorucci tuvo la satisfacción de ganar el “Cóndor” en 2010.

 

Esta vez sus fotos distinguidas fueron “Potrerita”; y la otra es una toma de una cópula de bichos palos “donde la hembra es de tamaño muy superior al macho y no es fácil de poder encontrar”, explicó el autor.

 

Con posterioridad, el fotógrafo envió a Rosario las mismas fotos, consiguiendo en esta oportunidad un importante galardón. “Tuve la suerte que en dos semanas se premiara dos veces la misma foto. Está sacada en Potrero de Garay (Córdoba), en el patio de la casa donde vive mi hermano. Y como se puede ver es una especie de vaquita gigante que está parada sobre una campanilla morada”.

 

La foto distinguida.

 

Agregó que “tiene mucha estética visual, y por eso se la ha premiado. La otra que envié es una cópula de bichos palos… algo muy pero muy difícil de ver, y de hecho en todos estos años nunca vi un registro. Pero tuve la suerte de encontrarla y se ve algo notable: es la diferencia de tamaño y la hembra es mucho más grande… diría casi el doble que el macho. Y además la hembra en la punta de la cabeza tiene una araña cangrejo, que siempre lo que buscan es el punto más elevado que consiguen y de ahí empiezan a tirar telas para escapar para irse... así que no sé cómo habrá aparecido allí. Le saqué la foto y a los tres segundos ya no estaba más”.

 

“En el patio de casa”.

 

Mario señaló que su tarea fotográfica “está centrada básicamente desde hace años en el patio de mi casa. No puedo hacerlo de otra cosa por un problema de locomoción, aunque antes podía apostarme en un bebedero, o en cualquier lugar y esperar un animal, o un pájaro… Pero lo bueno es que este año me toca competir con fotógrafos de todo el mundo y de todos los escenarios. Y para mí es una enorme satisfacción”, afirmó.

 

Y habrá que decir de Mario Fiorucci que siempre se reinventa, que tiene la fortaleza espiritual, inteligencia y talento para superar las dificultades que se le presentan. Ha sufrido mucho porque tuvo siete operaciones de cadera –la última en 2022-- y una más de tobillo.

 

Casado con Graciela González, tienen tres hijos: Renata que hoy está viviendo en Madrid; y Camila y Gaspar que lo hacen en Capital Federal.

 

Muchos no saben que Mario es hijo de Mario Pablo -productor agropecuario-, que falleció cuando él tenía solo 8 años, y que “fue intendente de Santa Rosa en tiempos que gobernaba Arturo Frondizi, y en La Pampa Ismael Amit...". Hoy, una calle de la ciudad lleva su nombre.

 

"Todos los Fiorucci, más cerca o más lejos, somos parientes en la provincia", cuenta. Su mamá, fallecida en 2007, era Pikú Fiorucci, y eran en total cinco hermanos, porque además de Mario están Norma, Edith, Susana y Rubén.

 

Mario, polifacético.

 

Fue por años empleado del Banco de La Pampa; y muy reconocido como talentoso ajedrecista. Pero además ha sido artesano de pequeñas cosas, escritor de cuentos (cuando le llega la inspiración) y desde hace años un notable fotógrafo, que ha ganado premios y distinciones en diversos concursos.

 

Ha sido consecuente lector de Jorge Luis Borges sobre todo, pero también admira a Ernesto Sábato y a Gabriel García Márquez. Y por eso, llevado por su interés por la literatura, incursionó en la escritura de cuentos, como por ejemplo “La noche que Baltasar Odriozola ganó el campo y perdió los hijos”. Con ese trabajo ganó en 2004 el primer premio del certamen literario “Vivir en democracia con justicia social”.

 

“Escribía cuando me agarraba la inspiración, pero hace un tiempo que no lo hago... pero ya volveré a hacerlo”, promete ahora.

 

Ya jubilado en el Banco de La Pampa –muchos lo conocerán como el cajero eficiente que era-, el arte lo atrapó también de una manera muy especial.

 

Y no fue extraño que se vinculara a la fotografía, porque uno de sus amigos de pibe era Palino de Pián -hijo del querido Gringo, tanto años trabajador de este diario- y eso influyó de gran manera.

 

En 2007 se compró la primera cámara digital, una Nikon básica, y en 2008 la Canon que tiene hoy. "Saco de todo, escenas de la calle, deportes, blanco y negro, todo pampeano; y compito en concursos en España sobre paisajes, y allí gané con esta foto". Y muestra en su computadora una escena singular: el cielo rojo de un atardecer por la ruta 35, a la altura del bajo Giuliani, y al fondo una hilera de caldenes. Es minimalista, y el cielo que se ve es increíble", juzga.

 

Enseguida, y sin que se lo pregunte deja una definición: "No me gusta la caza, y en cambio me gusta capturar al bicho con la cámara, y lo dejás vivo...".

 

Aunque está con su movilidad reducida –como se explicó- tiene siempre inquietudes, y aún con aquella dificultad se reinventa todo el tiempo… ¡Y qué bueno tener ese espíritu! Un ejemplo Mario, aunque no sea eso lo que te propongas…

 

El campeón vuelve a jugar

 

Mario Fiorucci, quien fuera destacado jugador de ajedrez, volverá a jugar de manera presencial cuando se realice el torneo que organiza en nuestra provincia Dafas (Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social).

 

El ex campeón pampeano –8 veces ganador del Caldén de Plata de la disciplina- en este tiempo, y desde hace algunos años, viene jugando contra otros jugadores por internet. “Son clubes de ajedrez, gratuitos, y ahí te enfrentás con gente que puede estar en los más diversos lugares: en el Congo, en Ucrania, e incluso lo hice con alguien que estaba en la Antártida. Es on line, pero con personas, porque contra la computadora es imposible, te gana fácil…”, admite.

 

Desde casi que empezó con los trebejos jugó muchas veces “con gente mayor, hermanos, primos, amigos”, hasta que con 15 años se inscribió en el torneo provincial “Aquiles José Regazzoli”… Se jugaba en General Pico y participaban entre otros Guille Gazia, Enrique Molina, Pilín Lizárraga... Vino el golpe de Estado y obviamente dejó de llevar el nombre de quien hasta ese momento era gobernador”.

 

Cuando se refundó el Círculo de Ajedrez Santa Rosa allí estuvo Mario. “La noche del 23 de marzo, ya madrugada del 24, los militares metieron preso a José Mendizabal... Lo estaban esperando”, rememoró.

 

Mario Fiorucci empezó a ser una referencia y fue campeón provincial, de la Federación, del Círculo, ganó abiertos aquí y en diversos lugares de la provincia de Buenos Aires.

 

Ahora todo indica que el campeón vuelve.

 

(M.V.)

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?