Viernes 12 de abril 2024

Un antiderecho y un Comodoro Py, los nombres de Milei para la Corte

Redacción 21/03/2024 - 00.06.hs

“Estamos escandalizadas porque esta decisión incumple los tratados internacionales y consagra una desigualdad absoluta. Que las mujeres carezcan de representación en la Corte Suprema va contra los estándares mundiales y por eso todas las agrupaciones salieron a manifestarse y exigir que las vacantes sean ocupadas por mujeres” advirtió Florencia Maza.

 

Entre otras entidades, la jueza pampeana integra la Federación Argentina la Magistratura y la Función Judicial (FAM) y la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA), dos espacios que ayer se vieron repentinamente convulsionados por el comunicado de la Oficina de Presidencia anunciando la designación de Ariel Lijo y Manuel García Mansilla como reemplazantes de Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda. El sillón de la jueza permanece vacante desde noviembre de 2021, mientras que Maqueda cumplirá 75 años el próximo 29 de diciembre.

 

“En la historia de la Corte hubo 109 varones y solamente tres mujeres: Margarita Dagués, entre 1970 y 1973; Carmen Argibay y Elena Highton en este período democrático” recordó Maza. Y lamentó que aunque nuestro país suscribió la Convención sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), que “garantiza la igualdad en el acceso a los cargos, en todas las provincias del país sucede lo mismo y se consagra esta desigualdad” .

 

“Sin mujeres, no hay justicia”.

 

La falta de perspectiva de Javier Milei genera repudios, pero no sorprende. “Hoy mismo iniciamos campañas mediáticas, difundimos comunicados, enviamos una nota al Congreso Nacional desde la FAM y salimos a repudiar su decisión desde todos los espacios”, añadió Maza.

 

Según la magistrada, “poner solamente hombres en los cargos de decisión viola los derechos de igualdad y equidad. Precisamente, para ejercer esa representación equitativa Javier Milei estuvo acompañado por una mujer en la fórmula presidencial, y el mismo principio debe regir en los restantes ámbitos, incluyendo a Poder Judicial”, explicó.

 

De allí, la consigna “justicia sin mujeres no es justicia” incluida en casi todos los comunicados. “Hombres y mujeres tenemos miradas diferentes y nos enriquecemos mutuamente con el diálogo y el intercambio. En los últimos años la lucha de las mujeres permitió reconocer y garantizar muchos derechos, por lo cual esta decisión presidencial es un retroceso absoluto: la Corte debe tener integrantes mujeres”, reiteró.

 

En un comunicado titulado “Sin mujeres no”, la Asociación de Mujeres Penalistas (AMPA) afirmó que las designaciones “evidencian una nueva reproducción de un modelo patriarcal y machista, enviando a la sociedad un mensaje respecto de las capacidades que podemos tener las mujeres a la hora de ocupar cargos de mayor jerarquía en la justicia” y reclamó que “se respete la paridad de género en el poder judicial”. En términos similares se expresaron también la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA) y el Colectivo Mujeres del Derecho.

 

“Provincia difícil”.

 

Salvo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) “en todos los distritos hay más hombres que mujeres en los cargos judiciales. En algunas provincias es más grave que en otras: La Pampa siempre fue un territorio muy difícil y lo demuestran los números”, lamentó la jueza.

 

Maza recordó que “actualmente en el Superior Tribunal de Justicia (STJ) hay una sola mujer. Y en todos los organismos del Poder Judicial hay un 70 por ciento de mujeres, pero solo un 20% en cargos jerárquicos”, denunció.

 

“En La Pampa cuesta mucho avanzar en esta problemática, es como remar en dulce de leche. Yo lo he vivido en carne propia, es una provincia muy difícil y lo demuestran las cifras”, repitió.

 

Preocupantes trayectorias profesionales.

 

Ariel Lijo y Manuel García Mansilla son doctores en derecho con prolongada trayectoria profesional. El primero comanda un juzgado en Comodoro Py desde hace 20 años y el segundo es un reconocido jurista nacido en Bariloche, con una clara y pública posición en contra de legalizar el aborto.

 

Lijo es un juez conocido porque tuvo a su cargo varios expedientes resonantes y de alto impacto político, como el caso Ciccone con Amado Boudou como imputado, la investigación a Mauricio Macri por el negociado del Correo Argentino; un expendiente vinculado al atentado contra la AMIA, por el que dictó procesamientos al ex presidente Carlos Menem y al ex juez Juan José Galeano, y juicios por lesa humanidad, como el que derivó en la condena de Cristino Nicolaides.

 

Sin embargo, la nominación más preocupante para el colectivo de magistradas parece ser la de García Mansilla, poco conocido y mucho más peligroso. Oriundo de Bariloche, tiene 53 años y acredita una extensa trayectoria profesional iniciada en 1996, tras graduarse en la Universidad del Salvador. Ejerció como abogado en reconocidos estudios jurídicos e integra la Asociación Argentina de Derecho Constitucional, entre otras organizaciones. Actualmente dirige la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos.

 

Pero su antecedente más preocupante surge de una presentación realizada ante el Senado de la Nación, el 10 de julio de 2018, cuando expuso sus argumentos en contra de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE): “Señores senadores, no aprueben este proyecto de ley, no convaliden un atropello a nuestro sistema constitucional”, dijo aquella vez.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?