Sabado 15 de junio 2024

Un desalojo ilegal con buen final

Redacción 21/03/2023 - 10.25.hs

Un hombre de 74 años fue desalojado brutalmente ayer de una casa del IPAV donde reside desde hace casi 15 años, en un procedimiento ilegal montado por una adjudicataria que nunca ocupó la vivienda otorgada por el Estado hace 20 años. Sin embargo, una rápida respuesta de la justicia posibilitó que el IPAV recuperara la casa, que ahora podría ser readjudicada al desalojado.

 

El operativo ilegal se inició minutos después de 9, en Philipaux y Suippacha (casa 262 del barrio Salvador Ananía), donde un muchacho golpeó la puerta de Leandro Palleros y pidió agua para llenar un bidón. "Cuando salí para abrir la canilla de afuera, se metieron en la casa y empezaron a sacar los muebles. Apareció Silvia Lorena Enrici, adjudicataria de la vivienda, con su esposo y otros familiares, y amenazaron romperme la cabeza si me resistía", contó Leandro.

 

Tres policías y varios periodistas observaron el desalojo, mientras Palleros se dirigía a la Seccional Segunda a radicar la denuncia. A las 11,30, cuando ya no quedaba nada por sacar, los recién llegados cambiaron la cerradura. LA ARENA quiso dialogar con ellos, pero se negaron e intentaron amedrentar con actitudes hostiles.

 

Un equipo de LA ARENA encontró a Palleros poco antes del mediodía en la comisaría. Portaba una copia de su denuncia y esperaba la evolución del trámite judicial. "Vivo allí desde 2009, cuando ella me alquiló la casa, sin contrato. En 2012 me citaron desde el IPAV, me aclararon que las casas de barrio no se alquilan, recomendaron que no pagara más y advirtieron que si la dueña aparecía la mandara al IPAV. También me dijeron que iban a quitarle la casa".

 

"Desde entonces, fui muchas veces al Instituto, llevé mi certificado de discapacidad y cuando esta señora me cortó la luz levanté firmas entre los vecinos. Ella nunca vivió en la casa. El día que le entregaron la llave, la alquiló a un hombre que arreglaba lavarropas, después se la prestó a su hermana y finalmente me alquiló a mí", recordó.

 

Leandro intuía que la mujer tramaba algo: "en los últimos meses me amenazó varias veces, así que el 22 de noviembre del año pasado levanté firmas otra vez y le llevé toda la documentación a Jorge Lezcano", presidente del IPAV.

 

Fuentes del organismo consultadas por LA ARENA confirmaron esta versión, aclararon que desde entonces estaban gestionando un traspaso, "trámite muy complejo porque es un expediente de muchos años", y reconocieron que el intempestivo desalojo los tomó por sorpresa. "Es una locura lo que hizo esta adjudicataria. El organismo ya tenía todo listo para actuar, aunque ahora debemos esperar una notificación de la fiscalía, porque se inició una actuación judicial", agregaron.

 

Justicia.

 

Es que la denuncia formulada por Palleros activó una causa en el Ministerio Público Fiscal, que ayer por la tarde ordenó un allanamiento, la liberación de la vivienda y su devolución en guarda al IPAV. "Ya dispusimos una custodia policial para evitar cualquier intrusión y Leandro Palleros fue alojado en el Albergue Municipal, mientras procedemos con el trámite de irregularidad y eventual readjudicación", explicaron fuentes del organismo.

 

Mientras tanto, los vecinos consultados coincidieron en forma unánime: "Leandro es un buen hombre, querido por todos en el barrio y siempre mantuvo bien cuidada la casa". Por eso, cuando regresó de la comisaría, lo ayudaron a trasladar sus pertenencias y le hicieron espacio en sus hogares para guardarlas por algunos días, hasta que el IPAV revoque la titularidad del inmueble y él pueda volver a una casa que merece mucho más que su inescrupulosa adjudicataria original.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?