Martes 27 de septiembre 2022

Unidos y en la calle para pedir cambios

Redacción 08/08/2022 - 00.04.hs

Los movimientos sociales de La Pampa marcharon ayer desde la Iglesia de San Cayetano, en la calle Pilcomayo, hasta la Plaza San Martín, en el centro santarroseño. La movilización partió a las 10.30 y repitió el itinerario que se realiza desde 2016 (interrumpido con la pandemia), cuando las agrupaciones participantes se unieron en rechazo a las políticas que impulsaba el entonces gobierno nacional de Cambiemos.

 

De la movilización participaron el Movimiento Evita, el Movimiento de Naciones y Pueblos Originarios en Lucha, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y el Partido Comunista Revolucionario (PCR), entre otros. Todas esas organizaciones forman parte actualmente del Frente de Todos, vienen reclamando la ruptura con el Fondo Monetario Internacional y no ocultan su incomodidad por la llegada del Sergio Massa al Ministerio de Economía, sobre todo por los guiños al mercado que el tigrense ha realizado en sus primeros pasos en el cargo.

 

Sin embargo, más allá de la situación de alerta y tensión en la que se encuentran, los discursos de cierre del acto no hacen pensar, al menos por ahora, que estos sectores se vayan del Frente de Todos, aunque sí es de esperarse que sigan en la calle presionando para que las autoridades nacionales adopten medidas pensando en los sectores más vulnerables antes que en los más acomodados.

 

Excluidos.

 

David Macedo, del MTE, pidió no dejar la calle. "Lo que se nos viene es muy duro. Se está priorizando la deuda externa y se está olvidando la deuda interna. Nosotros venimos priorizando el salario básico universal porque hay muchos trabajadores y trabajadoras en los barrios y las calles que no están organizados y no pueden tener un ingreso fijo. Hay 9 millones de personas en Argentina que no están pudiendo garantizar un plato de comida. Por eso necesitamos un salario básico universal", sostuvo.

 

"El nuevo ministro priorizó a otro sector, un sector que podía esperar, el empresarial. Quienes manejan la megaminería y los agroexportadores pueden esperar, pero nuestros compañeros no, porque se están cagando de hambre. Por eso no podemos dejar la calle, tenemos que estar en unidad, en alerta y en movilización", afirmó.

 

Cayetanos.

 

Roxana Rechimont, secretaria general de ATE La Pampa y miembro de la Mesa Nacional de la Corriente "René Salamanca", afirmó que la corriente, que forma parte de la CTA Autónoma, acompañó este año la lucha de las cayetanas y los cayetanos en todo el país. "Entendemos que la salida es colectiva, junto a los pueblos y naciones originarias, a las trabajadoras y los trabajadores del Estado, los precarizados, los desocupados y los jubilados y jubiladas, en unidad, somos quienes vamos a marcar la agenda al gobierno, que se está olvidando que junto con el Frente de Todos tenía que venir a darnos respuestas", sostuvo.

 

Rechimont pidió "unidad frentista y presencia en las calles para lograr romper el pacto con el FMI y derrotar al fascismo que quiere regresar al poder para derrotar las históricas conquistas del pueblo argentino".

 

Corriente.

 

El titular de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Walter Brandimarte, sostuvo que como organizaciones tiene la obligación de pelear en la política. "Que no nos digan que las organizacines sociales no podemos jugar en la política. Quién más que ustedes saben las necesidades que tenemos en los barrios. Estuvimos en la pandemia cuando muchos de ellos se escondieron, atendiendo a los comedores y merenderos. Pero somos una amenaza para ellos porque tenemos fuerza, tenemos poder de movilización, dejamos de ser arreados y somos seres pensantes, por eso nos quieren correr. Es momento de ser muy fuertes" afirmó.

 

Al mismo tiempo, le envió un mensaje a la Casa Rosada: "Le exigimos al gobierno nacional que tenga políticas económicas para con los de abajo, que hay que sacarle a los que más tienen para repartir con el pueblo. A ese guiño para los que se la están llevando con la pala y para los que constantemente estigmatizan a los pobres ya los beneficiarios de planes sociales, le decimos que no somos los malos de la película, somos los que estamos sosteniendo a quienes tiene hambre y están desocupados en los barrios, a lo largo y a lo ancho del país. Necesitamos ya medidas que creen trabajo genuino. Políticas populares urgentes".

 

Economía popular.

 

El diputado provincial Leonardo Fabio Avendaño (Frejupa), del Movimiento Evita, sostuvo que en estos días se vio una fenomenal transferencia de recursos a los sectores concentrados de la economía. "No es lo que vinimos a hacer en el Frente de Todos. En el FDT dijimos que veníamos para que los últimos fueran los primeros (...). Es mi deber decir que la plusvalía que producen ustedes se la están quedando los sectores concentrados de la economía. Y no estamos de acuerdo para nada con el acuerdo del FMI, aunque por cuestiones orgánicas me lo tuve que comer. La deuda no solo es inmoral e ilegítima sino que es impagable y no puede ser reconocida como tal, porque la hemos pagado cien veces y un gobierno de turno, de solo cuatro años, nos dejó una deuda externa por cien años más", sostuvo.

 

"La economía popular, les guste o no, vino para quedarse. Ha construido espacios de poder. Se acerca el momento de definiciones y vamos a ir a dar la batalla no solo en la calle sino en las urnas. Se van a tener que acostumbrar por los siglos de los siglos de que nos van a tener enfrente porque hemos decidido crear un espacio de los trabajadores que tenga poder real, no solo en los territorios, sino en las urnas", finalizó.

 

CTA Autónoma.

 

El último orador fue Ricardo Araujo, secretario general de la CTA Autónoma de La Pampa. El dirigente recordó que la marcha de los cayetanos y las cayetanas, cuya primera edición se hizo el 7 de agosto de 2016, significó la unidad de los movimientos sociales y luego la derrota del gobierno de Cambiemos en 2019. Sin embargo, sostuvo que deberá continuar porque los problemas de los sectores populares están lejos de haberse resuelto.

 

"El pueblo en la calle es lo que garantiza que se puedan hacer las cosas que se tienen que hacer. Este país surgió de las marchas populares y de que el pueblo ganó las calles. Si mantenemos la unidad y ganamos las calles vamos a ganarles la pulseada a todos los que quieren que sigamos sufriendo el hambre y la miseria cuando otros se llenan de plata", afirmó.

 

Araujo sostuvo que no se puede avanzar si no se tocan los intereses de quienes se llevaron el dinero durante los cuatro años de Cambiemos, los dos años de pandemia y lo siguen haciendo hoy, al calor de la guerra en Ucrania, con los elevados precios de la energía y los alimentos que golpean a los sectores populares. "Se lo decimos ahora al gobierno, porque vamos a seguir en la calle. Las medidas que se implementen tienen que tener esto en cuenta. Vamos a seguir en la calle pero no vamos a ser tan necios de romper el FDT porque también necesitamos la unidad de todos para aislar y derrotar a la derecha reaccionaria", concluyó.

 

Pueblos en lucha.

 

El primero de los discursos fue el de la lonko Ayelén Morales, del Movimiento de Naciones y Pueblos Originarios en Lucha de La Pampa. La dirigente se sumó al pedido colectivo por medidas que beneficien a los sectores populares, pero también lanzó una serie de reivindicaciones propias de su organización.

 

Morales reclamó que el Estado cumpla con la consulta libre, previa e informada que debe realizarle a las naciones y pueblos que habitan en el territorio para la explotación de los recursos, la cual se lleva adelante en las tierras que muchas comunidades originarias pudieron recuperar y en las que viven actualmente..

 

La lonko recordó que la consulta es un derecho de las comunidades preexistentes reconocido en el Convenio 169 de la OIT, al cual el Estado argentino adhirió en su totalidad. Morales pidió también por prórroga de la Ley 26160, que frena los desalojos territoriales; un presupuesto acorde para que se finalice el relevamiento territorial a todas las comunidades; y por el proyecto de ley de Propiedad Comunitaria, necesaria para lograr los títulos de propiedad comunitaria para las comunidades relevadas y por relevar.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?