Miércoles 22 de mayo 2024

Trabajo esclavo en 25 de Mayo

Redacción 18/02/2011 - 01.25.hs
Tres personas permanecen detenidas a disposición de la Justicia Federal de nuestra provincia, luego de un operativo realizado en un viñedo ubicado a 20 kilómetros al sur de la localidad de 25 de Mayo. Se presume que más de treinta trabajadores, en su mayoría llegados de Tucumán, eran explotados laboralmente por la empresa Alto Valle del Río Colorado SA que produce vinos y cultiva alfalfa. Los trabajadores estaban afectados a la cosecha de uvas.
Una delegación integrada por más de treinta trabajadores llegó anoche a la ciudad, en un traslado ordenado por la Justicia para prestar declaración testimonial, a partir de hoy, en la causa que instruye la fiscal federal Marta Odasso. La funcionaria confirmó a este diario la razón social de la empresa y las víctimas fueron alojadas anoche en el Albergue Provincial. "Queremos que estén descansados, que los revise un médico y mañana (por hoy) comenzaremos a tomarles declaración testimonial", explicó la fiscal.
Cuando termine de escuchar sus testimonios, será el turno de indagar a los tres detenidos, quienes también llegaron anoche desde 25 de Mayo y fueron alojados en celdas de la delegación local de la Policía Federal. La detención del trío fue decidida durante el allanamiento, cuando las víctimas del supuesto caso de trata de personas los identificaron como el nexo entre ellos y Alto Valle.

Infracciones.
La investigación que terminó con el allanamiento realizado entre el mediodía y las 19 de ayer, se inició a partir de una denuncia penal presentada por el delegado local del Ministerio de Trabajo de la Nación, Edgardo Senén González. La cartera laboral había realizado un operativo el martes en el viñedo, junto con efectivos de la Policía Federal, personal de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y el delegado de Uatre Seccional La Pampa.
Ese día realizaron una inspección cuyo resultado consta en actas elaboradas como constancia de las pésimas condiciones de higiene y seguridad en que residían los trabajadores y otros documentos en los que constaban algunos casos de trabajo informal.
El organismo no había dado a conocer el nombre de la empresa, amparado en el secreto de sumario, pero ofreció algunos detalles de las infracciones que detectaron en el lugar: violaciones a las leyes laborales y de seguridad e higiene en el trabajo. Detallaron que cuatro recolectores de uvas estarían sin registrar y un gran número de ellos había firmado un contrato, del cual no poseen copia y en el que sólo les aseguraban el regreso a sus lugares de origen si completaban la totalidad del tiempo del contrato.

 

Delito.
Los trabajadores habían llegado al lugar el 1º de febrero y debían finalizar su faena el 20 de abril. Algunos le manifestaron a los inspectores de Trabajo que trabajaban entre 12 y 14 horas por día y reconocieron que fueron engañados respecto de las condiciones laborales y salariales que tendrían en sus lugares de trabajo.
Esta situación motivó que Senén González presentara la denuncia ante la Justicia Federal de Santa Rosa por la posible comisión del delito de trata de personas, contemplado en la Ley 26.364. La Justicia tomó cartas en el asunto y ayer se constituyó en el lugar, donde allanó las instalaciones del viñedo y una oficina que Alto Valle posee en el casco urbano de 25 de Mayo.
El personal de Trabajo había aportado pruebas de lo observado en soporte magnético (fotografías y otros elementos).
El allanamiento fue llevado a cabo por la delegación santarroseña de la Policía Federal y junto a los uniformados viajó personal de la Secretaría de Derechos Humanos, que prestó asistencia profesional a las víctimas.

 

Contenedores.
Respecto a las condiciones de seguridad e higiene, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo había dejado constancia en sus actas sobre la existencia de tan sólo dos retretes para uso de todo el personal y la instalación de contenedores para ser utilizados como dormitorios. La elevada temperatura en el interior de estos dispositivos, advirtieron, obligaba a los trabajadores a dormir a la intemperie y en el suelo. Otro contenedor era utilizado como cocina y comedor. Además, los trabajadores carecían de ropa de trabajo y de instalaciones para la higiene personal, a tal punto que para bañarse recurrían a una manguera.

 

Todos en Santa Rosa
Los trabajadores del viñedo de la empresa Alto Valle y los tres detenidos llegaron a esta ciudad, anoche sobre las 22.20. Un micro de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) fue utilizado para el traslado. Los policías federales que participaron del allanamiento venían en el vehículo. El colectivo se detuvo primero en la esquina de Pellegrini y Juan B. Justo, en la sede de la Policía Federal. Allí descendieron a los acusados, todos esposados y con sus rostros cubiertos con sus propias ropas.
Instantes antes de que llegara el micro, una camioneta doble cabina se detuvo frente al edificio. De ella descendió un hombre robusto, al parecer, vinculado a los detenidos. Caminaba y hablaba con su celular. Estaba nervioso y por momentos lloraba mientras le relataba a su interlocutor que los encargados de la empresa eran bajados “como delincuentes”.
Las víctimas esperaron arriba del micro hasta que partió de la comisaría rumbo al albergue provincial, en Avenida Perón y Clavelinas. Allí descendieron los treinta y cuatro. Mientras eran alojados en las habitaciones, este diario sostuvo un diálogo breve con varios de ellos, pero se mostraron reticentes a relatar lo que les había sucedido. Explicaron que eran todos de Tucumán, salvo dos de ellos, de San Luis.
Casi la totalidad eran jóvenes. De las bauleras del colectivo bajaron bultos, sobre todo colchones enrollados. Desde la Policía Federal les pidieron que no salieran del lugar y les comunicaron que hoy prestarán declaración testimonial.

 


'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?