La autopsia reveló que Sofía Viale fue violada y que murió ahorcada

Redacción 07/11/2012 - 04.28.hs
(General Pico) - A casi un año del crimen de Carla Figueroa, otra muerte violenta -la de Sofía Milagros Viale- hundió a la sociedad piquense en un profundo pesar mientras un sentimiento ahogado de rabia comenzó a manifestarse a través de un sostenido pedido de justicia en las calles.
La aparición del cuerpo de la niña de 12 años se desencadenó a raíz de la violación de una chica de 14 años, que aún permanece internada en el hospital Centeno, y que logró escapar de las manos de su atacante. Su victimario, identificado como Juan José Janssen (31 años), es el principal sospechoso de haber causado la muerte de Sofía Viale, que fue enterrada en el patio de una vivienda de la calle 29 entre 40 y 42 de esta ciudad.
Janssen permanecía bajo el régimen de "libertad asistida" desde abril de este año. Desde ese mes, hasta el día que fue capturado en la noche del lunes, se le computan al menos tres episodios de abuso sexual, con la utilización de un cuchillo para intimidar y encerrando a sus víctimas -todas muy jovencitas- en una vivienda.
A esos hechos ahora se suma la violenta muerte de Sofía Viale. Dos de esas denuncias pasaron por el Ministerio Público Fiscal. Una de ellas fue realizada en los primeros días de agosto. Si la Justicia hubiera encerrado a Janssen, Sofía habría seguido yendo a clases a la EPET 2 o vendiendo panes caseros por el barrio. Pero nunca Janssen regresó a prisión a pesar de las nuevas imputaciones.
La causa judicial muestra otra grave falencia: la ausencia de organismos intermedios para controlar el comportamiento de aquellas personas que están con libertad asistida o con libertad condicional.
El Patronato de Liberados, cuya misión es la "asistencia de los liberados o tutelados, con el fin de contribuir al mantenimiento de la paz social y a la disminución de la criminalidad y la reincidencia", no cuenta con representantes en General Pico por escasez de presupuesto. Por lo tanto, Janssen salió en libertad y nadie supervisó su comportamiento, hábitos ni conductas durante las semanas posteriores.

Hipótesis descartada.
Según fuentes judiciales, la causa por la desaparición de Sofía Viale contaba con el informe de un especialista local, que había elaborado un cuadro de situación sobre la potencial persona que se podría haber apropiado de la menor o retenerla.
Allí se explicaba que en casos similares como el de la desaparición de la menor piquense, el o los autores estaban ubicados en un radio de 400 metros a la redonda. Es decir, que el sospechoso podría estar en el mismo barrio y por lo tanto había que rastrear en profundidad esa zona.
Ese informe, que figura en el legajo judicial, no fue tenido en cuenta a pesar de la exposición que hizo el profesional ante las autoridades. Su hipótesis sobre que el potencial victimario podría estar viviendo a pocas cuadras estaba en el rumbo acertado.
Ahora, la causa pasó a manos del fiscal adjunto para Delitos Complejos, Maximiliano Boga Doyhenard, que debe determinar la situación legal de Janssen, y de los otros dos detenidos: una mujer identificada como María de los Angeles Dupuy (34), pareja de Janssen y un joven de 17 años, hijo de la mujer.

 

Prisión preventiva.
Ayer, hacia las 18, el fiscal Boga Doyhenard junto a la fiscal Noelia Afonso, decidieron formalizar la investigación contra Dupuy, tras someterse la mujer a una declaración indagatoria, en la cual hizo su descargo y manifestó que no tiene nada que ver con el cadáver que fue hallado en el patio de su casa.
La audiencia fue presidida por el juez de Control, Diego Ambrogetti, y allí el fiscal adelantó que Dupuy está siendo investigada por el delito de homicidio simple, aunque queda establecer cuál fue el rol de la mujer en el grave episodio.
Según manifestó el fiscal, en la casa donde fue encontrado el cuerpo de la menor, se secuestraron varios teléfonos celulares, calzado, una blusa, medias y un bolso negro con lunares blancos, todos elementos que podrían pertenecer a Sofía Viale, y que serán sometidos a reconocimientos con la participación de los padres.
Boga Doyhenard agregó que debajo de la cama matrimonial se encontró un carrito similar al que usaba Sofía para vender la panificación casera. El fiscal agregó que ese carro era fácilmente visible por cualquier persona que entrara a esa habitación.
Supuestamente, Dupuy negó haber observado ese carrito a pesar que dormía en esa cama. La mujer, además, dijo que le preguntó a su pareja por el bolso negro con lunares que apareció en un modular y Janssen habría manifestado que "lo había robado".
De acuerdo con lo manifestado en la audiencia, Sofía habría muerto al ser ahorcada con un lazo que le estranguló su cuello y se presume que fue violada. La autopsia preliminar también habría determinado que la jovencita sufrió algunos golpes.
El fiscal aclaró que falta la prueba científica que permita identificar el cuerpo, estudios que se obtienen a través de las muestras de ADN, aunque todos los indicios indican que el cadáver pertenecería a la niña que desapareció el 31 de agosto pasado.
Durante su relato, el fiscal dio a conocer que existen en trámite, y tal cual se había anticipado, dos causas penales recientes -agosto y septiembre-, que tienen como acusado a Janssen, ambas por abusos sexuales cometidos contra jóvenes adolescentes.
También se conoció de manera oficial, que María de los Angeles Dupuy tiene una hija, que también intentó ser abusada por Janssen, en 2010. Por esa acusación, un juez de Control excluyó a Janssen del hogar, medida que la mujer no acató. Por eso, la hija se fue de la provincia y está bajo el régimen de protección de personas.
Tras escuchar al fiscal y la defensa, el juez de Control dispuso convertir en prisión preventiva la detención de Dupuy. Para más tarde, se esperaba resolver la situación legal del menor detenido y la extradición de Janssen desde su lugar de detención en provincia de Buenos Aires, hacia La Pampa.

 

Duelo escolar
La Escuela Provincial de Educación Técnica 2 no tuvo clases ayer porque estaban planificadas las jornadas institucionales. Además, el director de la institución, Leopoldo Aboy, se reunió con la coordinadora de polimodal, María del Carmen Lucero, y están evaluando la realización del asueto por duelo para el día del sepelio como está estipulado por el calendario escolar. La coordinadora explicó que es una situación muy delicada y que se va a ir evaluado sobre la marcha. Además, habrá algún tipo de charla con los alumnos de la institución.

 

Para la Policía, Janssen nunca fue sospechoso
Para la Policía pampeana, Juan José Janssen no dio ningún indicio de que fuera a cometer un hecho como el crimen de la menor Sofía Viale. Los funcionarios defendieron su actuación, reiteraron que sus renuncias están a disposición del gobernador, confirmaron que ningún policía habló con Janssen y aseguraron que nunca les mandaron el supuesto plano de la zona de búsqueda que delimitaron los perros adiestrados. Los diputados adelantaron que pedirán la presencia de los fiscales que intervinieron en el caso.
El ministro de Gobierno y Justicia, César Rodríguez, el jefe de la Policía, Ricardo Baudaux, el jefe de la Unidad Regional de General Pico, Fabio Caimari, y el jefe de la Brigada de Investigaciones de esa ciudad, Pablo Gandino, concurrieron ayer a la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados para brindar un informe sobre la actuación policial en la investigación del caso Sofía. Los visitantes fueron recibidos por el bloque del Partido Justicialista en pleno y el diputado del PRO, Darío Casado. No hubo ningún representante de la oposición.
En la primera parte de la extensa reunión, los funcionarios hicieron un detallado informe sobre la búsqueda desde el momento en que los padres radicaron la denuncia, el 31 de agosto hasta hace unos días, cuando un camionero dijo haberla visto en la ciudad de Luján. Si bien afirmaron que siguieron “todas las pistas”, los policía reconocieron y reivindicaron que desde un principio trabajaron sobre la hipótesis de “fuga del hogar” producto de un conflictivo clima familiar, y que centraron su investigación en el núcleo familiar.
En defensa de esa línea de trabajo, los efectivos apuntaron a las sucesivas contradicciones de la familia y a los numerosos testimonios de personas que dijeron haber visto a Sofía caminando por la ciudad hasta varios días después del 31 de agosto.

 

Antecedentes.
Ante las preguntas de los diputados, las autoridades reconocieron que Janssen no estuvo en la lista de sospechosos porque, aunque sabían de sus antecedentes y de la condena que había purgado, llevaba una vida “más o menos normal”. Confirmaron que nunca pidieron orden de allanamiento de su vivienda y cuando la diputada Fernanda Alonso les hizo notar que la misma fiscal que tenía a cargo la causa de Sofía Viale, fue quien recibió las denuncias por los intentos de abuso que protagonizó el hombre, los investigadores deslindaron su responsabilidad en esa falta de correlación entre los hechos.
Tanto Caimari como Baudaux confirmaron que la policía nunca fue a la casa de Janssen. Sólo lo hizo, en una oportunidad, uno de los voluntarios que trabajó en la búsqueda. Esa persona habló con Janssen, quien le contó que no vivía en forma permanente en el lugar y no dio indicios que pudieran generar sospechas al voluntario que lo entrevistó. Fue el único contacto que hubo con quien ahora aparece como principal sospechoso del crimen.
El diputado Martín Borthiry puso en aprietos al ministro Rodríguez cuando le señaló que el Ejecutivo todavía no ha reglamentado la ley que crea un registro de personas con antecedentes sexuales. El ministro no respondió a la imputación; sólo dijo que la investigación policial comprendió desde un principio a las personas con ese tipo de antecedentes.

 

Retenidos.
Contra su voluntad, Rodríguez, Baudaux y los policías debieron permanecer por una hora dentro del interior del edificio legislativo a raíz de una manifestación que bloqueó los tres accesos al lugar. Durante ese tiempo, los visitantes se ubicaron en el despacho de la vicegobernadora Norma Durango.
Para distender la situación, cinco diputados del PJ y el del Pro salieron a dialogar con los manifestantes, pero los ánimos exacerbados impidieron el diálogo fluido. Lejos de tranquilizar a la gente, las explicaciones de los legisladores enfurecieron más a algunos de los presentes.

 

El "Gogo" no renuncia
César "Gogo" Rodríguez, ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, dialogó con una docena de periodistas ayer en horas del mediodía durante una conferencia de prensa que ofreció en Casa de Gobierno. Estuvo acompañado por el jefe de Policía, Ricardo Baudaux, y por el subsecretario de Seguridad Daniel Bensusan, aunque este último no intervino en ningún momento. Ante el pedido de renuncia por parte de los diputados del Frepam, Rodríguez dijo que no iba a dimitir de su cargo ni tampoco las autoridades policiales acusadas de mal desempeño en la investigación de la desaparición de Sofía Viale.
–¿En qué falló la policía provincial?
–Dentro de las diligencias se hicieron allanamientos en barrios muy cercanos al domicilio de la menor. Hubo un seguimiento sobre la zona, y sobre personas que tenían antecedentes por delitos contra la integridad sexual, y en el caso particular de esta persona, es cierto, vivía aproximadamente a 100 metros de los Viale, pero no teníamos hasta ayer ningún elemento previo que la vinculara con la desaparición.
–Va a haber renuncias en la cúpula policial?
–En algunas otras oportunidades me han planteado la renuncia a partir de un X hecho. En este momento, el Ministerio y las autoridades policiales están abocadas a esclarecer este encuentro de la nena muerta, y reunir las pruebas. No obstante, nosotros siempre, para cualquier ministro como para la cúpula de jefatura, la renuncia al gobernador siempre está a disposición y por supuesto, es una medida que se está evaluando. Si lo entiende necesario, él tomará la medida pendiente.
–¿Hay algo de culpa?
–Cualquier investigación, salga bien o mal, siempre es evaluable. Cualquier accionar de algún funcionario publico siempre está sujeto a evaluación.
–¿El ministerio admite el fracaso en el Caso Sofia?
–Si me dicen por el resultado, digo sí. Pero si me dicen por todo el trabajo que se desarrolló, por el compromiso que tuvo la gente, yo diría que se hizo un trabajo serio y responsable, y que se tomaron en cuenta todos los elementos.
–¿En qué falló?
–Nosotros tenemos siempre limitantes en función de respetar derechos de personas. Cuando llegamos a ciertos domicilios, si no tenemos el acuerdo del propietario, no podemos ingresar sin una orden judicial.
–Esta persona tenía un prontuario de delitos que incluye una condena. La policía de Pico que hacía el trabajo de campo. ¿No tenía información sobre esa persona, que fue condenada y era conocida?
–Salvo el caso del abuso, esta persona había cometido delitos contra la propiedad y lesiones, no tenían referencia en ningún aspecto de delitos de esta características.
–Tenía denuncias...
–Está bien...
–Incluso condenas...
–...pero se estaba investigando...
–La policía, sabiendo todos estos datos ¿no podía pedirle a la fiscalía una orden para entrar, sabiendo que está a 100 metros de la casa de Sofía?
–Uno busca y va a un lugar a partir de ciertos indicios, porque sino entro a cualquier casa y no digo el motivo.
–¿Con ese criterio qué casas se visitaron?
–Al margen de casas de personas comunes, también se visitaron domicilios de gente que tenía condenas por delitos contra la integridad sexual. En esos casos, con la anuencia de la gente se ingresó.
–¿Por la casa de Janssen pasaron los canes?
–Sí.
–¿Pero la policía fue a esa casa?
–No.
–Janssen no era una persona desconocida para la comisaría que tuviera jurisdicción en ese barrio: tenía antecedentes y fue condenado por abuso sexual. ¿No fue un punto para ir a mirar?
–Baudaux: teníamos indudablemente información de todas las personas como él que pueden llegar a tener antecedentes por delitos sexuales, y sobre todos ellos hicimos un detenimiento para relacionarlo con el hecho. Pero en ese caso concreto no se lo pudo relacionar con ningún indicio que diera origen a una pretensión cuanto menos de allanamiento.
–¿Cuántos domicilios se visitaron?
–Tengo el número pero no ahora. Yo llevé la cronología de todo lo que iba pasando. Pero, por ejemplo, a veces se inspeccionaron entre 30 ó 40 domicilios, en compañía de fiscales.
–En esa cantidad de domicilios allanados, tampoco había indicios...
–No en todos los casos.

 

Jorge: un sumario y más policías
El gobernador Oscar Jorge no realizó declaraciones sobre el desenlace del caso Sofía Viale. En cambio, la Dirección de Prensa de Casa de Gobierno difundió anoche un parte de prensa en el que se informó que el mandatario dio "precisas instrucciones" al Jefe de Policía, Ricardo Baudaux, para que solicite al fiscal de Investigaciones Administrativas, Juan Carlos Carola, la instrucción de una investigación sumaria respecto de la actuación policial desde que se conoció la desaparición de la niña hasta el macabro hallazgo de su cadáver.
Además, se informó que Jorge acordó con el intendente de General Pico, Juan José Rainone, la convocatoria al Consejo Municipal de Seguridad de esa ciudad con el objetivo de hacer llegar al Poder Ejecutivo sugerencias sobre la seguridad y la diagramación, de manera conjunta con la Jefatura de Policía, de un sistema de vigilancia por monitoreo que se establecerá en un Centro de Atención Ciudadana.
"El Jefe de Policía ha dispuesto la asignación de 30 efectivos policiales para General Pico, ellos integrarán un cuerpo de prevención y cumplirán funciones en esa ciudad una vez finalizada su capacitación que será en los próximos días. Además se le asignará a las dependencias de ese lugar, cinco patrulleros, dos camionetas y cinco motos actualmente en proceso licitatorio", concluyó el parte de prensa.

 

Destrozos y caos por la muerte de Sofía
En la mañana de ayer tres niños jugaban alrededor de la Comisaría Cuarta, mientras dos nenas de 9 y 10 años miraban cómo había quedado la sede policial que una iracunda turba de personas destrozó luego que se conociera sobre la aparición del cadáver de Sofía Viale.
General Pico comenzó la mañana de ayer con más de 20 personas heridas después de los disturbios que se desarrollaron en el barrio Indios Ranqueles. El "reclamo popular" que pasó por la casa del sospechoso de dar muerte a Sofía Viale y en la comisaría de calle 40 y 25, estuvo integrado principalmente por jóvenes y adolescentes.
La masa humana causó destrozos, incendios y robos. El motivo de la manifestación, que era pedir justicia por la niña desaparecida desde el 31 de agosto, se vio manchado por la violencia de algunos vecinos que aprovecharon para sacar a la luz sus peores cualidades.

 

Disturbios.
Primero los pobladores se concentraron fue en la casa de calle 29 entre 40 y 42, donde fue hallado el cadáver. Mientras se realizaban las pericias en el lugar con personal de la policía científica y el médico forense, una multitud comenzó a destruir la vivienda y a agredir a los efectivos policiales que custodiaban.
Algunos recibieron tratamiento ambulatorio y otros fueron derivados al hospital. En el centro de salud se reforzaron las guardias médicas de todos los servicios y estuvo presente el ministro de Salud, Mario González, desde las 22 hasta las 3.
Entre el personal policial también hubo lesionados, uno de los jefes de la Unidad Regional II, el comisario inspector Crespín Garrido, resultó con fractura de tabique, otro de los uniformados recibió un disparo de un arma de fuego calibre 22 en el casco, y el resto fue blanco de piedrazos en diferentes partes del cuerpo.
Ayer a la mañana, la calle 29 estaba cerrada en la cuadra afectada. Tres efectivos, llegados con el grupo de refuerzos que vinieron desde Santa Rosa, custodiaban en ambos extremos sobre las calles 40 y 42.

 

Robos.
Una parte del violento grupo recorrió cerca de las 22 del lunes las 11 cuadras que hay desde la casa del detenido por el crimen hasta la Comisaría Cuarta. En la sede policial, que estaba casi sin personal porque la mayoría había concurrido al barrio Ranqueles, los incidentes no cesaron.
Una furgoneta de las fuerzas de seguridad fue volcada y prendida fuego. El sector frontal del edificio fue apedreado y puertas y ventanas quedaron destruidas.
Los manifestantes entraron en tres oficinas y se robaron tres computadoras. Entre las cuales estaba la PC personal de la subcomisario Vanina Fileni. También sustrajeron una cartera y un arma reglamentaria calibre 9 mm. Además, incendiaron sillones, sillas, un teléfono fax, escritorios y otros objetos que encontraron a su paso.
En la zona céntrica, en las calles 18 y 17, varios hombres reconocieron al fiscal general Carlos Salinas, que estaba en un café y fue atacado a golpes de puño y puntapiés cuando intentó calmar a los alterados vecinos.
Personas que se encontraban en ese local lo ayudaron a salir antes que sufriera más heridas. Salinas fue internado en el Hospital Centeno con una fractura. Cerca de las 4 de ayer fue trasladado a la Clínica Regional con traumatismos en la cara y el tórax.
Los trabajadores de la prensa también fueron amenazados en medio de los diferentes tumultos.

 

Otra manifestación.
Un ambiente diferente se vivió después de las 22.30 en tribunales con una manifestación pacífica con personas que pedían justicia y seguridad. Los vecinos se autoconvocaron a través de las redes sociales para manifestar su repudio en la sede del Poder Judicial, desde donde se dirigió la investigación por Sofía Viale y donde están las oficinas de los responsables de la libertad de Juan Janssen.
El único perjuicio que se causó al edificio de calles 22 y 9 fueron unas pintadas sobre las paredes. Los asistentes aplaudieron y reclamaron sin causar destrozos ni heridos.
Allí se hizo presente el intendente Juan José Rainone con su vice José Osmar García y el secretario de Gobierno municipal, Daniel Pérez, quienes intentaron dialogar con los presentes pero recibieron abucheos.

 

Marcharon más de 4.000 personas
La concentración comenzó ayer en la Plaza San Martín y concentró a más de 4.000 personas quienes se mantuvieron reclamando por justicia para Sofía Viale por más de una hora y media. El recorrido abarcó desde ese punto de partida hasta la sede de la Unidad Regional II, pasando por la Parroquia Nuestra Señora de la Merced y la sede de tribunales.
La violencia de la noche del lunes quedó atrás, y a pesar que algunos arrojaron piedras contra los ventanales de la sede judicial, no hubo heridos ni otros actos de vandalismo.
El reclamo que esgrimió la familia de la pequeña que fue asesinada, fue claro: las personas que llevaron adelante el caso y los representantes del gobierno deben ser investigados. O que directamente sean removidos de sus cargos.
Además de los vecinos que acompañaron la marcha hubo representantes de diferentes instituciones como el Movimiento por los Derechos de Niños y Adolescentes, Utelpa, ATE y el Movimiento por los Derechos de las Mujeres. Entre los presentes se vieron a referentes políticos del radicalismo como el diputado nacional Ulises Forte.
Los padres de Sofía encabezaron la manifestación con carteles y velas. Entre quienes los acompañaban se vieron gestos de dolor, lágrimas y airados reclamos. En medio de la movilización se continuó sumando firmas al petitorio que será elevado al gobierno, el Consejo de la Magistratura, al Superior Tribunal de Justicia y a la Cámara de Diputados.
Para hoy se convocó a otra marcha, nuevamente en la Plaza San Martín a las 20.

 

Baudaux: "Trabajamos en todas las hipótesis"
El Jefe de la Policía de La Pampa, Ricardo Baudaux, afirmó que el "delito intramuro" habría dificultado acceder a una investigación más extensa sobre la asesinada Sofia Viale y también la "ausencia de elementos que son iniciarios, y podrían ayudar a orientar una investigación". Descartó que hubiesen existido indicios que permitieran solicitar una orden judicial para indagar al acusado.
Baudaux dialogó con Radio Noticias sobre el hallazgo de los restos de Sofía Viale, la nena desaparecida hace más de dos meses, en General Pico. Aseguró que es un hecho absolutamente "traumático y lamentable" y que este desenlace no es el que hubiesen esperado.
-¿Hay una autocrítica, luego de dos meses de búsqueda y con un hallazgo tan cercano al domicilio de la menor?
-Tendríamos que hablar hacia atrás: uno de los puntos de partida del rastrillaje donde trabajaron los canes fue la casa de Sofía, se trabajó en todas las direcciones, pero los animales no nos marcaron ningún aspecto. No nos cerramos en ninguna localización, ese trabajo urbano inclusive se efectuó fuera de la provincia e incluyó todas las hipótesis de trabajo.
-Se escucharon todas las pistas, se buscó correctamente? ¿Se sabía que había un hombre reincidente en delitos de agresión sexual?
-Se trabajó en la búsqueda relacionada con gente con este tipo de delitos, pero para profundizar una investigación y proceder con medidas judiciales que son muy restrictivas y que tiene un amparo constitucional, uno tiene que tener indicios. Si analizamos la mecánica del hecho, en esta etapa que iniciamos a través del descubrimiento del cuerpo, se inicia un periodo de investigación distinto al que se tenía; porque son elementos que tendremos que seguir averiguando y habrá que seguir aportando a la causa.
Dentro de esa gama de posibilidades respecto a la ocurrencia, está la opción de que haya sucedido lo que se conoce como un delito intramuro, es decir, que se ingresara a Sofía a la vivienda y que sucediera allí lo que lamentablemente ocurrió y que ayer se pudo comprobar. También hay ausencia de otros elementos que son iniciarios y que nos podrían haber orientado a otra investigación y a pedir medidas judiciales.
-¿Ustedes sabían que había un abusador a una cuadra de la casa de Sofía?
-Se trabajó sobre todas las personas. Si me pregunta si hubo algún elemento que justificara solicitar una orden judicial o que la fiscalía con el expediente, lo hubiese determinado, tengo que decir que no. Pero sí se sabía que este hombre vivía allí.
-Janssen vivía allí y ya había sido denunciado por abusar de una nena de seis años que lo reconoció en una Cámara Gesell. Ese hombre estuvo preso y salió; si se coteja el tiempo, entre abril y agosto, reincidió con Sofía. ¿Se interpreta que Sofía nunca dejó de estar ahí?
-No quiero tener ninguna respuesta evasiva, todo lo contrario. Si bien creo que es prioritario conocer los resultados de la autopsia e incluso de los laboratorios respecto al tiempo que llevaba allí el cuerpo, una de las hipótesis es que haya estado permanentemente ahí y eso haya imposibilitado tener alguna otra investigación. Si tuvimos algún elemento para pedir una intervención judicial concretamente en ese domicilio, no la tuvimos.
-¿Cuáles son los antecedentes de este hombre, Janssen?
-El caso mencionado previamente, que fue unificado y que tenía una condena reciente: hablamos de dos o tres meses atrás. También tuvo otro antecedente en los que no se formalizó la sanción; o sea que no se lo sancionó.
-¿Qué piensa de todo lo que sucedió después del hallazgo en (General) Pico y Santa Rosa? Ahora están pidiendo renuncias, ¿de qué se habla internamente?
-Por el momento aportamos todo lo que podamos y por eso se lo interpreta de distinta manera. La preservación de lugar (del hallazgo) en esta segunda etapa es vital y lo sigue siendo, en tanto encontremos elementos que vinculen al autor del hecho con una responsabilidad directa y concreta.
-¿Las pruebas fueron rotas o alteradas?
- De ninguna manera, todo lo contrario: se las preservó con mucha voluntad, mas allá de la situación que se vivió, del grupo de gente mayormente joven que apedreó a los efectivos, incluso hubo un disparo de arma de fuego que impactó en un casco de nuestros efectivos.
-Un detalle no menor: la mañana se desarrollaron los hechos (por el lunes), hubo una denuncia de una chica de 14 años que fue violada por Janssen. De allí surgió la búsqueda de este hombre en la casa que la policía rodeó pero no ingresó y se retiró, porque se dieron cuenta de que el hombre no estaba allí. A la tarde, es el padre de la menor quien rompió la puerta e ingresó. ¿Esto fue así?
-Si nosotros queremos ingresar a una vivienda en la búsqueda de elementos que puedan tener pertenencia a un hecho delictivo, lo tenemos que hacer con una orden de allanamiento, no hay otra forma. Esta orden se dio a las 16, cuando se inició una investigación en ese domicilio. Fue el comisario inspector Ferrán, a cargo de Criminalística, quien se fijó en el patio y vio la construcción de la parrilla; con una madera se cercioró de la dureza del terreno y allí descubrió una incipiente excavación.
-¿Qué encontraron debajo de la cama del domicilio?
-Un elemento muy importante para la causa, que es el carrito en el que la nena hacía la venta de pan.
-Haciendo una mirada hacia atrás, ¿qué reflexión se puede hacer sobre la sospecha que recayó en la familia?
-No se descartó ninguna hipótesis, trabajamos de la misma forma que en otros ámbitos con la búsqueda generalizada y rastreamos todos los antecedentes: de allí que salimos fuera de la provincia. No nos quedamos únicamente atados a esa hipótesis.
-¿Qué pasó después con el celular de la niña?
-No apareció.
-La pregunta es institucional, ¿usted piensa renunciar?
-Creo que eso es accesorio, no sé qué relevancia podrá tener. Yo lo que quiero es aportar y siempre he estado a disposición del gobernador, eso no va a ser una dificultad. Lo que más me importa ahora es colaborar en este momento y que quién realmente se presume con la responsabilidad, tenga el castigo que se merece.
-Usted como jefe de la Policía entiende que la mayor responsabilidad ¿es de la policía o de la justicia; que no hizo nada con este hombre cuando tenía todo para hacer?
- A mí no me corresponde evaluar el trabajo de otras instituciones. Todo lo que hicimos fue en conocimiento de la justicia, había una autoridad judicial trabajando. Estoy poniéndome a disposición, en función de lo que represento, y el ámbito judicial hará lo suyo. No transfiero responsabilidad ni me corresponde, no sería prolijo de mi parte.
-Este hombre, Janssen, estaba en libertad asistida, ¿que significa eso?
-Es una forma de libertad donde seguramente tendría que hacer presentaciones en determinado tiempo, en una institución o en la misma Fiscalía, conforme está cumpliendo todas las pautas que se le han impuesto. Hasta donde yo conozco, las venía cumpliendo.
-El ministro de Gobierno (César Rodríguez), ¿se reunió con usted?
-Fuimos a General Pico anoche. Estuvimos allí y recibimos, en forma directa, la información del personal policial.
-¿Cree que hay alguna responsabilidad por parte del Estado, en este desenlace?
-Seguramente que va a haber autocrítica de parte nuestra. Aun con estos hechos tan lamentables, tenemos que aprender lo que hemos observado como otra línea de investigación. Tendremos que tomar razón de eso. Esta policía siempre fue abierta, incluso en situaciones dolorosas y lamentables, y hay que tomar nota de todos los aspectos.

 

Frepam pidió renuncia de funcionarios
"Como somos una provincia chica, este hecho nos ha tocado a todos. Esta conferencia no la hacemos de forma oportunista ni buscando un rédito político: planteamos las cosas con suma firmeza y dureza, quizá en un momento de luto". De esta manera, el presidente del bloque del Frepam, Juan Carlos Olivero, comenzó la conferencia de prensa que ayer por la mañana se celebró en la sede de ese partido, sobre la calle 25 de Mayo. Hubo duras críticas a la investigación judicial y policial sobre la desaparición de la piquense Sofía Viale (12), a la cual consideraron que "se manejaba con chismes". Los diputados presentes pidieron renuncias masivas y amenazaron con "accionar con las herramientas que nos da la Constitución".
"El bloque del Frepam -declaró Olivero- pide la renuncia del ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, (César "Gogo") Rodríguez, el subsecretario de Seguridad y Seguridad (Daniel) Bensusan, como así el también del Procurador General (Mario) Bongianino y del fiscal general -de General Pico- el doctor (Carlos) Salinas. Consideramos que hubo ineficiencia e ineptitud en el procedimiento de la investigación, y que estas personas deben dar un paso al costado porque tienen suma responsabilidad en el hecho". Asimismo, aseguró que, en caso de que esto no suceda, se planteará "el tema del juicio político o jury", en cada caso lo que corresponde".

 

Jorge y la policía.
El presidente del bloque arremetió también contra el gobernador pampeano, Oscar Mario Jorge, a quien consideró como el "responsable mayor" por "dejar pasar esto como un delito menor". " En cada declaración pública el señor gobernador hace hincapié en temas que le preocupan mucho, como el Megaestadio y el Autódromo, y me parece bien, pero también le tiene que preocupar esto, y nosotros se lo hemos planteado en más de una oportunidad", espetó. Seguidamente, Olivero sostuvo que "debe existir la remoción de la cúpula de la Policía de la provincia de La Pampa y de la Unidad Regional II de General Pico, que llevaron buena parte de la investigación, porque creo que han fracasado".
Luego de estas declaraciones, llegó el turno de la diputada Claudia Giorgis, quien comenzó su planteo mencionando "datos oficiales" sobre los detenidos por abuso sexual en Pico. "De 50 detenidos en Pico, 25 pertenecen a los delitos sexuales", aseguró la funcionaria citando a un comisario como la fuente de tal estadística. "Esas personas debían tener libertad vigilada, como este caso (Janssen), que tenía denuncias recientes. Las personas a cargo de esta nefasta investigación, tanto de la Justicia como de la Policía, deben hacer un paso al costado, porque sino nosotros como diputados también tenemos a la obligación de accionar con las herramientas que nos da la Constitución", expresó la diputada.
"Lamentamos mucho que el gobernador esté distraído en ver fantasmas de desestabilización", continuó Giorgis, y enumeró: "como pasó con los vecinos del parque (Caídos en Malvinas), con la Ley de Hidrocarburos, cuando queremos repartir las regalías petroleras, cuando queremos dejar de dejar la sangría con el Megaestado... no se ocupa de las cosas que debe ocuparse".

 

Inseguridad.
A su turno, el diputado Hugo Pérez aseguró que "la inseguridad ha crecido tremendamente en la provincia de La Pampa", y opinó que la causa de Sofía se manejaba con "chismes". "Vivimos todo este tiempo en un engaño" sostuvo. "La carátula nunca cambió, siempre fue de fuga, no se hizo una carátula federal, a la abuela la acusaron de que la había llevado... esto ha llegado a un límite tremendo, y es necesario replantear la política de seguridad: sin duda hay que cambiar urgentemente los recursos humanos", disparó el funcionario.

 

Duelo.
Por último, el diputado Luis Solana solicitó al Ejecutivo 10 días de luto provincial, "para reflexionar, replantear y hacer las remociones que haya que hacer como un signo de preocupación y compromiso", según indicó. "A Sofía la mató la indiferencia, la insensibilidad y la falta de una política clara de seguridad", concluyó.

 

ONG culpó a los fiscales y a Caimari
Sandra Martínez, la delegada pampeana de la Escuela Canina para Catástrofes, única entidad con perros de rescate homologados en todo el país, se lamentó ayer por la falta de profesionalismo en la investigación del caso Sofía Viale. Aseguró que en los días que estuvieron con sus canes en General Pico, para colaborar en la búsqueda, nunca se conformó un comité de crisis para intercambiar información entre los fiscales, las autoridades policiales, los investigadores y organismos como el suyo.
Además, aportó un dato estremecedor: el 15 de septiembre, el día que la ONG se fue de la ciudad norteña, entregaron al responsable de la investigación un plano que abarcaba cinco manzanas, en las inmediaciones de la casa de los Viale, en las cuales consideraron que debía estar la pequeña. "Por experiencia sabemos que las cosas suceden cerca del entorno. Se podría haber hecho un rastrillaje en todo el sector", explicó en Radio Noticias 99.5. Ese mapa comprendía la vivienda de la calle 29, entre 40 y 42, en la que fue hallado el cadáver de la niña.

 

Especialistas.
La ONG llegó a La Pampa cuando Sofía llevaba doce días desaparecida. Fueron convocados por el área de Protección Civil de la Nación, a pedido del director de Defensa Civil de La Pampa, Gustavo Romero. La comitiva estuvo integrada por el presidente de la Escuela, Juan Carlos Lombardi, otros dos miembros -además de los pampeanos- y cuatro perros, entre ellos, uno especialmente amaestrado para rastrear cadáveres.
Martínez, oriunda de Santa Rosa, explicó que trabajaron durante una semana, pero que no se quedaron más días porque no tenían cómo sustentarse económicamente (ella viajaba todos los días desde esta ciudad) y las autoridades no mostraron interés en retenerlos. "El 15 de septiembre nos fuimos de G. Pico. Ese día, se entregó al jefe de investigaciones de la Policía un plano de GPS delimitando un área en la cual había que rastrillar", reveló.
La delegada de la Escuela aseguró que los especialistas nunca supieron que a una cuadra de los Viale vivía un hombre con antecedentes penales de abuso sexual. Destacó la labor de los efectivos que trabajaron con ellos en la búsqueda, al igual que la de los voluntarios, pero cuestionó a los funcionarios judiciales y policiales. "Si hay alguien que debe hacerse responsable son los fiscales y hasta el jefe de investigaciones (Fabio Caimari, jefe de la UR-II)", opinó.
-¿No tomaron en cuenta el aporte de ustedes?
-Faltó el conocimiento de cómo armar la logística en una búsqueda. Fue falta de capacitación, falta de experiencia y de sentido común. Esto se soluciona de una manera muy simple, es decir, dándole recursos a las fuerzas de seguridad para que se capaciten, para que viajen y hagan cursos. No hubo una mesa armada con el jefe de investigaciones, el fiscal, nosotros, la Policía. No hubo un ordenamiento del trabajo, sabiendo que en este tipo de casos el paso del tiempo juega en contra. La zona delimitada comprendía cinco cuadras a la redonda. Se podría haber hecho un rastrillaje. Con un poco de esfuerzo se puede hacer. Aparte, no entiendo porqué, habiendo una persona con antecedentes, no nos enteramos nunca mientras estuvimos ahí.
-¿Los perros fueron a la casa de Janssen?
-Nunca pudieron ingresar a esa vivienda. Nuestros perros estuvieron el día que se allanó una vivienda enorme. Un perro que tenemos, que se llama Eléctrico, que está catalogado en un nivel 15 por la ONU, encontró cosas en una moto. A la casa donde encontraron el cuerpo de Sofía no fuimos nunca.
-¿Hubieran ido si sabían que en ese lugar vivía alguien con antecedentes?
-Totalmente. El perro la hubiera encontrado inmediatamente.
-¿Qué sintió cuando se enteró del hallazgo?
-Sentí mucha indignación, llamé a Buenos Aires, hablé con mi jefe y demás y, verdaderamente, por un tema moral, hoy publiqué el plano (NdR: lo subió a su perfil en la red social Facebook). Hay cosas que uno no puede callar, eso no se soluciona con una recompensa de 100 mil pesos, sino otorgando a la Policía el presupuesto y la capacitación correspondientes.

 

Otra denuncia, hace cuatro meses
Otro de los testimonios que se conoció ayer fue el de Estela, tía de una niña de 6 años que hace cuatro meses fue manoseada por Juan José Janssen. Según la mujer, ni la Policía ni la Justicia dieron mayor importancia a ese grave incidente.
"Hace 4 meses atrás, él manoseó a mi sobrinita de 6 años, y lo denunciamos. La llevaron a la Cámara Gessel, le tomaron declaración y al mes el tipo estaba afuera", aseguró la mujer.
Concurrir a los Tribunales de Pico permitió a la familia enterarse que el hombre tenía más denuncias en su contra, siempre de la misma índole. "El tipo había sido denunciado por su propia entenada; también había sido denunciado por una prima de haber abusado de su hija. Tres casos tuvo, no uno", enumeró.
Estela contó que cuando recuperó la libertad, Janssen se paseaba frente a la casa de su hermana y le decía "te voy a hacer pagar donde más te duele, te voy a matar a tu hija", amenazas que no surtieron efecto ya que su hermana no dejó de hacer las denuncias. Con la voz quebrada y al borde del llanto, Estela contó que el lunes, al enterarse de la noticia, estaba destrozada e impactada por la magnitud de la tragedia y lo cerca que estuvo de golpear a su propia familia. "El nos había dicho que iba a matar a mi sobrina", reiteró.
"Acá está fallando el sistema. La Justicia no sirvió", reflexionó. "Si nos hubiesen escuchado, esto no hubiera pasado".

 

"Nunca se lo tuvo como sospechoso"
El comisario Mauro Bertone, jefe de la Seccional Segunda de General Pico, afirmó ayer que Juan José Janssen, único detenido por la violación seguida de muerte de Sofía Viale, nunca estuvo en la mira de los investigadores. "No sé si se falló. Yo no estuve a cargo de la investigación, porque estuvo a cargo del comisario inspector Caimari (Fabio, jefe de la UR-II)", dijo respecto al trabajo de la Policía en el caso.
-¿No sabían que había un abusador ahí cerca?
-Sí, lo que pasa es que no había indicios para sospechar que la nena estaba ahí. No estuve a cargo de la investigación, pero la persona se comportó en todo momento bien, no hacía suponer... El hecho que se había denunciado anteriormente (NdR: el abuso sexual de Janssen contra su hijastra) fue dentro del propio entorno familiar, lo que motivó que la esposa hubiera decidido quedarse con Janssen y enviar a su hija a vivir con una familia sustituta.
-¿Janssen fue objeto de investigación en los primeros días de la desaparición de Sofía?
-No. Nunca se lo tuvo como sospechoso. Nunca se lo investigó a Janssen.
-¿Y ese no sería un error?
-Lo que pasa es que si nos ponemos a investigar a todos los abusadores...
-¿Por qué? ¿Son muchos?
-Hoy por hoy, de acuerdo a la información que me suministra el que está a cargo de la Alcaidía de General Pico, el 50% de los detenidos son por abuso sexual. Si hay sesenta presos, veinticinco son por abusos.
El comisario piquense dijo que la fuerza trabajó incansablemente en el caso e incluso mencionó que un comisario inspector regresaba el lunes de la provincia de Córdoba, donde había estado haciendo diligencias en pos de encontrar a la menor, cuando se produjo el desenlace del caso.
"No digo que no se puedan haber cometido errores y las manifestaciones se pueden hacer, pero los que rompieron los patrulleros, atacaron la casa y la comisaría son gente del ambiente marginal, que no colaboraron en la búsqueda", dijo.
A diferencia de Martínez, la santarroseña delegada de la Escuela Canina para Catástrofes, Bertone aseguró que los perros amaestrados de la ONG estuvieron a quince metros de la vivienda de Janssen pero no detectaron nada. Respecto a la reacción de la pareja del presunto asesino y el hijo de ésta, de 17 años, al momento del allanamiento, el uniformado aseguró que no se resistieron al operativo, pero que ella se descompensó cuando conoció que podía haber un cadáver enterrado en el patio, bajo la parrilla.

 

"Unos inútiles que no saben trabajar"
(General Pico) - Noemí Ampudia, madre de Sofía Viale, manifestó que Juan José Janssen, presunto asesino de la nena que apareció enterrada en su domicilio el lunes a la tarde, se mostró interesado en la causa y le preguntó si tenía novedades del caso, mientras se realizaba la búsqueda. Así lo reveló ayer a la mañana en una nota que le brindó a Radio Noticias.
Al día siguiente de la aparición sin vida del cuerpo de pequeña, que faltaba de su hogar desde el 31 de agosto, su madre cargó contra la cúpula policial y contra los funcionarios judiciales, y marcó que la investigación tuvo demasiadas falencias.
Ampudia calificó a Janssen de "lacra", y manifestó que no tenían conocimiento de las causas que pesaban en su contra, por delitos sexuales reiterados. "Este hombre una vez pasó por la vereda de casa y me preguntó si sabía algo de Sofía, y cómo iba el caso", agregó.
También indicó que todo se esclareció a partir del ataque que sufrió el lunes una adolescente de 14 años, por parte del acusado, quien actuó del mismo modo que lo había hecho en otras oportunidades. La joven fue obligada a entrar a su domicilio al ser amenazada con un arma blanca, y luego fue violada, según confirmaron fuentes policiales.
"Cuando yo me enteré lo que pasó con esa nena que pudo escapar, le pedí a mi marido que llamara al jefe de la Brigada de Investigaciones (comisario inspector Pablo Gandino), y que pida la orden y que investiguen ahí. Hasta que no vino el padre de la niña a patearle la puerta, la policía no hizo nada", sostuvo.

 

Hipótesis.
La madre de la pequeña asesinada subrayó que los investigadores desviaron la atención del caso y se ocuparon en centrar las principales sospechas sobre sus familiares más directos.
"Centraron la sospecha en la familia, porque se dejaron guiar por todos los chismes, porque no tienen pruebas de nada, porque son unos inútiles que no saben trabajar. Ellos saben quienes son los que tienen causas, pero desviaron la atención, nos echaron la culpa y nos destruyeron como familia", dijo.
Al mismo tiempo se quejó por el curso que tomó la investigación desde un inicio, y agregó que "se la podría haber buscado en el radio en el que se perdió".
Desgarrada por el dolor de la muerte de su pequeña, que conmocionó a toda la ciudad, contó que el rastro de Sofía se perdió a tres cuadras de su hogar, y la que Policía en un primer momento tendría que haberla buscado en el barrio.
"Lo que nosotros le decíamos no lo tomaban en cuenta, porque nosotros para ellos también éramos sospechosos. Es una vergüenza, ninguna explicación me dieron", afirmó.
Ampudia pidió que se haga justicia, y responsabilizó por la muerte de su hija a la Policía, a los fiscales y al Ministro de Justicia de la provincia, César Rodríguez.
"No va a quedar nadie ahí, se tienen que ir todos porque no saben nada. La buscaban muerta, sino para qué lo hacían en el basurero, en el desagüe y en la cloaca", manifestó.
El cuerpo de Sofía fue hallado a poco más de 100 metros de su hogar, enterrado en el patio de la casa de Janssen, a quien nunca se investigó durante los dos meses en los cuales la nena estuvo desaparecida, pese a sus conocidos antecedentes por delitos sexuales cometidos.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?