Sabado 02 de julio 2022

En el Día de la Bandera, defender la soberanía nacional

Redacción 22/06/2022 - 08.23.hs

A 210 años de la creación de la enseña patria, es necesario defender la soberanía nacional sobre el río en cuyas orillas fue izada por primera vez, pero donde hoy son amos y señores los consorcios exportadores.

 

IRINA SANTESTEBAN

 

El 27 de febrero de 1812 se juró por primera vez la bandera argentina, en Rosario, a despecho de las órdenes del gobierno central, que no había autorizado esa iniciativa del general Manuel Belgrano. Ese primer estandarte fue confeccionado por Catalina Echevarría, única mujer presente en el acto de la jura, junto a dos vecinas cuyos nombres no conocemos, como tantas otras mujeres invisibilizadas en nuestra historia.

 

Nuestra bandera debutó en batalla el 20 de febrero de 1813 en Salta, con un gran triunfo de las tropas patriotas al mando de Belgrano. Un hombre que fue ejemplo de desprendimiento y amor por la Patria, pues provenía de una familia de fortuna pero murió enfermo y pobre, obligado a pagarle a su médico con el único bien de valor que conservó: su reloj de oro. En su humildad, lejos de considerarse un "padre de la Patria", decía que se sentía orgulloso de llegar a ser un "digno hijo" de ella.

 

Cuestión de soberanía.

 

Casi dos siglos después de la muerte de Belgrano, la defensa de nuestra soberanía sigue siendo una deuda pendiente, motivo de lucha no ya el campo militar sino en la arena política y económica. Es que los principales resortes de la economía nacional están en manos de corporaciones, la mayoría extranjeras, y uno de los escenarios donde se da esa pelea es el lugar donde fue izada por primera vez la bandera.

 

La entrega del río Paraná a la voracidad de los pulpos exportadores, dueños de la treintena de puertos que están a su vera y de los barcos en que sale el 80 por ciento de la producción agrícola, ganadera, minera e industrial de la Argentina, es una muestra de la pérdida de soberanía.

 

Ese río, al que se quiere denominar como "hidrovía", tomando el nombre del consorcio que tiene su concesión, integrado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa, concentra gran parte de la actividad económica, abarcando la salida al exterior de la producción de una decena de provincias.

 

La concesión del Paraná fue parte de la entrega del patrimonio nacional del menemismo, por 10 años, luego extendida a 18 y renovada en 2009 hasta 2021. El desafío para los intereses populares es lograr que el Estado recupere ese resorte fundamental de la economía y controle la salida de la producción, que proveerá las divisas que tanta falta están haciendo no para pagar la deuda externa, sino para atender las urgentes necesidades del pueblo.

 

La firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que legitimó la fraudulenta deuda externa contraída por el gobierno de Mauricio Macri, fue otra pérdida de soberanía, al aceptar el control de las cuentas del Estado argentino, en un cogobierno con ese organismo financiero. El ministro de Economía Martín Guzmán, reconoció que ese acuerdo y sus metas constituyen el plan del gobierno de Alberto Fernández.

 

Oportunidad perdida.

 

El gobierno del Frente de Todos tuvo (y tiene) la oportunidad de recuperar la soberanía en el río Paraná, y así lo había anunciado AF en 2019, cuando prometió entregar a un ente estatal el control de esa vía de salida de exportaciones del agronegocio. Pero como es su accionar desde que asumió, cedió ante las presiones de esos intereses y se firmó el decreto 949 en setiembre de 2020, llamando a una nueva licitación. Y en marzo de este año, por otro decreto: 120/22, transfirió el manejo de las futuras concesiones a un "Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable", en el mismo sentido que aquel.

 

Se calcula que Hidrovía S.A. tuvo una ganancia anual de 300 millones de dólares, que podrían haber sido para el Estado con una inversión rápidamente recuperable con los recursos que actualmente tiene el área de Vías Navegables, desmantelada luego de casi tres décadas desde la privatización.

 

Según el escritor chaqueño Mempo Giardinelli, defensor de la causa del Paraná, lo que se ganaría con una medida así, implicaría pagar en menos de 10 años toda la deuda externa, incluyendo la estafa macrista.

 

Protestas.

 

Numerosas organizaciones se han movilizado para reclamar la derogación del decreto 949/2020 y recuperar el río Paraná para un proyecto de país independiente, tal como proclamaban los patriotas como Belgrano.

 

En abril, se movilizó la Multisectorial por la Soberanía frente a la Bolsa de Comercio de Rosario, en una jornada nacional de protesta que también tuvo su réplica en Buenos Aires frente al Ministerio de Transporte y en Corrientes, ante la Dirección de Vías Navegables.

 

Se reclama también por la apertura del Canal Magdalena y la reconstrucción de la flota naval nacional. Es que los barcos que salen por el río Paraná hacia el océano Atlántico, lo hacen a través del canal uruguayo Punta del Indio, en manos de empresas multinacionales. En el colmo del entreguismo, Argentina se priva no solo del control de los barcos que salen por el río Paraná, sino que tampoco habilita el canal argentino Magdalena, de trayecto más breve y por el cual no habría que pagar derechos de paso que favorecen a Uruguay y a las multinacionales que controlan ese canal.

 

"Dueños" del Paraná.

 

Este viernes 24 habrá otra movilización en Rosario hacia la Bolsa de Comercio, lugar elegido por los organizadores de la protesta porque allí están los "dueños" del Paraná y los importadores causantes de la inflación. La entidad bursátil rosarina agrupa a las principales empresas de la agroindustria, que "controlan el ingreso de divisas y operan contra nuestra moneda nacional, los que estafaron al pueblo con Vicentin, los que quieren al estado afuera del comercio exterior para seguir evadiendo impuestos y fugando divisas al exterior".

 

Será una protesta contra esas empresas pero también contra el gobierno nacional, que no toma las medidas necesarias para recuperar nuestra soberanía alimentaria y económica, condenando a millones de compatriotas al hambre y la pobreza.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?