Jueves 06 de octubre 2022

Los pocos que ganan mucho

Redacción 13/09/2022 - 08.31.hs

Las empresas más grandes del país continúan aumentando facturación y ganancias a paso redoblado. Según un reciente estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) en solo seis meses de 2022 los mayores grupos económicos mostraron utilidades equivalentes a todo el año 2021 medidas en dólares.

 

Las empresas analizadas por el CEPA son Aluar, Ledesma, Molinos Río de la Plata, Arcor, La Anónima, el Grupo Clarín, Ternium Siderar las petrolera Tecpetrol y Pan American Energy (PAE).

 

Las ventas de estas nueve empresas totalizaron 5.400 millones de dólares durante todo el año 2021; en tanto, en solo los seis primeros meses de 2022 facturaron por 4.150 millones de la divisa estadounidense; casi el 80 por ciento en la mitad del tiempo transcurrido.

 

En cuanto a la rentabilidad, los valores también mostraron un crecimiento nada despreciable. Las cuatro empresas industriales seleccionadas (Ledesma, Aluar, Molinos de la Plata y Arcor) exhibieron un aumento promedio del 9,3 al 12,6 por ciento; en tanto el otro grupo analizado (La Anónima, Clarín, Ternium, PAE y Tecpetrol) pasaron del 13,8 al 14,7 por ciento.

 

Varias de las empresas realizaron fuertes inversiones en el exterior, lo cual habla de su fortalecimiento en el período analizado.

 

En donde no hubo crecimiento fue en el costo laboral que registraron estos holdings en el período analizado. La medición de este rubro para Ledesma, Aluar, Molinos Río de la Plata y Arcor fue del 16,7 por ciento en el primer semestre de 2022, mientras que igual período de 2021 había totalizado 17,8 por ciento.

 

Este descenso del gasto en personal durante un período caracterizado como "boom de ventas y utilidades" en el trabajo del CEPA, habla a las claras de una notable transferencia de ingresos desde los trabajadores hacia los empresarios. No está de más recordar que durante los dos años de la pandemia de Covid-19 el Estado contribuyó con subsidios para sostener los puestos de empleo, y no solo las Pymes, es decir las empresas más vulnerables, contaron con este apoyo, también las grandes compañías como las analizadas en este estudio.

 

El trabajo del CEPA permite apreciar el proceso de desigualdad creciente entre el sector empresarial y el laboral en materia de reparto de la riqueza. En 2015, cuando entrega el gobierno Cristina Kirchner ambas partes se dividían los ingresos nacionales en proporciones similares: el conocido fifty-fifty. Con el macrismo en el poder llegó la distribución regresiva del ingreso que continuó bajo el actual gobierno en virtud de la crisis provocada por la pandemia primero y luego por la guerra en Ucrania y su reflejo en el incremento de la inflación.

 

Otro aspecto que el estudio del CEPA revela es que la "presión impositiva agobiante" está lejos de ser una realidad en nuestro país a pesar de los gritos y los argumentos falaces de la derecha. Los grandes grupos económicos no paran de incrementar sus niveles de facturación y de utilidades mientras los asalariados siguen lejos de poder recuperar los ingresos de 2015. Si algo deja claro este trabajo es que el sistema tributario argentino es regresivo y no corrige, ni atenúa, la desigual distribución de la riqueza.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?