Sabado 28 de mayo 2022

Otra vez las grandes mentiras

Redacción 28/01/2022 - 01.09.hs

Una vez más la gran maquinaria de propaganda de Occidente está fabricando mentiras a gran escala para ocultar el verdadero motivo que desató el conflicto entre la OTAN y Rusia. Las grandes cadenas televisivas occidentales, los diarios más importantes con sus sitios web, los periodistas de mayor renombre no paran de repetir, en modo automático, los argumentos falaces esgrimidos por la alianza militar que conforman Estados Unidos, el Reino Unido y Europa.

 

Hasta medios otrora reputados de "serios" o "equilibrados", como el New York Times o la BBC, se han sumado al despliegue propagandístico general, el mejor estilo de la "guerra fría", y sus reportes exudan prejuicios anti-rusos o anti-asiáticos a un nivel que sorprende por su tosquedad.

 

Los "informes" que saturan el espacio mediático nos recuerdan aquellas mentiras sobre las "armas de destrucción masiva" que justificaron la invasión y bombardeo de Irak, o el "incidente" del golfo de Tonkín tramado para promover lo mismo contra Vietnam. En ambos casos las tropas norteamericanas provocaron millones de muertos civiles y la destrucción de ambos países. Son solo dos ejemplos de "fabricación de enemigos" entre muchos otros que contaron con la misma "preparación" de la opinión pública para respaldar agresiones militares. Ojalá que esta vez tenga un final diferente porque Rusia es una potencia nuclear y la aventura bélica de Occidente puede terminar en una tragedia planetaria.

 

Lo que ocultan los grandes medios occidentales es la promesa incumplida por George Bush (padre) a Mijail Gorbachov en tiempos de la desintegración de la Unión Soviética a comienzos de los años noventa del siglo pasado. El entonces presidente de EEUU le aseguró al entonces líder soviético que la OTAN no avanzaría hacia el este, expandiéndose sobre los países del llamado Pacto de Varsovia, la alianza militar que encabezó la URSS con las naciones que estaban detrás de la "cortina de hierro". Aquel compromiso fue roto por EEUU y la OTAN fue capturando países acercándose a la frontera de Rusia: Polonia, Lituania, Hungría, Eslovaquia, República Checa, Rumania, Croacia entre otros.

 

La frutilla del postre es Ucrania, en donde EEUU ya hizo un trabajo previo: conspiró en las sombras para promover un golpe de Estado e instalar un gobierno pro-occidental, para alejarla de Rusia, su histórica aliada, y sumarla a la OTAN. Rusia no va a resignarse, por una razón muy sencilla: con Ucrania comparte una extensa frontera y un enclave de la OTAN allí significaría un puñal en el corazón de su sistema defensivo. Vladimir Putin se lo dijo con claridad a una altanera periodista occidental: es como si Rusia instalara bases con misiles en México o Canadá. Ya se sabe cómo reaccionó EEUU cuando la URSS quiso hacer algo similar en Cuba.

 

Los grandes medios occidentales vociferan ante la movilización de tropas de Rusia, aunque tenga lugar dentro de su propio territorio nacional. En cambio naturalizan el posicionamiento de tropas norteamericanas a miles de kilómetros de su país, en cercanías de Rusia, en un despliegue francamente ofensivo. Las fake-news (noticias falsas) otra vez al servicio de la potencia invasora.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?