Jueves 06 de octubre 2022

Profundos contrastes sociales en el Reino Unido

Redacción 14/09/2022 - 08.05.hs

Las pompas fúnebres de Isabel II no pueden ocultar las contradicciones existentes en la sociedad inglesa, con privados y una realeza multimillonarios, mientras grandes sectores de la población están cada vez más empobrecidos.

 

IRINA SANTESTEBAN

 

Casi todos los medios de comunicación locales, con honrosas excepciones, pasaron horas y

 

horas de imágenes y noticias sobre la muerte de la longeva reina de Inglaterra. Pero detrás de la novelita real y del protocolo que marca diez días de funerales en Escocia e Inglaterra, se mueve una realidad social que afecta a las capas trabajadoras y medias del pueblo británico.

 

Como hacía mucho tiempo no se veía en el país cuna de la revolución industrial, se ha comenzado a generalizar el fenómeno del "working poor" (trabajador pobre).

 

Tarifazos.

 

La crisis política que derivó en la caída del ex primer ministro conservador Boris Johnson y su reemplazo por la también conservadora Liz Truss, ha quedado eclipsada con la muerte de la reina y las ceremonias en torno a su entierro, pero los problemas continúan.

 

Los aumentos en las tarifas de luz y gas, por la crisis energética derivada del conflicto bélico en Ucrania impacta fuertemente en los ingresos populares. Estos servicios habían subido un 55 por ciento en abril y se preveía otro incremento para octubre, de un 80 por ciento.

 

La oposición laborista había propuesto un congelamiento de tarifas por dos años, algo que rechazaba el gobierno conservador. Sin embargo, la flamante primera ministra tuvo que ceder y a 48 horas de asumir, anunció la medida, aunque sin impuestos a los ricos como había sido la idea de la oposición.

 

Huelgas.

 

La grave situación ha sido la chispa que encendió una catarata de huelgas en el Reino Unido. Es que el pueblo de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte está sufriendo las consecuencias de la fuerte caída de la producción, inflación, altas tasas de interés, salarios insuficientes, desempleo, desigualdad social y corrupción que incluyen a la familia real. Cualquier parecido con Argentina no es pura coincidencia, y eso que no se trata de un país dependiente del Tercer Mundo ni tienen el fuerte endeudamiento que se padece aquí.

 

El surgimiento de huelgas de trabajadores puede llegar a detonar en una crisis política aún más grave. Aunque no tiene la larga historia de la monarquía, el movimiento obrero inglés posee también su trayectoria, y fue por ello que Marx y Engels pensaban que sería allí donde comenzaría la gran revolución proletaria en el continente europeo.

 

Las huelgas se están dando en los ferrocarriles y subtes, correo, recolección de basura, la docencia, sectores de la salud, tanto en Inglaterra como en Escocia. Los bajos salarios es el principal reclamo, y el mayor temor de la gente es la proximidad del invierno, ya que el alza de las tarifas hará impagable los servicios de luz y gas. Como reacción a esos aumentos, surgió un movimiento que impulsa el no pago de los servicios de energía: el Don't Pay UK es un movimiento que comenzó a repartir panfletos de color amarillo y negro con el texto: "Don't pay energy bills" (No paguen sus facturas de energía).

 

Realeza millonaria.

 

Las imágenes que inundaron los canales de televisión, luego de la muerte de la reina, nos mostraron a los herederos del hoy rey Carlos III, Guillermo y Enrique, junto a sus esposas, saludando a la gente, recibiendo flores y muestras de afecto.

 

Sin embargo, esa es una parte de la realidad, que muestra a un sector de la población complaciente con una monarquía parasitaria y millonaria. Ello no borra que otra gran parte del pueblo sufre las consecuencias de las políticas de los gobiernos conservadores y de esa monarquía, y por eso lucha por aumentos salariales y contra los tarifazos en la energía.

 

Isabel II tenía una fortuna calculada entre 500 y 700 millones de dólares, más el negocio familiar de la monarquía, The Royal Firm, que administra 28.000 millones de dólares en propiedades, campos, acciones, etcétera.

 

Con la proclamación del nuevo rey, el primer sucesor al trono es su hijo Guillermo, quien pasa a ser ahora príncipe de Gales y duque de Cornualles, ducado que le proporcionó a su padre una fortuna de aproximadamente 23 millones de libras (26,3 millones de euros) en 2020 y 2021 y extensas propiedades en Inglaterra y Gales. Además ostentará los títulos de conde de Chester y duque de Cambridge, mientras que en Escocia será duque de Rothesay. También tendrá los títulos de conde de Carrick, gran senescal de Escocia, señor de las Islas y barón de Renfew, conservando además el condado de Strathearn y seguirá siendo barón de Carrickfergus.

 

Todo ello, mientras británicos y británicas de a pie seguirán padeciendo las penurias de una situación económica como no se veía desde la época tatcheriana.

 

¡Qué gran aporte a la democracia nos dejaron nuestros patriotas de Mayo, que abolieron en 1813 los títulos de nobleza!

 

Malvinas.

 

Tal como lo expresara el Centro de Ex Combatientes de Malvinas (Cecim) en un comunicado, resultó chocante el "tratamiento edulcorado" que hicieron los medios dominantes sobre la figura de la reina, en contraste con los rostros de las madres de los soldados muertos bajo el fuego inglés en el conflicto bélico de abril-junio de 1982.

 

"El imperialismo británico con su monarquía continúa con la ocupación neocolonial militar en nuestras Islas Malvinas, Georgias, Sandwich del Sur y sus mares circundantes en contra de los intereses argentinos, amenazando la paz de la Argentina y de la región con una fortaleza militar en la Base de Monte Agradable".

 

Esta correcta posición de quienes fueron protagonistas de aquella guerra, fue un baño de dignidad en medio de tanto relato almibarado de la realeza, que encumbraba a la reina como prenda de unidad del Reino Unido, y "la roca" sobre la que se basó la Inglaterra "moderna". En realidad lo fue, pero para erigir un imperio que le propinó muy buenos dividendos a su propia familia.

 

Nada que lamentarse con la muerte de una soberana que sólo trajo saqueo, dependencia, dolor y sufrimiento a tantos pueblos, incluido el suyo propio.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?