Lunes 28 de noviembre 2022

Según la cara de los huelguistas

Redacción 29/09/2022 - 08.35.hs

Qué distinto es el tratamiento mediático que reciben las medidas de fuerza según el sector que las protagonice. Hasta hace unas semanas las empresas agropecuarias de la llanura pampeana venían reteniendo la cosecha de soja para sacarle al gobierno un aumento en el precio. Tanto presionaron que al final obtuvieron lo que querían: el hoy famoso "dólar soja" que significó un costo altísimo para las arcas del Tesoro. Ninguno de los grandes medios de comunicación del país, tampoco el gobierno ni, válgame Dios, la oposición de la derecha macrista esbozaron crítica alguna contra esa medida de fuerza que golpeaba directamente la economía del país al bloquear el ingreso de divisas al Banco Central con los consiguientes descalabros macroeconómicos.

 

Muy diferente ha sido la reacción de esas tres instancias -medios, gobierno y oposición- con la medida de fuerza que viene implementando el sindicato del neumático (Sutna) en busca de obtener exactamente lo mismo que se había planteado el campo, una mejora en la venta de su producto, que en este caso no es soja sino mano de obra.

 

Claro que enfrente de los trabajadores del neumático no está el Estado sino tres grandes compañías que dominan el mercado y obtuvieron ganancias fabulosas en los últimos años. Es necesario enfatizar esta circunstancia para evitar confusiones. No se trata de firmas nacionales modestas pertenecientes a pequeños o medianos empresarios, sino de tres enormes corporaciones, dos de ellas de capitales extranjeros.

 

Son muy pocos los medios que han brindado datos económicos sobre estas compañías, un dato clave para entender mejor el conflicto. Según el portal web El Destape, Fate (que pertenece al grupo Aluar) registró un balance favorable por 904 millones de pesos y resultados financieros por 799 millones en el primer semestre del año. La italiana Pirelli, en el mismo lapso, informó ganancias por 562 millones de dólares, y la japonesa Bridgestone por 732 millones de dólares. Sin embargo, en la paritaria 2021-2022 los trabajadores percibieron aumentos salariales que quedaron por debajo de la inflación, y las empresas se mostraron inflexibles a la hora de compensar la diferencia. También se plantaron en un incremento salarial escalonado del 38% para la actual paritaria, sustancialmente por debajo del nivel inflacionario y cuando los precios de los neumáticos que fabrican subieron en promedio 150% solo en lo que va del año. Se reitera, no son pequeñas empresas sino poderosas compañías que, además, recibieron del Estado 600 millones de pesos en ATP durante la pandemia.

 

Párrafo aparte merece la pasividad del Ministerio de Trabajo que dejó escalar el conflicto. Su inacción posibilitó el abroquelamiento de las partes en posiciones irreconciliables, lo cual pretende ser remediado ahora por el ministro de Economía planteando "soluciones" más amigables con los intereses de las patronales que los de los trabajadores. Esta nueva intervención está en sintonía con lo que ya se señaló: se promueve un clima de demonización de las medidas de fuerza cuando son protagonizadas por organizaciones gremiales, lo que no ocurre cuando son impulsadas por los sectores empresariales. La doble vara a todo vapor.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?