De Santiabáñez negó conocer a Pontaquarto

El ex secretario de inteligencia del ex presidente Fernando de la Rúa, Fernando de Santibáñez, negó ayer conocer y haberse reunido con el arrepentido Mario Pontaquarto para el pago de coimas en el Senado para aprobar la ley de flexibilidad laboral en el año 2000.
“No lo conocí durante mi cargo”, dijo el ex funcionario refutando al ex secretario parlamentario que aseguró haberse reunido en la SIDE con su titular horas antes de retirar 5 millones de pesos de esa dependencia para el pago que, según dijo, concretó días después a un senador peronista.
De Santibáñez también negó haber recibido instrucciones presidenciales en ese sentido y sostuvo que “todos los fondos de la SIDE fueron usados en forma legal y estaba debidamente documentados”, al declarar esta tarde en una audiencia semipública ante el Tribunal Oral Federal 3.
El ex funcionario se amparó en preservar secretos de inteligencia de Estado para que el TOF ordenara a la prensa y a un escaso públicos desalojar la sala en los tramos que el propio acusado consideró sensibles.
Según su abogado Diego Pirota, durante el tramo secreto negó toda relación con Pontaquarto y aportó datos -que no trascendieron- sobre un extracto bancario de 5 millones de pesos que sustentó la acusación del arrepentido.
Dijo que por orden de De la Rúa se había puesto a disposición de la justicia apenas estalló el escándalo, en mayo de 2000, y que luego liberó a la SIDE del secreto ante la justicia para que inspeccionara sus cuentas sucesivamente.
Previamente, había exhibido mediante transparencias las partidas presupuestarias con las trasnferencias del Tesoro a la SIDE en el primer semestre del año 2000, cuando se habría realizado el pago de las coimas, que promediaron 14.5 millones de pesos mensuales.

SIDE.
De Santibáñez, un economista que al momento de su designación trabajaba en un banco privado extranjero, citó una auditoria judicial hecha luego de su renuncia que había demostrado que en el momento denunciado del pago, el 26 de abril del 2000, los aportes no se modificaron.
También consideró que “mucha gente (en la SIDE) quedó herida por la reducción de gastos” que ordenó, bajando a un tercio las partidas de la anterior gestión menemista a cargo de Hugo Anzorregui.
El ex jefe de la SIDE, que renunció poco después de estallar el escándalo, adujo la “simpleza” del sistema contable del organismo que -según aseguró- dispone de apenas cuatro cuentas bancarias, una de ellas en Nueva York y el resto en el Banco Nación.
Según su explicación ante el TOF3, una de ellas es pública y es usada para depositar mes a mes la partida presupuestaria, mientras que las otras derraman sus fondos uno sobre otras para pagar sueldos y demás gastos corrientes.
Reveló en otro momento que la totalidad del personal de la SIDE usa “nombres supuestos” y por ello cobra su sueldo en efectivo ya que carece de cuentas bancarias a su nombre.
“Todo es bastante sencillo y la único misterio está en las operaciones especiales, que yo personalmente debía aprobar como secretario”, dijo para agregar. (Télam)