Impuesto afectaría a empleos

INDUSTRIA DE BEBIDAS SIN ALCOHOL REALIZO ADVERTENCIA

Según estudios realizados en Argentina, un incremento impositivo de esta naturaleza pondría en riesgo alrededor de 7.000 empleos en toda la cadena de valor. La industria de bebidas sin alcohol genera en Argentina más de 26.000 empleos directos.
Las empresas productoras de bebidas sin alcohol denunciaron ayer que la suba de la presión impositiva impulsada por el Gobierno es “distorsiva” y advirtieron que podría generar una sangría de 7.000 empleos en toda la cadena del sector.
Así lo advirtió la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol (Cadibsa) al cuestionar el reciente anuncio de modificación de las alícuotas del impuesto interno a las bebidas sin alcohol con azúcar agregada.
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, defendió en tanto el miércoles el anuncio de la suba de las alícuotas para las bebidas azucaradas de entre del actual entre 4% y 8% hasta el 17%, en el marco de la reforma tributaria nacional.
El argumento del ministro está en que estas bebidas son consideradas “no saludables” para la población y tienen costos para los consumidores y para la sociedad, porque demandan un mayor gasto en Salud Pública.
“Un impuesto de estas características resulta distorsivo y discriminatorio, ya que penaliza sólo a una categoría en particular, sin considerar otros productos que contribuyen significativamente a la ingesta diaria de azúcar”, respondió la Cámara.

Productores.
Las empresas productoras de estas bebidas dicen que los desafíos de Salud Pública requieren un abordaje integral y coordinado.
“Las diferentes experiencias a nivel internacional han demostrado que un impuesto sobre el sector no sólo es ineficaz sino también dañino para la economía ya que genera aumento artificial de precios, contracción en el nivel de actividad del sector y pérdida de empleo”, dicen las empresas.
Según estudios realizados en Argentina, un incremento impositivo de esta naturaleza pondría en riesgo alrededor de 7.000 empleos en toda la cadena de valor, desde el productor agropecuario hasta el pequeño comerciante.
El 85% de las bebidas sin alcohol se vende en comercios de barrio, almacenes, quioscos y despensas y representan aproximadamente el 40% de sus ingresos.
Por la elasticidad de la demanda que tiene el sector (0,91%), un mayor impuesto significaría una merma en el consumo y eso representaría menores ingresos para miles de familias, advirtió Cadibsa en un comunicado.
Por ejemplo, en el caso de México, un impuesto similar al que se está proponiendo significó el cierre de más de 30.000 pequeños comercios, y la industria estima que podría replicarse el caso en Argentina.
En el caso particular de las bebidas sin alcohol, Argentina tiene actualmente la presión impositiva más alta de América Latina y la tercera más alta entre los países de la OCDE, sólo por debajo de Hungría y Finlandia. De cada $100 que se gastan en bebidas sin alcohol, $50 corresponden a impuestos.

Impacto negativo.
Las empresas señalan que la industria de bebidas sin alcohol es un actor fundamental en el funcionamiento de las economías regionales, contribuyendo a la industrialización de las producciones primarias a lo largo y ancho del país.
“Un impuesto de esta naturaleza impactaría indefectiblemente en la economía nacional”, agregan.
Actualmente la evasión en el sector alcanza alrededor del 30% y una estimación de la consultora Abeceb arroja que el monto que el estado obtendría con el incremento de las alícuotas a las bebidas sin alcohol es equivalente al que los entes recaudadores se pierden de recolectar debido a la evasión impositiva.
Por ello, Cadibsa reclamó poner el foco en combatir la evasión antes que incrementar los impuestos al sector formal dado que una mayor presión tributaria promueve un incremento del sector informal.
La industria de bebidas sin alcohol genera en Argentina más de 26.000 empleos directos y representa el 0,5% del PBI del país, con ventas que superan los 100.000 millones de pesos al año.
La Cámara dijo que apoya las iniciativas que el Gobierno está liderando en diversas áreas y confió en una implementación que incluya un diálogo abierto con la industria. (NA)

BONADIO CUESTIONO A MACRI
“Creo que empezamos mal”
El juez federal Claudio Bonadio cuestionó ayer los planteos que realizó el presidente Mauricio Macri sobre el funcionamiento de la Justicia durante la presentación de su plan de reformas y consideró que “si este es el punto de partida”, se empezó “mal”.
“Básicamente tomó tres o cuatro puntos: las vacaciones, las licencias con goce de sueldo de dos años, que no sé donde está, y el horario de atención (de los Juzgados). Bueno, si este es el punto de partida para una discusión, creo que empezamos mal”, criticó.
En este sentido, Bonadio defendió los días de vacaciones que “corresponden por el trabajo” a los jueces y advirtió que, de seguir el esquema que propone Macri, “el problema lo van a tener los abogados, porque siempre va a haber un juez que le ponga una audiencia a corto plazo”.
“Por lo cual, excepto en los grandes estudios, que pueden tener rotación de profesionales, los que ejercen la abogacía como un trabajo artesanal van a tener muchos problemas. O se consiguen una verdulería o no tienen más vacaciones”, señaló durante un almuerzo organizado por el Rotary Club en el hotel Sheraton Libertador de la Capital Federal.
Asimismo, el magistrado defendió la feria judicial y remarcó que “tanto la tragedia de Cromañón, como la de Once y la muerte de (el fiscal Alberto) Nisman ocurrieron en los primeros días o meses del año” y, sin embargo, “las investigaciones no se detuvieron hasta que terminaron”.
En tanto, sostuvo que sí hay que modificar el Código Penal tras opinar que el que está actualmente en vigencia “es carísimo para implementar” en un país “federal y de la extensión de la Argentina”. (NA)

PLAINI DEFENDIO A LOS GREMIOS
“Esta muy mal informado”
El secretario general del gremio de Canillitas Omar Plaini consideró que el presidente Mauricio Macri “esta muy mal informado” y que “es totalmente discriminatorio” afirmar que hay un exceso de sindicatos.
“Tengo la impresión de que el presidente está muy mal informado, muy mal asesorado. Si el criterio es que hay organizaciones sindicales de más, llama la atención que no se dice lo mismo de la cantidad de empresas”, manifestó Plaini.
“Es totalmente discriminatorio. El gobierno ya había adelantado que venía con reforma tributaria y laboral. Estudiaremos muy en profundidad esto y abriremos un debate porque nunca favoreció a los trabajadores este tipo de reformas”, añadió.
El lunes pasado el presidente Mauricio Macri cuestionó la cantidad de sindicatos que hay en la Argentina al indicar que “no puede ser que haya más de 3.000 y sólo 600 firmen paritarias anualmente”.
En tal sentido Plaini explicó que hay organizaciones sindicales que son asociaciones, uniones, o federaciones, y debajo de cada una de ellas hay buena cantidad de sindicatos relaciones con esa organización.
“La que discute convenios colectivos es la organización madre, con lo cual (Macri) está muy mal informado”, señaló el sindicalista en declaraciones formuladas el miércoles por la mañana a Radio 10.
“Siempre estamos hablando de que el que tiene que aportar es el que menos tiene, y esto es vergonzoso. La avaricia de un sector empresarial es tan grande que no se conforman con absolutamente nada”, agregó.
Plaini consideró que la Confederación General del Trabajo debe “plantarse frente a esto” para impedir que los trabajadores pierdan alguno de sus derechos. (NA)