El juicio a Flores tendrá seis testigos

El juicio contra el juez del Tribunal de Impugnación Penal, Carlos Antonio Flores, tendrá seis testigos, según lo resolvió ayer por unanimidad el jurado de enjuiciamiento. Entre esos nombres figuran otro juez del TIP, Filinto Benigno Rebechi; y el abogado piquense Armando Agüero, hijo del ex vicepresidente ejecutivo del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda durante el marinismo, Hugo Nelson Agüero; la ex jueza de paz de General Pico, Marta Covella; y los jueces de Audiencia piquenses, Alfredo Alonso, Florentino Rubio y Carlos Pellegrino.
Flores irá a juicio, el mes próximo, por la causal de mal desempeño, debido a que le otorgó, junto a su colega Gustavo Adolfo Jensen, el avenimiento a la pareja integrada por Carla Figueroa y Marcelo Tomaselli. El avenimiento, una figura que fue derogada del Código Penal a raíz de este caso, es una especie de perdón que le permitió a Tomaselli recuperar la libertad cuando estaba detenido porque presuntamente había violado a Carla. A los pocos días de quedar libre, el 10 de diciembre del año pasado, en General Pico, el hombre asesinó a la joven de 18 años de once puñaladas. Por el crimen fue condenado a prisión perpetua y además será juzgado por la violación.
¿Por qué sí Flores y no Jensen? Este no irá a juicio porque pidió el retiro anticipado del Poder Judicial y el gobernador Oscar Mario Jorge aceptó, a pesar de que podía haber esperado que culminara el proceso contra ambos.
El jurado que juzgará a Flores -que está suspendido en sus funciones- volvió a reunirse ayer con la presidencia del ministro del Superior Tribunal de Justicia, Eduardo Daniel Fernández Mendía, los abogados Ana Mariela Bonaveri (Rancul) y Sergio Escuredo (Parera) y los diputados María Silvia Larreta (PJ) y Martín Berhongaray (Frepam).
Los cinco analizaron las pruebas pedidas por las partes, admitieron algunas y rechazaron otras. El mecanismo previsto para el jury hace que esas decisiones sean irrecurribles. Por ejemplo, los jurados denegaron a otros dos testigos porque consideraron que no tenían ninguna relación con el caso Carla, sino que simplemente irían a opinar sobre el avenimiento y porque fueron requeridos en el contexto de una prueba declarada inadmisible. También se desestimaron pruebas periciales.
En cambio se proveyeron una serie de informes a dependencias públicas, entre ellos al Superior Tribunal de Justicia. Otros deberán ser respondidos por organismos policiales. Los abogados de Flores, Vanesa Ranocchia y Marcos, buscarían demostrar con esos informes los buenos antecedentes del imputado durante su larga carrera judicial. La fiscalía, representada por el procurador general, Mario Bongianino, que ya anticipó que pedirá la destitución de Flores, apuntará a lo contrario. Una fuente contó que se solicitará que los informes sean contestados con rapidez.
Con relación a los seis testigos, la defensa ofreció a Rebechi, Agüero (abogado de Tomaselli) y Covella; y Bongianino a Alonso, Rubio y Pellegrino. Ellos fueron los jueces del Tribunal de Audiencia que no autorizó el avenimiento. Ello recién ocurrió cuando esa resolución fue revisada por Impugnación.