¿Modificación de Ley?

EN EL PODER JUDICIAL

Una iniciativa legislativa propone modificar diversos artículos de la Ley Orgánica del Poder Judicial nº 2574 para adecuar la terminología allí empleada en materia de niñez y adolescencia, de acuerdo a lo establecido por la Convención sobre los Derechos del Niño y a lo dispuesto por la Ley Nacional 26061 y por el Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.
El diputado Martín Berhongaray pide respetar “el profundo cambio de paradigmas que trazó en nuestro país la reforma constitucional de 1994 y la incorporación a nuestro derecho interno de numerosos Tratados Internacionales de Derechos Humanos”.
Así, en el articulado de su proyecto quiere modificar varios incisos, sustituyendo la denominación “Juzgado de la Familia y del Menor” por “Juzgado de la Familia, Niñas, Niños y Adolescentes”. También sustituir la denominación “Asesor de Menores” por “Asesor de Niñas, Niños y Adolescentes”.
En otro artículo se indica que “el Poder Ejecutivo instará a la modificación de la terminología empleada en la Administración Pública Provincial e implementará una amplia campaña de difusión para dar a conocer las modificaciones introducidas por la presente. Asimismo, arbitrará las medidas conducentes para el cumplimiento de la ley”.

Transformaciones culturales.
Señala el legislador que “en las últimas décadas, todo el sistema de derecho privado resultó afectado por transformaciones culturales y modificaciones legislativas”, y mencionó en ese sentido “la reforma Constitucional del año 1994 con la consecuente incorporación a nuestro derecho interno de diversos Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos (artículo 75º inciso 22 C.N.), imponiéndose así la necesidad de adecuar e interpretar el Derecho Privado en general y el Civil en particular desde una visión integradora del ordenamiento jurídico en su conjunto, a la luz de los principios contenidos no sólo en nuestra Carta Magna, sino de los instrumentos internacionales referidos, a los que la doctrina dio en llamar “el bloque de constitucionalidad”.
Cabe recordar que el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación entró en vigencia el 1 Agosto de 2015, reemplazando de manera integral y sistémica al denominado Código Civil de Vélez Sarsfield, sancionado en el año1869.

Paradigma.
Dice que “así las cosas se abrió paso un nuevo ordenamiento que recepta el enfoque contenido en diversos Tratados de Derechos Humanos, entre ellos la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), erigiéndose en la herramienta normativa central en todo lo atinente a los derechos de los niños, niñas y adolescentes, resultando a la postre la principal inspiradora de la Ley Nacional 26061”.
Por otra parte Berhongaray dijo que hubo “un profundo cambio de paradigma, toda vez que dejó atrás la concepción paternalista o modelo ‘tutelar’ que los consideraba ‘menores’ o ‘incapaces’ y como tales ‘objeto’ de protección y representación por parte de sus progenitores (o demás representantes legales) y el Estado”.