La Adela: salineros exigen reincorporar a trabajadores

CONFLICTO LABORAL EN PLANTA INDUSTRIAL

El conflicto generado en la Compañía Progreso (Cipsa) por el despido de ocho operarios de la salinera en cercanías de la localidad de La Adela, continúa siendo incierto, aunque se mantiene la voluntad de diálogo.
Ayer se encontraron en la Delegación de Trabajo de esta ciudad, pero la empresa y el sindicato reiteraron sus posturas. La patronal dice que abonó los salarios y depositó los montos por indemnización, pero el sector gremial insiste con el pedido de reincorporación de los cesanteados.
También representantes de la Unión Obrera Salinera (UOSA) expresaron su disgusto porque la empresa en crisis por falta de producción desde 2013, no respondió a ofrecimientos de organismos oficiales como para destrabar el conflicto, que comenzó el 15 y se prolonga al menos hasta el 30 de este mes en la conciliación obligatoria.

Reclamos.
En diálogo con LA ARENA, Segundo Quiroga, secretario general de la UOSA, evaluó que el conflicto está igual que cuando comenzó, ahora en etapa de conciliación, que el sindicato acata formalmente.
Ratificó que la planta industrial de La Adela continúa cerrada por decisión de la empresa, con el compromiso de abonar todos los salarios caídos. “Ningún trabajador debe perder (el salario), tanto los que estaban en lista de despido como los que están en planta”, aseguró.
Añadió que el sindicato estuvo ofreciendo sugerencias pero la patronal no quiso aceptar. “Como sindicato, le estamos pasando todas las opciones de ayuda tanto de Nación como de Provincia, pero en ningún momento el director de la empresa aceptó recibirla”, recalcó.
El abogado Julio Felice, asesor legal de la UOSA describió que tras la audiencia de ayer en Acha “se sigue con la instancia de diálogo”, mientras la empresa mantiene una postura de no reincorporar a los trabajadores despedidos.
“El depósito de las indemnizaciones por despidos no significa que los trabajadores hayan aceptado ni mucho menos y el sindicato apoya a los trabajadores para la reincorporación a sus puestos de trabajo”.
Con relación a la planta industrial, Felice dijo que la empresa informó que releva a los trabajadores de sus puestos durante la reconciliación, además de comprometerse a abonar los salarios caídos durante este período.

Salarios.
Alejandro Menéndez, abogado de Cipsa, valoró que perdura el ánimo de diálogo en procura de resolver el conflicto. También se conservan “algunas fuentes de trabajo, mientras que en otras se pagó el despido y depositó el ciento por ciento de las indemnizaciones que es lo que pedían los trabajadores”.
Ahora el reclamo es por la reincorporación, pero la situación de la empresa es crítica por factores climáticos. Desde 2013 que no se cosecha sal y ya no hay materia prima para comercializar, por lo que se trata de mantener la actividad, con 14 puestos de trabajo.

Compartir