La Corte confirmó absolución de tres policías piquenses

MUERTE DEL JOVEN "CHAMI" FERNANDEZ

El joven Carlos Fernández murió por las quemaduras sufridas en una celda de la Comisaría Cuarta de General Pico. Los tres policías imputados en el hecho ya habían sido absueltos por la Justicia pampeana.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) confirmó la absolución de los tres policías piquenses que estuvieron acusados de la muerte del joven Carlos “Chami” Fernández (17 años), acaecida el 29 de noviembre de 2009, una semana más tarde que sufriera importantes quemaduras en una celda de la Comisaría Cuarta de General Pico luego del incendio de un colchón.
Los jueces de la Corte Suprema de Justicia dejaron firme la decisión de las Justicia pampeana, que en tres instancias falló a favor de los policías, a través de la Cámara en lo Criminal 1 como así también del Tribunal de Impugnación Penal y del Superior Tribunal de Justicia de La Pampa.
Los jueces Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton de Nolasco consideraron “inadmisible” el recurso de apelación presentado por los asesores legales de la familia del joven fallecido y de esa manera confirmaron la absolución del cargo de homicidio culposo, de los policías César Emilio Fernández, Sergio Pérez y Rogelio Omar Benítez.

Apelaciones.
En una primera instancia, por mayoría, la Cámara en lo Criminal 1 de La Pampa, a través de los votos de Elvira Rosetti y Miguel Gavazza, absolvió a los imputados.
Luego la causa llegó al Tribunal de Impugnación Penal (TIP), donde los jueces Pablo Balaguer y Carlos Matei se pronunciaron por la absolución. En tanto el juez Carlos Flores fue el único quien argumentó que hubo responsabilidad penal en la muerte del joven. El magistrado que votó en disidencia, en aquella ocasión explicó lo siguiente: “No se dio ninguna circunstancia que exculpe de sus responsabilidades (a los imputados), razón por la cual su accionar no queda bajo el amparo de ninguna causa de justificación y debe considerarse como culposo”.
Tras ello, el abogado Ezequiel Marquesoni recurrió al Superior Tribunal de Justicia (STJ), que ratificó los fallos anteriores, y la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó hace unos días la absolución de los tres efectivos acusados.
El joven fallecido fue demorado durante la madrugada del 22 de noviembre del año 2009, tras una serie de incidentes que se generaron a la salida del local bailable Ozono, ubicado sobre la calle 17 entre 12 y 14 de esta ciudad. Posteriormente a la demora, el muchacho fue ingresado a la Comisaría Primera y luego trasladado a la Comisaría Cuarta del Menor, donde fue encerrado en una celda luego de no ser requisado por los efectivos.
En ese lugar “Chami” Fernández pidió un colchón y a los pocos minutos los policías escucharon sus gritos desde la celda. Al llegar estaba envuelto en llamas. El joven fue trasladado al Instituto del Quemado de Buenos Aires, donde falleció una semana más tarde a raíz de las gravísimas heridas sufridas.