El médico que enfrentó al militar

Redacción Avances 03/10/2021 - 12.11.hs

En este artículo, conocemos una anécdota que tiene como protagonistas a un médico de pueblo, una embarazada y un militar inoperante. María cuenta qué pasó, y cómo La Arena reflejó lo que sucedía en la posta de 25 de Mayo.

 

Gladys Pelizzari *

 

Néstor Ahuad fue el valiente médico que no aceptó los argumentos de un militar autoritario, empeñado en desconocer su diagnóstico como profesional.
Año 1970, el país bajo un gobierno de facto y en 25 de Mayo como Jefe de Zona de la Administración Provincial del Río Colorado, el Capitán de Corbeta Rodolfo Maggi.
Eran épocas de una comunidad tranquila, un pueblo pequeño habitado en su mayoría por descendientes de pioneros y donde todos se conocían.

 

Posta Sanitaria.
Con la creación del Ente Provincial del Río Colorado, el Gobierno se preocupó por atender la salud pública. Por ello, en la base de servicios del Ente, construyó la “Sala de Primeros Auxilios” con la finalidad de asistir a la población, ante sus necesidades sanitarias. Se desempeñaron varios médicos, hasta que en 1968 se hizo cargo el Dr. Néstor Ahuad, que había llegado desde La Plata.
La otra protagonista de esta historia, es la vecina María Concepción Díaz de Kunz. María nació a orillas del río Colorado, en el seno de una familia pionera de 25 de Mayo, los Díaz-Ponce. Allí recibió la educación familiar y recuerda a su papá Toribio Ponce, de oficio chacarero y esquilador, que era analfabeto. Uno de sus mayores placeres era que le leyeran las historias de Bairoleto y el Martín Fierro. Él deseaba que sus hijos estudiaran, por eso cuando surgió la posibilidad de internarlos en la Escuela Hogar de Santa Rosa, no dudó en hacerlo. Allí María pudo completar sus estudios y además el destino marcó su camino, porque en un baile familiar, conoció a su compañero de vida, Edelmiro Juan Kunz. María y Edelmiro regresaron para afincarse definitivamente en 25 de Mayo viejo.

 

Un médico valiente.
María fue internada en la Sala con trabajo de parto, pero al presentarse dificultades, el Dr. Ahuad le comunicó al Sr. Kunz que su esposa debía ser trasladada inmediatamente a Santa Rosa o al Valle, dado que era necesario practicarle una operación cesárea. Por esos años en la Sala no se contaba con los medios adecuados para realizar este tipo de intervención quirúrgica.
El Dr. Ahuad le aconsejó al Sr. Kunz que solicitara un vehículo a la A.P.R.C. dado que la Ambulancia de la Sala no se podía utilizar, porque estaba “parada” desde hacía seis meses por desperfectos mecánicos. De inmediato el Sr. Kunz se dirigió al Capitán Maggi para solicitarle un vehículo que trasladara a su esposa, dado lo difícil de la situación. El militar le respondió que cedería un transporte para llevarla primero a Catriel, donde otro médico certificara si era necesario, trasladarla a otro centro de mayor complejidad. El Dr. Ahuad considerando que el militar no tenía los conocimientos necesarios para opinar sobre su diagnóstico y como estaba en peligro la vida de la paciente, inmediatamente acondicionó el asiento trasero de su Chevy y procedió a trasladarla a Santa Rosa. Debieron transitar 420 Km por una Ruta 20 que entonces comprendía más de 300 Km de tierra, con serrucho, guadales y médanos. Fue internada en la Clínica Modelo donde fue sometida a una cesárea a cargo del Dr. Alberto Paz, con la colaboración de los Doctores Ahuad y Rubio.

 

El regreso de María.
Después de varios días, necesarios para reponerse, María regresó a “su 25 de Mayo” junto al pequeño Rubén Tomás. Pero aquí no la esperaba una vida fácil, había muchas carencias y necesitó la ayuda de familiares para aquellas tareas que exigían mayor esfuerzo, ya que para lavar la ropa, debía traer agua desde el río.
La Arena se hizo eco del malestar de los vecinos y en su edición del 6 de marzo de 1970, informaba a todos los pampeanos, acerca del abandono con que Salud Pública tenía a la Posta Sanitaria de 25 de Mayo, que por entonces debía además atender a una dilatada región del oeste, Puelén, Gobernador Ayala, Chos Malal y La Humada.
Gracias a la decisión valiente del Dr. Néstor Ahuad, que no dudó en enfrentar al autoritario militar, hoy María nos pudo contar esta historia. (Testimonio: María Concepción Díaz de Kunz).

 

  • Colaboradora en 25 de Mayo
' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?