Domingo 02 de octubre 2022

Elvis: el regreso del rey

Redaccion Avances 07/08/2022 - 06.00.hs

La película sobre Elvis se estrenó hace pocas semanas y sorprendió por su gran puesta escenográfica de época, su producción musical y las actuaciones de los protagonistas.

 

Tomás Villarreal D’Atri *

 

Semanas atrás llegó a los cines la esperada película de Elvis Presley, anunciada hace ya un par de años, y que prometía, desde las primeras imágenes que se publicaron, que sería todo un éxito. Después de verla, en una sala de cine (cosa que diría que es obligatorio para disfrutar al máximo esta experiencia musical y visual), puedo decir que sin dudas es uno de los mejores estrenos en lo que va de este 2022.

 

Elvis es una película biográfica que relata la historia del cantante y estrella de rock and roll más grande de todos los tiempos, Elvis Presley, y de su mánager, el controversial “Coronel” Tom Parker. Existen varias películas y documentales sobre la figura de Elvis, prácticamente desde el año en que murió (1977). Hasta la actualidad, han salido muchísimas producciones, pero esta quizá sea la más ambiciosa y la que posee un tono mucho más artístico, con una edición extravagante que la vuelve muy original. En este sentido, siguiendo la línea de películas biográficas sobre estrellas de rock que han estado saliendo estos últimos años, se acercaría un poco más al tono de Rocketman (película sobre Elton John), que a otras más realistas como Bohemian Rhapsody (de Freddie Mercury). Dicho sea de paso, recientemente dieron luz verde para la película sobre Amy Winehouse, cuyo título será Back To Black.

 

Volviendo al film en cuestión, el australiano Baz Luhrmann, fue el escogido para dirigir Elvis, quien además se encargó del guión, junto a Craig Pearce y Sam Bromell. Luhrmann es un consagrado director, conocido por películas como Moulin Rouge, Australia, El Gran Gatsby, entre otras. Tom Hanks, por su parte, fue elegido para dar vida a Tom Parker, quien además, es desde su perspectiva que nos cuenta la vida de Elvis, desde que lo conoció, el ascenso a la fama de ambos, y finalmente la caída y muerte de la estrella de rock, que fue en gran parte culpa de la codicia y ambición de este “Coronel”. La película nos muestra a este personaje de un modo más ambivalente, no lo demonizan completamente, como sí lo hicieron gran parte de las producciones anteriores sobre Elvis. Lo muestran como una persona muy adicta al juego, y que un conjunto de malas decisiones y cuestiones oscuras de su vida personal, derivaron en que nunca saliera del país, que comenzara su adicción a las pastillas a causa de las agotadoras giras, y que, en su última etapa, estuviera atado por contrato al Hotel International de Las Vegas, donde realizó cientos de presentaciones. Aun así, el film nos muestra que fue este mánager quien lo llevó al éxito total, debido a su gran visión para los negocios y para el espectáculo, y que además revolucionó toda la industria con la línea de merchandising que consistió en comercializar todo tipo de objetos relacionados a la figura de Elvis, algo inédito hasta la época. De más está decir que la actuación de Tom Hanks como siempre es impecable, y cualquier papel en el que se mete es merecedor de un Oscar.

 

 

Elvis.

 

Por otra parte, en el rol protagónico escogieron a un actor no tan reconocido llamado Austin Butler, un joven estadounidense de 30 años que actuó desde muy pequeño en distintas series del canal de televisión juvenil Nickelodeon. Si bien su parecido con Elvis de entrada no es tan similar, el trabajo de maquillaje, vestuario y, sobre todo, la interpretación que realiza Butler, logra que en unos pocos minutos de película compremos totalmente con que estamos viendo al mismo Elvis Presley. El trabajo del actor imitando el lenguaje corporal, gestos, bailes y voz de la estrella de rock es realmente admirable, sin duda la carrera de Butler a partir de esto va a ir en ascenso directo.

 

Elvis no se enfoca tanto en mostrarnos al artista componer sus canciones y su lado musical, sino que vemos más sobre su vida personal, la relación íntima con su madre, que fue su pilar durante la primera etapa, la difícil pero constante relación con el Coronel Tom Parker, y el vínculo con su esposa y madre de su hija. Por otro lado, el film no escatima en escenas de presentaciones en vivo de Presley, desde sus inicios, hasta el final, los shows en distintas locaciones, presentaciones en televisión, que se reproducen todas de manera fiel. Incluso vemos algo de su etapa actoral dentro de Hollywood. El trabajo de reconstrucción histórica, los vestuarios, diseños de los sets, son increíbles, se nota que el equipo de producción cuidó hasta el último detalle.

 

Es destacable el peso que colocan en la película sobre la cuestión del racismo que había en esas décadas, reflejado a través de la censura que recibió Elvis a causa de sus bailes y movimientos tan extravagantes para la época (su famoso “meneo”), que la prensa y el gobierno lo asociaba con la música de los afroamericanos. Elvis, que se había criado en Memphis, Tennessee, recibió toda la influencia de la música blues y soul tan característica de los músicos negros, y durante todo el film vemos la gran apreciación y admiración que sentía el artista hacia aquellos artistas de los que se había nutrido. Se aborda muy bien el contexto histórico de la época, en el que existía una fuerte segregación racial en la sociedad norteamericana. Además muestran algunos episodios icónicos como la muerte de Martin Luther King, que realmente afectó al artista de rock y no hacía la vista gorda sobre estas cuestiones, por más que su manager lo alentaba a mantenerse fuera de la política y de estos temas “polémicos”. Otro ejemplo de este vínculo de Elvis con los artistas negros se observa muy bien en la relación de amistad que mantenía con el legendario músico B B King, quien aparece en varias escenas.

 

Sin dudas Elvis es un paso obligatorio por el cine; verla en la gran pantalla y con buen sonido mejora notablemente la experiencia. Elvis Presley fue un antes y un después en la música a nivel global, y además fue una revolución cultural sin precedentes. Esta nueva propuesta le hace honor a su figura, las 2 hs y 30min que dura se vuelven cortas y nos dejan con ganas de más. Seguramente la mayoría que salga de verla se irá directo a escuchar las canciones. En síntesis, tenemos aquí una de las grandes producciones del año que no hay que perderse.

 

 

* Colaborador. Profesor de Historia - UNLPam

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?