Miércoles 29 de mayo 2024

Libertad de prensa y libertar de expresión

Redaccion Avances 14/05/2023 - 12.00.hs

Julián Assange fue detenido por investigar y difundir información sobre acciones de Estados Unidos. Permanece detenido en condiciones inhumanas, algo que viola todos los derechos humanos.

 

Juan Carlos Martínez *

 

Son de la misma familia pero tienen sustanciales diferencias. La libertad de prensa, tal como se la ha interpretado desde hace mucho tiempo, se refiere a todo cuanto se publica en los medios gráficos. En cambio, la libertad de expresión es mucho más amplia porque incluye lo que se manifiesta en medios gráficos, radiales, televisión, teatro, cine, libros y otras expresiones del arte.

 

La libertad de expresión es uno de los derechos humanos universalmente reconocidos, aunque también suele ser violada con bastante frecuencia, incluso en países que hacen gala de vivir en libertad. Actualmente el caso más emblemático es el de Julián Assange, el periodista austríaco que investigó y difundió los crímenes cometidos por los Estados Unidos en diferentes continentes a lo largo de su historia. El encarcelamiento de Assange en Inglaterra en condiciones infrahumanas y su posible extradición a los Estados Unidos se ha convertido en una verdadera atrocidad porque coloca al periodista en los umbrales de su desaparición. Más que censura, es una virtual condena a la pena de muerte dictada por un país que se ofrece como modelo en materia de libertades. Si el mundo no logra salvar a Assange, la muerte no sólo se llevará la vida de un periodista sino que asistiremos a la desaparición del periodismo libre.

 

* Periodista

 

 

Carta abierta de una madre

 

Christine Ann Assange

 

“El dolor de ver a mi hijo, que arriesgó su vida para denunciar la injusticia, inculpado y privado del derecho a un juicio justo, una y otra vez.

 

Hace cincuenta años, cuando di a luz por primera vez como madre joven, pensé que no podía haber dolor más grande, pero pronto lo olvidé cuando sostuve a mi hermoso bebé en mis brazos. Lo llamé Julián.

 

Ahora me doy cuenta de que estaba equivocada. Hay un dolor más grande. El dolor incesante de ser la madre de un periodista galardonado, que tuvo el valor de publicar la verdad sobre los crímenes gubernamentales de alto nivel y la corrupción.

 

El dolor de ver a mi hijo, que intentó publicar verdades importantes, manchado a nivel mundial.

 

El dolor de ver a mi hijo, que arriesgó su vida para denunciar la injusticia, inculpado y privado del derecho a un juicio justo, una y otra vez.

 

El dolor de ver a un hijo sano deteriorarse lentamente, porque se le negó la atención médica y sanitaria adecuada en años y años de prisión.

 

La angustia de ver a mi hijo sometido a crueles torturas psicológicas, en un intento de romper su inmenso espíritu.

 

La constante pesadilla de que sea extraditado a los EEUU y luego pasar el resto de sus días enterrado vivo en total aislamiento.

 

El miedo constante de que la CIA pueda cumplir sus planes para asesinarlo.

 

La ola de tristeza cuando vi su frágil cuerpo caer exhausto por un mini derrame cerebral en la última audiencia, debido al estrés crónico.

 

Muchas personas quedaron traumatizadas al ver una superpotencia vengativa que usa sus recursos ilimitados para intimidar y destruir a un individuo indefenso.

 

Quiero dar las gracias a todos los ciudadanos decentes y solidarios que protestan globalmente contra la brutal persecución política que sufrió Julián.

 

Por favor, sigan levantando la voz a sus políticos hasta que sea lo único que oirán. Su vida está en sus manos”.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?