Sabado 25 de marzo 2023

Shakira y los entramados del desamor

Redaccion Avances 29/01/2023 - 06.00.hs

El último hit de la cantante junto a Bizarrap, superó las 150 millones de reproducciones en YouTube a escasos días del estreno. La canción causó gran revuelo en las redes sociales por su contenido y los mensajes hacia Piqué y la actual pareja de él.

 

Daiana Caliva Gómez *

 

María Belén Ortiz **

 

En junio de 2020 Shakira anunció la separación con el reconocido ex-futbolista Gerard Piqué, luego de 12 años de relación y dos hijos en común. En relación con las causas de su separación todo pareciera apuntar a una infidelidad de Piqué con Clara Chía, una joven de 23 años, quien es ahora su actual pareja.

 

Las últimas canciones de la colombiana “Te felicito”,“Monotonía” y la Session #53 con Bizarrap, evocan el tránsito de su separación a través de la música.

 

A raíz del último estreno, la cantante recibió un gran apoyo en redes sociales y hubo quienes interpretaron en su canción cierto mensaje de empoderamiento. Así como también existió un repudio por parte de algunos sectores de la sociedad frente a sus dichos, quienes catalogaron a la cantante de “resentida”, “despechada” o “poco empática”. Analicemos un poco “los detrás de…”.

 

Las mujeres ya no lloran las mujeres facturan”

 

Esta fue una de las frases que más resonó en la comunidad virtual a través de memes y publicaciones acerca de la actitud de la cantante y de cómo reaccionan las personas socializadas como mujeres ante una ruptura.

 

¿Qué sentidos produce esta frase? ¿Qué imaginario social acerca de las identidades feminizadas y las vinculaciones sexo-afectivas configura?

 

El hecho de que “las mujeres no lloran sino que facturan”, deja entrever una imagen de feminidad que no permanece llorando en los laureles por el “príncipe azul” perdido, sino que ocupa la escena pública y -un territorio fuertemente masculinizado- relacionado a los negocios y el dinero.

 

Por un lado, el ingreso masivo al mercado de trabajo significó para las personas socializadas como mujeres un medio para construir escenarios que permitan alcanzar la autonomía económica y la toma de decisiones, sacando de eje a la masculinidad cis hegemónica como única voz y único cuerpo.

 

En el ámbito de la industria musical, son muchas las canciones de identidades feminizadas que se sublevan ante el rol de “mujer pasiva”, y ostentan poder y fama en sus canciones, como Nathy Pelusso en “Bussines Woman”, Cazzu en “Nave” y otras más que podríamos sumar del pop latino.

 

Pero como todo contrapunto, trabajar también implicó una sobreexplotación de la fuerza de trabajo para aquellas feminidades que fueron y son atravesadas por cuestiones de clase: realidades en donde lloran y no facturan y aún viven las consecuencias no deseadas del trabajo doméstico no remunerado, la responsabilidad de los cuidados y la violencia machista.

 

Yo contigo ya no regreso, ni que me llores ni que supliques”

 

En una cultura donde el amor romántico aún se presenta como el modo hegemónico de vincularse y con valores que definen a las mujeres como seres sensibles y emocionales, Shakira plantea otro personaje que se aleja del rol impuesto de víctima y recupera un rol protagónico y activo, en una posición de valoración y amor propio.

 

Te creíste que me heriste y me volviste más dura”// “Y una loba como yo no está pa' tipos como tú”

 

En este punto, se debe tener en cuenta que existen estereotipos del desamor y de la mala víctima, ideas del sentido común acerca de cómo una mujer debe atravesar un duelo amoroso como por ejemplo querer regresar con el ser amado, llorar y no poder vivir sin él, entre otros, que cuando no se cumplen son foco de sobre evaluación, duda o descreimiento de sus actos y sentimientos.

 

Es aquí donde Shakira, la loba, se distancia de ciertos mandatos, lo que permite la elaboración de nuevos guiones sociales donde las feminidades se desplazan del lugar de víctima (al menos en este sentido que enunciamos).

 

A ti te quedé grande y por eso estás con una igualita que tú”//“Cambiaste un Ferrari por un Twingo. Cambiaste un Rolex por un Casio”

 

Las referencias de la cantante hacia la actual pareja de Piqué generaron gran controversia en el mundillo feminista, en tanto catalogaron a la cantante de “poco sorora”, como si existiera un pacto feminista que Shakira rompió. Y se la tildó de mala feminista.

 

Si bien puede existir cierta “hermandad” entre personas socializadas como mujeres y el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales, trans, travas, intersex, queer, no binaries y otres, debido a la desigualdad de género y a la hermandad en la lucha contra la opresión, esto no significa que todas las mujeres o disidencias sean iguales, amigues o feministas, debido a que el género se entrecruza con otras variables como la etnia y el nivel socioeconómico. Así como interceden cuestiones de índole personal.

 

Shakira recibió además, ciertas críticas con cierto contenido gerontofóbico, a partir de la comparación de edad con la actual pareja de Piqué, en donde la cantante pareciera perder cierto valor estético por ser mayor. Estas ideas del sentido común que asocian la belleza de las mujeres a valores como la juventud, son de la a-z, narrativas del machismo y el patriarcado que faculta a los varones cis heteronormados a emitir juicios sobre lo lindo y lo feo en los cuerpos, los ítems que debe contemplar una “buena y conveniente mujer” y el deber ser que las feminidades tendrían que seguir, etc.

 

¿Por qué tanto revuelo?

 

En las repercusiones aparecen tensiones entre las miradas que analizan a la cantante, lo que se pone de manifiesto a través de la multiplicidad de lecturas que se realizaron, incluso desde los diversos feminismos, hacia la session #53.

 

En el campo de la fama existen figuras y personajes que se arman y desarman y en esa performance aparecen referencias que esconden algunos sentidos que incomodan más que otros. En medio del revuelo se encuentra una compositora, escribiendo una canción, producto de su posición en el espacio social, a partir de su trayectoria y lugar en un cierto escenario. El cual se parecerá, en aspectos, al escenario propio de la vida cotidiana (transitar un desamor) o distará de aquel.

 

Hasta el momento, no sabemos si fue intencional el hecho de componer una canción para convertirse en un modelo a seguir, simplemente tenemos la conjetura de que transmutó en canción el desamor y que esto tuvo gran eco en la comunidad internacional.

 

Es importante destacar que en la actualidad persisten sentidos sociales designados hacia las feminidades que se asocian a perspectivas de antaño y se robustecen en ocasiones como esta. Así, está “mal visto” la divulgación de la vida privada, la priorización de la independencia económica y ser la principal fuente de ingreso en hogares heteronormados. E incluso, lo fuera de estándar que significa dejar de lado las emociones priorizando lo racional, o peor aún, el dinero sobre el amor. Y esto se vuelve muy incómodo.

 

Para finalizar, se puede pensar que habitamos un mundo dinámico, compuesto de contradicciones que se integran, separan o caducan. Al mismo tiempo que nacen nuevas ideas y nuevas tensiones. Sin lugar a dudas, el personaje de Shakira y su faceta de desamor ante Piqué, vino a incomodar a un gran sector de la sociedad. O por extrañamiento -o distanciamiento emocional- como enuncia Bertolt Brecht o por identificación. Leer esos entramados resulta un desafío interesante.

 

 

* Licenciada en Sociología

 

** Especialista en Género

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?