Miércoles 29 de mayo 2024

Tres Alfareras: Barro tal vez

Redaccion Avances 11/02/2024 - 15.00.hs

Las artistas plásticas Mirta Funaro, Susana Cortés y Tini Rivarola exhiben en el Museo Provincial de Artes -9 de Julio y Villegas- una muestra de cerámicas utilitarias. La exposición contó con la curaduría de Paula Rivero y permanecerá abierta al público hasta el 20 de febrero.

 

Carolina Eyheramonho *

 

Tres Alfareras, Barro tal vez, exhibe de manera exquisita cuantiosas piezas de cerámica utilitaria. Se disponen en el museo hilvanando lecturas complejas que borran los márgenes inútiles entre arte y artesanía.

 

Piezas de extraordinaria distinción interpelando el sentido de lo humano en la construcción poética de un gran desafío curatorial.

 

Me sumerjo en el extrañamiento, en el modo en que estos objetos me invitan a repensar lo cotidiano.

 

El tiempo circular de la rutina diaria, puede pensarse proyectado en un espacio vacío, hacia dónde poder dar un brinco para parar, detenernos y llenarlo de cuanta magia nos sea posible. Hablo de llenarlo de hermosura para que lo simbólico nos asalte en las tradiciones mínimas (repetidas pero nunca iguales si se les contempla convenientemente). Los rituales necesitan bellas cosas para que el efecto fructuoso se multiplique.

 

Eso que desborda de la mera forma es lo estético. Lo que rebasa la funcionalidad del objeto: brillos, curvas, texturas, colores y contrastes. Pequeñeces. Imposibilidades. Excelencias.

 

Exquisita cerámica utilitaria para los rituales diarios: la suma de cada pequeña acción de supervivencia será engalanada.

 

Se honrará cocinar, comer, beber, almacenar, guardar para después. Tan amorosos actos al servicio de la vida humana ¿acaso no son bellos por sí mismos? ¿Acaso no son suficientes que además necesitaban tan hermosos objetos? Todo eso que desborda... eso es el arte.

 

Las manos alfareras engañan al barro. El barro difícilmente imagine ese destino. Oficio de las almas humildes, pues el ego no acelerará ningún proceso. Templanza y obstinación. Espera. Oficio de las almas en tregua.

 

Sabiduría ancestral.

 

Se exhibe una cuantiosa producción. En la gran cantidad de objetos dispuestos no puedo evitar ver en ello un contador del tiempo: instantes de días, de vida. Ahí están... autobiográficamente, las horas del barro y el fuego.

 

Alfareras, mujeres alquimistas. Magas. Alegoría de los abrazos, de los vientres, de las caricias, de la tierra. Sus piezas contienen. Juntan un poquito. Un montón. Atesoran.

 

Concluyo: Quiero uno de esos cuencos brillantes para guardarme el corazón cuando necesite abrigo.

 

* Artista

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?