Miércoles 29 de mayo 2024

Una mirada hermosa y original

Redaccion Avances 18/06/2023 - 06.00.hs

Gerardo Salonia es un estudioso de los montes de caldén en toda su extensión. El autor de este artículo comparte una reseña sobre el libro “Imágenes del caldenal”, una publicación con bellas fotografías y textos sobre el preciado árbol.

 

Walter Cazenave *

 

A menudo el paisaje que nos rodea suele imponer su habitualidad y verse postergado en nuestro interés y apreciación. Un buen ejemplo lo constituye una anécdota ocurrida años atrás al abajo firmante. En un curso internacional hablaba con una concurrente egipcia, a quien le manifestaba lo fantástico que sería -para el autor de esta nota- ver las Pirámides y la Esfinge; ella, con algo de extrañeza, dijo “yo las veo todos los días cuando abro la ventana de mi departamento…”

 

El suceso hace al caso al tener a la vista el libro “Imágenes del caldenal”, una reciente publicación de Gerardo Salvador Salonia. El fotógrafo (bien podríamos decir el artista) logra una imagen entrañable del bosque de caldén, el monte en el decir popular, que nuestra percepción pasa por alto más o menos a menudo. Un tema, y una forma de encararlo, no demasiado habitual en nuestros fotógrafos y que impone el recuerdo de Pablo De Pian, el entrañable amigo que llevara su amor al bosque al punto de convivir en su interior días enteros, siempre en procura de captar una esencia estética y espiritual que volcaba en sus trabajos.

 

Pero no son solamente los enfoques amplios en cuanto a perspectiva los que jerarquizan este libro; hay también algunas fotografías de detalle que resaltan elementos que habitualmente pasamos por alto: las ramas secas, la corteza de los caldenes, la presencia del agua, los rastros del fuego…

 

El libro encolumna una sistemática de exposición gráfica que el autor orientó al considerar el bosque y sus componentes; así los árboles, el agua, el fuego y el futuro, componentes de un todo estético al que apuntan la intención y la lente del autor. Ese primer aspecto a considerar, el estético volcado a las tomas de árboles, impacta por la originalidad del enfoque y el resaltado del motivo que se quiere destacar a través del encuadre y por determinada condición, luz o textura; en ese conjunto de elementos se hace notable la valoración de la sombra, un integrantes de la imagen que tanto destacaran los grandes maestros de la pintura.

 

Agregado.

 

Un rasgo singular del trabajo es que el autor, se diría que no satisfecho del todo con la estética visual de las tomas, le agrega a cada una un texto relacionado que la acompaña acertadamente y complementa en palabras lo que la lente expresa en su impacto visual.

 

Esos, digamos, complementos literarios comprenden autores de La Pampa, San Luis, Buenos Aires y Río Negro. Además un prolijo índice de tomas señala dónde fue obtenida la fotografía, siempre dentro de la franja del caldenal. De hecho, y sin profundizar demasiado, esa conjunción visual y literaria expresan una interpretación del paisaje y de la historia que sobre él se desarrolló. Precisamente el acontecer histórico del caldenal aparece dividido en un devenir histórico ordenados en: Los ranqueles; Colonos y hacheros; El futuro. Ese orden y conjunto señala la utilidad del árbol, tanto desde el punto de vista ambiental como productivo. “Los bosques de caldén -tal como señala una presentación del trabajo por parte de la Universidad de San Luis- están en regresión debido al avance de la frontera agropecuaria, los incendios y la tala indiscriminada. Las imágenes que el libro nos muestra pueden llegar a constituirse en los últimos registros de la especie en ciertos lugares”.

 

Pero tan abarcativo enfoque también tiene lugar para un aporte que hace a la interpretación científica: Junto a una espléndida fotografía de los anillos de crecimiento de un caldén aparece la interpretación y razón de ser de estos “pluviómetros vegetales”. El todo se complementa con una bibliografía de detalle y un mapa claro y esquemático de la franja territorial en que se desenvuelve el Prosopis Caldenia.

 

El libro, una cuidada edición de Wolkowics Editores, presenta una serie de 42 bellas fotografías del bosque pampeano-puntano, complementadas con textos de autores que hacen al tema.

 

Sirva para colofón de esta nota unas adecuadas palabras que consigna el autor en el prólogo de la publicación: “Un bosque no es un monocultivo. El caldenal es un socioecosistema, un conjunto de especies vegetales y animales -incluida la humana- que va desde el frondoso árbol hasta el musgo, desde el insecto hasta el mayor depredador. Todos en un equilibrio dinámico que mantiene viva esa unidad. Nosotros formamos parte de él y decidimos su futuro.”

 

* Colaborador de Caldenia

 

 

Los textos

 

Los textos que complementan las imágenes pertenecen a Evar Amieva; Norberto Asquini; Jorge Echenique; Federico Barbará; Stella Bogino, Esteban Dussart y Andrea Medina; Walter Cazenave; José Carlos Depetris; Santiago Copello; Hernán Deibe; Jorge Fernández Cambraia; Meinrado Hux; Juan Monticelli y Roque de Padilla.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?