Jueves 16 de mayo 2024

Condena unánime en la OEA

Redacción 10/04/2024 - 00.16.hs

Ayer se llevó a cabo una reunión extraordinaria de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para abordar la crisis diplomática entre Ecuador y México, luego del asalto, por parte de la fuerza pública, a la Embajada mexicana en Quito la noche del pasado viernes.

 

La reunión fue convocada a solicitud de Ecuador para debatir sobre las "Normas de las Relaciones Diplomáticas y de Asilo"; esto a raíz de que la irrupción en la sede diplomática fue para detener al ex vicepresidente Jorge Glas, que se encontraba refugiado en ese lugar desde diciembre pasado y a quien Quito considera que no le correspondía el asilo diplomático otorgado el mismo viernes por México, por haber sido sentenciado y tener procesos abiertos en el país suramericano.

 

El primero en intervenir fue el viceministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Alejandro Dávalos, quien dijo que "México ha hecho énfasis en la importancia y respeto que otorga a la institución del asilo; no obstante, su actitud socava y desnaturaliza la figura del asilo diplomático, tergiversando el verdadero espíritu de las convenciones que regulan esta institución, al concederlo a un condenado y prófugo de la Justicia ecuatoriana, promoviendo la impunidad".

 

Repudio.

 

Enseguida comenzaron las intervenciones del resto de las delegaciones y, aunque algunas dieron la razón a Ecuador sobre el tema de las excepciones para el otorgamiento del asilo, ese país se quedó solo, pues los miembros de la organización repudiaron el asalto a la Embajada.

 

Los representantes de Antigua y Barbuda, Bolivia, Brasil, Argentina, Perú, República Dominicana, Costa Rica, Panamá, Canadá, Guatemala, Honduras, el Vaticano y España, entre otros, manifestaron su preocupación y condenaron la acción de la fuerza pública ecuatoriana en la sede diplomática de México.

 

Héctor Arce Zaconeta, representante de Bolivia, calificó de "irreflexivo y equivocado" el accionar del Gobierno de Ecuador, que ha ocasionado una "grave situación abiertamente contraria al derecho internacional".

 

Por su parte, Benoni Belli, de Brasil, resaltó que su país "condenó públicamente, en los más firmes términos, la acción de las fuerzas policiales ecuatorianas en la Embajada mexicana en Quito", e indicó que "este hecho es un precedente peligroso e inaceptable" en momentos en los que más se precisa de la "diplomacia, el entendimiento y la tranquilidad para hacer frente a desafíos comunes, en particular la defensa de la democracia, la protección de los derechos humanos, la seguridad pública y la prosperidad" de los pueblos.

 

Argentina.

 

Incluso el representante de Argentina, Guillermo Daniel Raimondi, dijo que "la inviolabilidad de los locales diplomáticos, establecida en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, es taxativa y no contempla excepciones"; y agregó que su país entiende que "ninguna diferencia puede justificar la violación de un principio fundamental de las relaciones pacíficas entre Estados, como es la protección de la misión diplomática por parte del Estado receptor".

 

Inadmisible.

 

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, también se sumó a los rechazos. "No hay duda alguna de que las acciones emprendidas por las autoridades ecuatorianas contra la sede diplomática de México afectan gravemente los principios fundamentales del ordenamiento jurídico internacional", dijo al respecto.

 

"No podemos admitir que quede como precedente lo ocurrido en Quito", enfatizó Almagro, quien recordó lo sucedido en Uruguay en 1976, cuando, durante la dictadura cívico-militar, la Policía asaltó la Embajada de Venezuela en Montevideo para secuestrar a la maestra Elena Quinteros, quien buscaba refugio en ese lugar.

 

Glas.

 

Por otra parte, el ex vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas regresó a prisión en la ciudad de Guayaquil luego de haber sido dado de alta del hospital y se encuentra con un aceptable estado de salud, dijo ayer la agencia penitenciaria SNAI.

 

Glas fue trasladado al hospital Naval de Guayaquil el lunes, debido a que se negó a ingerir la comida que le habían proporcionado en la cárcel, según la agencia penitenciaria.

 

"De acuerdo con las evaluaciones realizadas por el personal (del hospital), al momento, el ciudadano presenta parámetros de salud aceptables y dentro del rango de normalidad, por lo que puede recibir el alta médica correspondiente", afirmó el SNAI en un comunicado publicado en su cuenta en X. (RT/Reuters)

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?