Miércoles 29 de mayo 2024

"Dispararon coche por coche"

Redacción 05/04/2024 - 00.16.hs

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que atacaron el convoy de World Central Kitchen (WCK), matando a siete trabajadores humanitarios, conocían la ubicación y los movimientos del grupo, declaró el miércoles el fundador de la ONG, el chef español José Andrés, en una entrevista con Reuters.

 

De acuerdo con Andrés, que está convencido de que el ataque israelí no puede calificarse de "error", el convoy, con el logotipo de la organización humanitaria bien visible, tenía una clara comunicación con el Ejército israelí. "No fue simplemente una situación de mala suerte en la que ups lanzamos la bomba en el lugar equivocado", expresó.

 

Además, especificó que los israelíes estaban al tanto de la ubicación del convoy, que se encontraba en la zona controlada por las FDI. "Sabían que eran nuestros equipos los que circulaban por esa carretera, con tres vehículos", afirmó.

 

Ataque deliberado.

 

También confirmó que los informes que describen el momento de la agresión israelí y aseveró que las FDI dispararon "sistemáticamente, coche por coche". Tras el primer ataque hubo un intervalo durante el cual los trabajadores avisaron a las FDI, sacaron a los heridos del primer vehículo e intentaron trasladarse a otro, pero todos murieron cuando trataban de escapar en el tercer vehículo. Al mismo tiempo, Andrés señala que pudo haber más de tres ataques contra el convoy.

 

El chef también rechazó las afirmaciones de las autoridades israelíes y estadounidenses de que la ofensiva no fue deliberada e instó al Gobierno de EE.UU. y al país de origen de cada uno de los trabajadores asesinados a que investiguen el incidente.

 

Por su parte, un portavoz militar israelí al que Reuters pidió que comentara las palabras de Andrés, reiteró las declaraciones del jefe del Estado Mayor de las FDI, Herzi Halevi, quien aseguró que se trató de un "error" y que la agresión "no se llevó a cabo con la intención de perjudicar a los trabajadores humanitarios de WCK". "Fue un error que siguió a una identificación errónea, de noche, durante la guerra, en condiciones muy difíciles. No debería haber ocurrido", aseguró.

 

Francotiradores.

 

Por otra parte, una nueva investigación de The Guardian ha determinado que francotiradores israelíes asesinan a un enorme número de niños palestinos fuera de las zonas de combate y siguen haciéndolo ya que, pese a las normas declaradas de que el Ejército israelí "solo ataca a terroristas y objetivos militares", no tendrán que rendir cuentas por sus ataques contra los civiles.

 

Una de las médicas que trabajaba como voluntaria en los hospitales de Gaza, Fozia Alvi, contó que en la unidad de cuidados intensivos notó a dos menores con heridas en la cara y tubos respiratorios en las tráqueas. Según una enfermera, tenían disparos de francotirador en el cerebro. "No podían hablar, estaban parapléjicos. […] No eran los únicos. Vi incluso a niños pequeños con heridas directas de francotirador tanto en la cabeza como en el pecho. No eran combatientes, eran niños pequeños", dijo Alvi.

 

De acuerdo con algunos médicos voluntarios extranjeros, el tipo de heridas, así como los relatos de palestinos que trasladaron a niños al hospital, los menores eran objetivo directo de los israelíes. Por su parte, los relatos de los testigos presenciales y videos grabados muestran que los soldados israelíes dispararon contra civiles que se encontraban fuera de las zonas de combate.

 

La medica estadounidense Vanita Gupta también reveló que en enero tres niños heridos gravemente fueron trasladados al hospital donde trabajaba y sus familiares dijeron que los pequeños estaban en la calle cuando fueron atacados, aunque no hubo ningún otro tiroteo en la zona. Según sus palabras, esto ocurrió cuando las tropas israelíes se habían retirado a unos 4 kilómetros de la zona, por lo que los palestinos empezaron a volver a sus casas.(Sputnik)

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?