Sabado 28 de mayo 2022

El momento exacto

Redacción 19/03/2022 - 00.10.hs

Hace un tiempo Mariano Rossi sintió que era hora de poner en marcha su propio emprendimiento y así creó "Apus Watches", su marca de relojes hechos en madera. Desde Realicó vende hacia todo el país.

 

"Ando con el tiempo medio ajustadito, estoy yendo", decía el audio de WhatsApp para anunciar que estaba en camino y que tenía un retraso de algunos minutos. Y las bromas surgieron enseguida, porque justo alguien que se dedica a fabricar y vender relojes no llegaba "a la hora señalada". Pero es que Mariano tiene una agenda apretada por estos días porque justamente está buscando "ese salto necesario" para su proyecto y las puertas se están abriendo. "Apus Watches" genera atención allí donde se lo ve y su creador siente que es la hora de darle otro impulso. Un crecimiento que va al ritmo seguro de las agujas de un reloj.

 

"Este año quiero pegar el salto que me falta, tener mucha más presencia en todo el país. Si bien me llegan pedidos de toda la provincia y de un montón de otros lugares fuera de La Pampa, la intención es llegar a diferentes puntos de ventas, tener mucha presencia virtual, estar muy activo, porque el producto es demandado y la respuesta es muy positiva", resume Mariano Rossi, un joven de 30 años que desde Realicó ofrece relojes fabricados de manera artesanal con madera reciclada. Un emprendimiento casi sin antecedentes y que se destaca por su calidad, funcionamiento y atractivo estético.

 

"Nací en la relojería prácticamente. Mi papá Jorge hace 33 años que tiene 'Relojería Cucú' en Realicó así que conozco todos los secretos del rubro. Cuando terminé el colegio me fui a hacer un curso de cerrajería así que soy cerrajero también, pero me venía dando vueltas la idea de hacer algo propio y hace 4 o 5 años me propuse hacer los relojes, tener una marca propia si era posible. Arranqué con un prototipo que ni lo terminé porque no me gustó pero el segundo sí, me encantó cómo quedó y todavía lo tengo. Así fue que arranqué y la gente me empezó a pedir, a demandar y toda la idea fue creciendo y concretándose".

 

¿Y por qué la elección de la madera para hacer los relojes?

 

"A mí me encanta la carpintería, siempre me gustó la madera, entonces naturalmente se dio de esa forma. Trabajo con algarrobo que es una madera muy fiel, y con caldén también porque un carpintero me pasa su sobrante -es muy poquito lo que necesito- y yo le doy una nueva vida a esa madera. A veces uso lapacho, un poco de roble y guayubira también, busco que sean elegantes, con estilo. Me costó mucho llegar a lo que yo quiero para mis relojes pero creo que hoy encontré lo que buscaba".

 

Montañas.

 

Mariano muestra distintos modelos y las cajitas en las que los relojes están guardados, por supuesto que también de madera. El Día de la Madre, del Padre o del Amigo son fechas en que la demanda sube, tan alto como esas montañas que inspiraron el nombre de "Apus".

 

"Había viajado a Salta y ya tenía el segundo reloj y aún estaba sin nombre la marca. Fui al Museo de Arqueología de Alta Montaña (la muestra es impactante porque allí se exhiben a tres niños momias que fueron hallados en el '99 y que habían sido enterrados en el marco de una ceremonia de la cultura inca) y vi un cartel que decía Apus, un término que los incas lo utilizaban para nombrar a las montañas y nevados más altos. Los Apus eran sus dioses protectores que los cuidaban al igual que a su ganado y a sus cultivos. Me gustó todo eso y de ahí saqué el nombre", explica Mariano y exhibe el fondo de sus relojes y de su logo en el que se observan picos de montañas.

 

Calidad.

 

Los relojes de "Apus" están conformados por distintos engranajes que conjugan calidad y estética. Y así lo ratifica su creador que cuenta con el respaldo familiar para un emprendimiento que está en pleno crecimiento.

 

"Todos los accesorios que conforman el reloj son de primera calidad, y estoy en camino de que sean cada vez más ecológicos y sustentables. El fondo es de aluminio y el plástico que tienen es muy poco, pero tengo la intención de reducirlo más. Las cajas son todas de madera y cuando me llegaron mis viejos se pusieron a armarlas, unos genios realmente. Como a mí me gusta mucho la madera los empecé haciendo a mano, pero gracias a los ingresos que pude ir generando, me compré un router de corte así que me hace todo, porque es la parte más delicada en cuanto a la precisión y eso es clave. Es una maquinaria muy buena y tecnológica y como mi hermano es ingeniero mecánico, sabe programarla y hacer todo, así que me vino bárbaro. Por suerte todos me ayudan".

 

¿Y cómo planéas la expansión de tu marca?

 

"El reloj por suerte ha llegado a muchos lugares, incluso a países limítrofes. Por ejemplo me han preguntado de lugares como Perú, pero lo cierto es que era más caro el envío que el reloj en sí mismo, entonces tengo que ir afinando esas cosas. En el país he vendido en Salta, Corrientes, Entre Ríos y hasta en Tierra del Fuego. En esos casos el Correo Argentino funciona muy bien, es muy confiable, entonces eso sí lo voy a seguir manejando de esa manera, pero necesito más presencia, más exposición", detalla el responsable de Apus (su WhatsApp es 2302 306509).

 

Exclusivo.

 

Mariano entra a una panadería y confitería céntrica y hace las fotos para la entrevista. Cuando muestra sus relojes para la cámara el interés de quienes están cerca es inmediato y responde cada pregunta sobre el armado de esos productos que luego irán a lucirse en distintas muñecas. Un accesorio hecho totalmente de manera artesanal y con sello cien por ciento pampeano.

 

"Cuando me puse a hacer los relojes obviamente empecé a buscar emprendimientos similares, a ver quién hacía relojes de madera. Y casi no hay antecedentes, diría que los puedo contar con los dedos de una mano, así que es una satisfacción que los relojes sean de acá y puedan trascender. Le pongo muchas ganas y dedicación y creo que eso se nota más allá de que, por supuesto, hay que hacerlo bien e ir perfeccionándose", resalta quien en determinado momento eligió el momento exacto para definir su camino. Fue la hora señalada de convertirse en emprendedor. Y el tiempo parece estar de su lado.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?