Miércoles 10 de agosto 2022

Fabricante de trabajo

Redacción 27/11/2021 - 01.15.hs

Juan Azcárate tiene solo 35 años pero una larga trayectoria como emprendedor. Hoy es un empresario con una fábrica y tres locales -dos en Santa Rosa y uno en General Acha- de sillones y distintos tipos de muebles. En "Living & Confort" se encuentra calidad, precio y la mejor atención.

 

El local abrió solo hace unas semanas y los sillones se pegan unos con otros. Múltiples tamaños, colores y estilos. También hay almohadones, colchones, mesas, distintos muebles que tienen sello propio y salen de la misma fábrica, esa que tiene capacidad de armar unos 100 juegos de living por mes que se venden en los dos negocios santarroseños y la sucursal de General Acha. Eso es "Living & Confort", una empresa cien por ciento pampeana que de la mano de Juan supo hacerse líder en su rubro en la provincia.

 

"Siempre me gustó trabajar por mi cuenta, limpiaba piletas, hacía jardinería, trabajé en una ferretería, en otros lugares y después entré a una financiera que tenía una tarjeta de crédito y yo la salía a vender. Eso me gustaba mucho y cada curso sobre ventas que hacía la Cámara de Comercio yo me anotaba, es algo que me cautiva muchísimo. Cuando tengo tiempo libre en lugar de mirar redes sociales miro videos sobre ventas o marketing, eso es lo que a mí me mueve", confiesa Juan Azcárate(35) al describir claramente su perfil.

 

"Cuando andaba por la calle promocionando la tarjeta empecé a vender muebles en otros locales. Entraba y ofrecía. Con una máquina de coser de mi abuela había empezado a hacer almohadones y después unos puff. Luego fui armando mesas ratonas y cuando me quise acordar ya estaba metido con los sillones. Me acuerdo que los primeros dos puff los vendí en la zapatería 'Lo de Víctor' que todavía los tiene", recuerda Juan que luego del secundario empezó la carrera de Ingeniería en Recursos Naturales y Medio Ambiente en la UNLPam (Universidad Nacional de La Pampa) pero al poco tiempo su espíritu comercial le dejó en claro hacia dónde ir.

 

"En un principio reacondicionaba muebles usados y los vendía. Eso empezó a funcionar cada vez más y empezaron a llegar más pedidos, así que empecé a fabricarlos. Mi suegro me prestó un local chiquito en Allan Kardec y Pasaje Inda y ahí pude hacer un pequeño stock. Sacaba los sillones a la vereda y le metía laburo toda la semana completa, porque aprovechaba también los sábados a la tarde y los domingos. Y la gente venía cada vez más porque lo tomaba como un paseo, esa estrategia funcionó mucho y me dio la pauta de que la cosa andaba y que tenía futuro".

 

Siempre con su compañera de vida Marisol (tienen dos hijas) como apoyo, respaldo e impulso, Juan se animó a más. "Un día la llamé y le dije que había alquilado un local en la avenida Luro. Ella no lo podía creer porque yo estaba trabajando en la Financiera y era una locura porque yo no le había dicho a nadie, solo a mi mamá que me salió de garantía. Pero me instalé en esa esquina de Luro y Pestalozzi y por suerte la jugada salió más que bien", apunta sobre ese local que le permitió expandirse y pensar en grande (el nuevo negocio está sobre Avenida Circunvalación y González, cerca de la Rotonda de los Cañones).

 

Juan se propuso fabricar más seriamente los productos que ponía a la venta y luego de algunos contratiempos recibió el asesoramiento necesario. Y se puso manos a la obra, primero en la calle Wilde con unas pocas herramientas que le permitían tener una mínima producción de su autoría.

 

"Después de un tiempo yo pensé en tener un lugar en el Parque Industrial, para mí era un sueño. Durante el gobierno de Oscar Jorge fui y presenté todos los papeles, lo aprobaron pero pasaban los meses y no llegaba el sí definitivo, hasta que un día llegó, entonces con la llave en mano les dije a los chicos que trabajan conmigo que ya estaba. Ahí nomás agarraron pinceles, pinturas, maderas y nos fuimos a poner el galpón en condiciones. Son 600 metros cuadrados que ahora vamos a llevar a 800 porque se suma otro galpón. Ir al Parque nos permitió tener otra escala, otra magnitud de producción. Tener algo ya industrializado en lugar de un taller artesanal que era como trabajábamos hasta ahí".

 

Inquieto.

 

Si algo caracteriza a Juan es su energía que parece no apagarse nunca. Mientras detalla algunos de los secretos que llevaron a convertir a Living & Confort en un referente del rubro en La Pampa y localidades de provincias vecinas, también desgrana los distintos emprendimientos que puso en marcha, algunos con buen rédito y otros que lo pusieron al borde del desastre.

 

"El emprendedurismo, si vas haciendo distintas cosas, es así: le errás, te chocás contra la pared, hasta que una sale bien. Seguramente tiene su precio, pero en un momento me interesó meterme en la administración de un boliche, también abrí el bar Brücke en la isla de la laguna Don Tomás, vendí dos veces shows llenos de Damas Gratis y las dos veces el grupo no vino... He pasado de todo y te encontrás con diferentes situaciones que te van moldeando, pero lo mío es esto", ratifica una vez más y muestra una pizarra donde tiene armado todo el plan que desembocará en el evento que se hará el 9, 10 y 11 de diciembre en su local y que estará enfocado especialmente a quienes tienen mascota.

 

"Ya he hecho la Expo Muebles y otras movidas donde la idea es hacer ofertas, que la gente venga y encuentre otras posibilidades. Estoy detrás de la idea de la RSE, que es la Responsabilidad Social Empresaria, y que significa que nosotros como empresarios nos comprometemos a ofrecer una ayuda social, por eso se donará una parte de lo que se recaude con las ventas a los mascoteros. Va a haber distintas promociones y actividades", detalla Azcárate.

 

La empresa genera más de una decena de empleos directos y Juan tiene claro que su lugar es estar al frente de grupos de trabajo. "Cuando vino la pandemia y tuve que cerrar el bar en la Laguna le propuse a los empleados pasar a distintos lugares de Living & Confort para que nadie quede en la calle. Y así fue y hoy algunas de esas personas hacen un laburo espectacular en ventas o en administración o en otras áreas. Cuando empecé a trabajar siempre tuve jefes y aprendí mucho de ellos, pero no es fácil tener el perfil adecuado, yo creo que lo mejor es trabajar en equipo", asegura quien supo construir su propio DNI emprendedor y puede tomarse un tiempo para disfrutar del confort de un buen sillón.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?