Viernes 20 de mayo 2022

Tradición bicicletera

Redacción 29/01/2022 - 00.47.hs

Los hermanos Moreno están por cumplir 55 años al frente de la bicicletería "Toto", el negocio más antiguo del rubro que se mantiene gracias a su excelente atención y servicio. Una vigencia que siempre anda en dos ruedas.

 

La mañana recién está despertando con el sol veraniego y el desfile comienza temprano. Un motociclista, una mujer en una bici, un adolescente que apura el paso para inflar y continuar. En todos los casos en unos pocos segundos cargan el necesario aire en las ruedas y siguen viaje. "Toda la vida hemos dejado el aire para que inflen las ruedas, está todo el día disponible", aclaran los hermanos justamente hoy donde cada acción tiene una cotización, un valor monetario. Pero en "Toto" la tradición no se modifica, como desde hace (casi) 55 años. Y ahí está el compresor para que quien pasa, busque el aire, complete la carga y continúe pedaleando.

 

"Somos de Miguel Cané, mi familia vino a Santa Rosa en el '67 y mis viejos abrieron un kiosco, y al tiempo nosotros abrimos la bicicletería al lado, en la calle Entre Ríos al 100, acá a la vuelta de donde estamos hoy. Yo tenía 16 años y estaba como practicante de telégrafo en la estación de ferrocarril para poder entrar a trabajar a los 18, pero por una cuestión del país en ese momento no se pudo dar así que tuve que empezar en la bicicletería", cuenta Enrique, de 69 años y el menor de los hermanos Moreno que, junto a Oscar (73), cumplirán en marzo próximo 55 años en "Toto", el negocio de la calle Pichihuinca 84 que es testigo de una ciudad que cambió, creció y hoy lucha para que el vehículo de dos ruedas y sin motor se imponga definitivamente ante tanto auto veloz y contaminante.

 

"Antes era un trabajo manual, muy artesanal porque se arreglaba todo. Se soldaban los cuadros, se reparaban los pedales, la maza; pero hoy se cambia todo, como sucede con los autos. Un repuesto y listo. Cuando nosotros abrimos, los clientes eran los carteros, los diarieros y los guardiacárceles, que bajaban desde la Unidad 4 por la Entre Ríos, que era calle de tierra en ese entonces", recuerda Toto.

 

"Desde hace unos años la bici se puso de moda, y para toda las edades. Están los que la usan para hacer deporte, para pasear, para esparcimiento y para trabajar por supuesto. Lo cierto es que te da mucha libertad de movimiento y es mucho más económica. Hoy ir al centro de la ciudad es muy complicado, no hay lugar para estacionar y además hay que pagar, entonces la bicicleta es un vehículo con muchas ventajas, también para la salud. La pandemia fue algo que motivó mucho el uso de la bicicleta", pondera Enrique.

 

La bicicletería funciona como local de ventas de bicis, de repuestos y también como taller. Además, desde hace años anexaron el servicio de cerrajería. "Durante mucho tiempo también tuvimos la venta de oxígeno. Por ejemplo si eras chapista venías y te llevabas el oxígeno, o para un enfermo, de hecho participábamos de las licitaciones del Hospital o de las clínicas y sanatorios. Lo hicimos durante 27 años hasta que por una cuestión de costos y demás lo dejamos", resaltó Enrique sobre la trayectoria de un local pionero que atravesó distintas etapas, tanto de la ciudad como de la provincia y el país.

 

"El momento más difícil fue con el gobierno de (Carlos) Menem, cuando el dólar estaba 1 a 1 con el peso y no podías fijar precio. Ahí realmente tambaleamos, y en la pandemia tuvimos que cerrar y fue complicado, pero eso no se le puede echar la culpa a nadie, es algo que alcanzó a todos y hubo que aguantar", se resignan los hermanos que destacan la fidelidad que tienen con el Banco de La Pampa a la hora de trabajar con las cuentas. "Somos titulares de una de las primeras cuentas del Banco. Desde hace 50 años siempre trabajamos con ellos y nunca tuvimos ningún problema".

 

"Por acá pasa mucha gente y algunos son clientes desde hace mucho tiempo, pero se va renovando y vos te das cuenta cuándo la cosa está complicada en lo económico y cuándo van un poco mejor", analiza Toto en el local frente a las vías del ferrocarril que de lunes a viernes abre de 8.30 a 12.30 y de 16.30 a 20.30 mientras que los sábados está abierto por la mañana hasta las 13.

 

Reliquia.

 

Oscar cuenta que el nombre del negocio surgió "cuando mi viejo fue a la Municipalidad a registrarlo y estaba con un pariente que ahí nomás se le ocurrió Toto, y quedó. Así nos reconocen y la verdad que llevamos toda una vida acá adentro". Y una parte de esa vida está a la vista, y en uso, porque el mayor de los hermanos muestra una bici muy particular, que es la que utiliza diariamente para movilizarse desde su casa de Villa Alonso hasta el local que está a unos metros de la avenida Spinetto.

 

"Es una de las bicis que regalaba Evita Perón, en realidad un día la trajo una señora para arreglarle unas cositas. Vino por la mañana y me dijo que venía a la tarde a buscarla pero no apareció nunca más. Quedó ahí y yo le tomé un cariño especial, así que cuando vi que no la iban a venir a buscar más la empecé a usar yo, y aún la mantengo como mi medio de movilidad diario. La he pintado y mantenido y me da un resultado bárbaro, realmente es algo de calidad y duradero. Lo que sí, nunca supimos qué pasó con la dueña original", sonríe Toto.

 

En el local hay distintos modelos y marcas. Para diferentes edades y exigencias. Y todo tipo de repuestos. "El mercado ha crecido muchísimo, hoy existe una diversidad muy grande y la gente siempre tiene a la bici para distintas etapas, como regalo para los hijos, ya sean chiquitos o más grandes, o porque la descubre o por recomendación médica o de un amigo o la pareja. No hay edad y es un costo que dentro de todo se puede asumir", resalta Enrique.

 

Los hermanos se prestan para las fotos mientras intercambian recuerdos, anécdotas, nombres e historias. Se instalaron en la zona cuando "había solo 4 o 5 casas y después eran todos baldíos" y desde entonces son testigos privilegiados de más de medio siglo de la ciudad. Ellos siguen detrás del mostrador entre manubrios, llantas e infladores. Como el que está en la vereda y sigue dando aire a quien pasa. Es una bicicletería, es lo de "Toto".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?