Miércoles 07 de diciembre 2022

Anticipan una cosecha 18 % superior

Redacción 26/03/2022 - 00.29.hs

Los precios del girasol y sus derivados oleaginosos a nivel mundial parecen no tener techo, fruto de la guerra. Mientras tanto para la presente cosecha, se mantiene la estimación de una producción de 3,3 mill/ton en el país y para La Pampa, 402 mil toneladas (12% de Argentina), contra las 340.529 de la campaña pasada.

 

JUAN JOSE REYES

 

El incremento en la producción girasolera sería superior a un 18%, con rindes que irán de 22 a 25 qq/ha con posibilidades de trepar hasta los 2.650 kg/ha al igual que un aumento del área sembrada que superará las 160 mil hectáreas. La cosecha está algo retrasada y a mediados de mes comenzó a levantarse por condiciones climáticas de alta humedad y lluvias en el cuadrángulo noreste y zona centro, pero se infiere un buen crecimiento de la producción impulsada por los precios actuales lo que redituará varios millones de dólares de ingreso a la región.

 

Los precios internacionales asustan: el precio FOB en el mercado de Chicago superó en marzo los 925 dólares la tonelada el grano y los aceites en los 2.275 dólares. En los mercados argentinos el FAS disponible redondeó los 100.382 y 231.607 pesos la tonelada del grano y el aceite respectivamente.

 

El Ministerio de Agricultura estima una producción de la oleaginosa que crecerá 18% en el ciclo 2021/22 en la provincia y 9% a nivel nacional. Impulsado por el buen clima y las cuestiones geopolíticas, pueden ampliar sus mercados en el mediano plazo. La tensión bélica entre Rusia y Ucrania, mueve el tablero mundial del mercado de girasol, un cultivo que en el país tomó impulso en esta campaña con una suba del área sembrada en La Pampa del 7% respecto del último ciclo.

 

Sucede que los países en conflicto son los grandes proveedores de aceite en la región del Mar Negro lo cual es un factor alcista para los precios, pero también la incertidumbre sobre el abastecimiento mundial y los aceites en el mercado de Rotterdam. Ucrania produce un tercio del girasol del planeta y en la pasada campaña sus agricultores cubrieron 6,8 mill/ha logrando un récord absoluto para el país que junto a Rusia abastecen el 50% del planeta.

 

Producción en alza.

 

En el país, y más en La Pampa, el crecimiento del área sembrada estuvo motivado por los altos precios tanto del grano como del aceite, su subproducto más valorado. Pero además, una importante recuperación en los rindes respecto de la última campaña aunque con un límite impuesto por suelos excesivamente húmedos en el cuadrángulo noreste. Según el Ministerio de Agricultura de la Nación, en General Pico, se han registrado precipitaciones durante la semana anterior, y si bien estas no han sido generalizadas, la humedad relativa se mantiene elevada, impidiendo que los granos alcancen el nivel de humedad adecuado para la cosecha.

 

Los trabajos de cosecha avanzan en forma lenta y aún no se han generalizado en la región. Se estima que el avance de cosecha en la región está próximo al 25% de la superficie sembrada estimada. Allí fueron los más afectados por las inclemencias climáticas (mucho calor) durante enero, pero con la elevadas lluvias de febrero y lo que va de marzo han mejorado ya que la temperatura ha sido menor a los 30º.

 

En idéntica fecha de campaña anterior este valor de avance girasolero fue superior, ya que llegaba al 40%. Con respecto a los rendimientos, el rango e mayor frecuencia se ubicaría entre 22 qq/ha y 26 qq/ha con valores máximos que superan los 30 qq/ha y valores mínimos de 15 a 17 qq/ha. En la zona de la delegación Santa Rosa, continua la cosecha de los sembrados temprano (mediados de octubre) con un avance del 25% y rendimientos entre 18 qq/ha a 28 qq/ha, están saliendo livianos lo que trae aparejado elevada materia extraña, aun sin datos de porcentaje de la materia grasa.

 

Recolección.

 

La Pampa tiene dos regiones girasoleras por el tipo de suelo. Una es la planicie medanosa, fundamentalmente al este de la provincia y oeste bonaerense y parte de los departamentos Rancul y Conhello y en el otro extremo la planicie con tosca. Si bien la última lluvias del norte provincial han entorpecido la tarea, la mayor área se sembró en los departamentos Maracó, Quemú, Rancul y Chapaleufú de la zona norte y los de Catriló, Atreucó y Capital en la zona centro-sur y en ambas regiones se obtendrán las mejores productividades de las últimas tres campañas.

 

El avance hasta el momento tuvo rindes promedios entre los 22 a 26 quintales por hectárea, aunque inferiores a los de Córdoba (27 qq/ha), Santa Fe (29 qq/ha) y centro-norte de Buenos Aires (30 qq/ha), pero estimándose que podrían crecer hasta los 27 qq/ha.

 

La producción final se ubicara según las proyecciones por arriba de las 400 mil toneladas, un 18% más que la campaña anterior que llegó a las 340.529 toneladas en 151.580 hectáreas trilladas. De obtenerse aquellos resultados, la cosecha pampeana alcanzaría hasta el 12% del total nacional que superará los 3,5 millones de toneladas. Se estima con respecto a la calidad comercial, que el promedio de materia grasa será del 47% y las materias extrañas con promedios del 2%, un valor más bajo y que no producirá descuentos en el valor de la mercadería a exportarse.

 

Pero la buena nueva es los importantes rindes, cuestión que coincide con una elevada cotización del grano disponible y ni que hablar de los buenos niveles de materia grasa. El girasol en la presente campaña demostrará que nuevamente es el preferido de muchos productores en ambientes sub húmedos y continúa siendo un jugador estratégico de la producción argentina.

 

Sitial de privilegio.

 

Después de la provincia de Buenos Aires (50,14%) y del Chaco (17,25%), La Pampa es la tercera gran productora de girasol del país con el 10% la cosecha anterior, estimándose para la actual un 12% del total. Ello indica que está bastante por encima de provincias como Santa Fe (8,44%) y Córdoba (5,14%), sobre un total de 1,7 millones de hectáreas ha cosecharse en todo el territorio nacional.

 

Para los especialistas el girasol aún no logró su techo en La Pampa a pesar de los nuevos cambios en la agricultura regional (baja de la siembra de soja y en menor medida el maní en la zona norte), ya que si bien en la campaña 98/99 se logró el récord histórico con 1,18 millones de toneladas en 609 mil hectáreas, en las últimas 6 campañas la producción había oscilado entre las 400 y 600 mil toneladas de producción con rendimientos inferiores a las 1.600 toneladas por hectáreas.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?