Jueves 30 de mayo 2024

La producción láctea vuelve a crecer

Redacción 25/02/2023 - 10.00.hs

Una vez más la lechería y los tamberos pampeanos vuelven a estar en el centro de la escena, porque más allá de ser una cuenca marginal, volvieron a crecer a pesar de la sequía y los bajos precios pagados en la región.

 

JUAN JOSE REYES

 

Según la Dirección Nacional de Lechería (DNL), la suba en el volumen de leche producida en La Pampa alcanzó el 3,78%, es decir 5 millones de litros más que en 2021. El total producido en 103 tambos trepó a 127.347.000 litros de los 11.577 millones de litros en Argentina.

 

Estamos en el 6 lugar después de las provincias de Córdoba (36,3%), Santa Fe (32,9%), Buenos Aires (24,2%), Entre Ríos (4,3% y Santiago del Estero con 1,2%. Si bien hubo fuertes oscilaciones en el precio pagado por las usinas lácteas (industrias) el abono en diciembre llegó a los $65,37 por litro. En promedio tanto en la Cuenca Norte, Centro y Sur se operaron mejores precios con un 3,69% de grasa; 3,44% de proteína y una producción diaria del orden de 2.681,01 litros por tambo.

 

Según la DNL, el nivel promedio de sólidos útiles de la leche de La Pampa el año pasado fue de 7,35%, lo cual la ubica en un lugar de privilegio en el país. Este índice de sólidos útiles está conformado por grasa butirosa 3,89% + proteína 3,52%, lo que resulta en un promedio de 7,41%. En cuanto a la higiene de la leche pampeana está por encima de la media del país, con un recuento de Células Somáticas (RCS) de 227,35 mil y el Recuento de Unidades Formadoras de Colonias (UFC) de 39,15 mil /cm3. El año 2022 cerró finalmente en La Pampa con un poco más de volumen de leche a la producida en 2021.

 

Después de arrancar el año con incrementos interanuales significativos, la sequía generó una faltante de pastoreos, limitada disponibilidad de reserva de forrajes que, combinado con los aumentos de costos de alimentación exacerbados con el Dólar Soja I y II y el atraso en el precio de la leche al productor, pegaron fuerte en el último trimestre del 2022 dejando la producción del año en 11.557 millones de litros de leche, apenas 5 millones de litros por arriba del 2021 (+0,04%). Las lluvias le dieron vida a los maíces tardíos (prácticamente no hay maíz de primera fecha) con un silaje nuevo más tarde a lo habitual.

 

A pesar de la seca.

 

El aumento de la productividad láctea en aquellos tambos donde la respuesta nutricional fue inmediata en el primer trimestre del año con 2.396,2 litros por tambo por día. En otras palabras, si el animal come en el día, mañana ya está produciendo; por el contrario si no come o come mal, no hay leche, que es lo que se proyecta para este 2023.

 

Aquí la producción de leche fluida se distribuye en 3 cuencas lácteas. Primero está la más productiva, pero con pocos tambos, como lo es la Cuenca Norte en los departamentos Chapaleufú, Maracó, Quemú Quemú, Rancul y Realicó. Le sigue la Cuenca Centro (Capital, Catriló, Loventué y Toay) y la Cuenca Sur (Atreucó, Guatraché, Hucal y Utracán).

 

La Cuenca Sur es la más importante en lo cualitativo con 71 tambos (70% del total) y 15.679 vacas (el 59% del stock). Allí se destacan los departamentos de Guatraché (con 33 tambos y 8.113 vacas) y Atreucó (con 31 tambos y 5.446 vacas). Catriló es el más importante de la región con 7 tambos y 3.616 vacas (con un promedio de 602,6 vacas/tambo), localizándose allí un tambo calesita, cuyo tamaño influye en el promedio general de la zona. La Cuenca Norte cuenta con 19 tambos y 5.112 vacas, con un promedio por tambo de 269,1 vacas/tambo.

 

El departamento Chapaleufú tiene 10 tambos y 2.527 vacas (con 252,7 vacas/tambo), y en el que también se localiza un tambo calesita. Esta cuenca es la que más ha disminuido en número de tambos, debido a la ingente competencia por el uso del suelo, problemas de mano de obra, y recambio generacional.

 

El promedio por tambo es de 235 vacas y la cantidad de ellos se ha visto reducido en un 80% en los últimos 7 años. La sequía, el corrimiento de la frontera agropecuaria, los bajos precios pagados por las industrias monopólicas en La Pampa hicieron los suyo.

 

En concreto, hubo 103 tambos, que generaron por mano de obra directa, 500 puestos de trabajo (tamberos medieros, franqueros, encargados guachera, racionadores y tractoristas). Las instalaciones en las tres cuencas son máquinas de 12, 7 y 5 bajadas y Equipos de frío de 10.000; 2.000 y 1.700 litros y un Valor Bruto de la Producción (VBP) estimada en los 56,3 millones de dólares anuales.

 

Octubre fue el mejor mes para los tambos pampeanos ya que se obtuvo 2.886,07 lts/tambo/día con una RCS de 245,9 y 3,57% de proteína. En cambio el porcentaje de grasa más alto se dio en el mes de julio con 4,05%.

 

Industrialización.

 

Según el Ministerio de la Producción de La Pampa, el 72% de la leche producida se procesa dentro de la provincia. Los destinos fuera de la provincia son Mastellone Hnos. S.A., Molffino Hnos. S.A., Nestlé, Lácteos García, La Unión de Schachenmayr SA, entre otras plantas. Actualmente se procesan 2.396,2 lts/día, es decir 131 millones de l/año.

 

La industria se abastece de leche de origen pampeano, provincia de Buenos Aires y Córdoba. La industrias

 

lácteas que absorben la producción son en la Cuenca Norte (Cooperativa de Tamberos Unidos Limitada, Colonia Vasca, Lácteos Lattaia y CERET); en la Cuenca Centro (La María Pilar Estancias, Lácteos Santa Lucía) y en la Cuenca Sur (Lácteos Kelolac, Lácteos La Carreta, Lácteos Don Felipe, Lácteos Tierra Fría, CINLAP, Quesería de la La Pampa, Lácteos Monte Ralo, Lácteos El Caldén, Quesería Pampeana, Colonia La Nueva Esperanza, Lácteos El Olivo, Lácteos NC, Lácteos La Famiglia).

 

Del total de plantas, sólo 2 de ellas no procesan leche sino que elaboran mozzarella a base de masa de mozzarella y se produce un total de 15.000 toneladas de quesos al año, de los cuales el 50% corresponde a quesos blandos (port salud, cremoso y cuartirolo), el 25% a quesos semiduros (tybo, fymbo, dambo, saborizados, cheedar, mozzarella, pategrás y criollo) y el otro 25% a quesos duros (sardo, sbrinz, reggianito, romanito, provolone).

 

Por otro lado, casi 3 millones de litros/año son destinados a leche ensachetada y 400.000 litros/año a la elaboración de dulce de leche. La lucha de los tamberos pampeanos siempre fue dura, porque al ser una cuenca marginal en un mercado casi sin regulaciones de la industria -con empresas o usinas lácteas muy fuertes operando- complica la situación y esto bien los saben y lo sufren los productores locales, de manera especial los pequeños y medianos.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?