Lunes 24 de junio 2024

La venta de maquinaria, de capa caída

Redacción 08/06/2024 - 00.35.hs

Promediando la exposición Agroactiva, que se realiza esta semana en Armstrong, Santa Fe, ha sido un verdadero éxito en muchos aspectos. Ya se puede decir, porque la muestra fierrera por excelencia que tiene el agro argentino ha logrado reunir a las dos puntas como para que la ebullición ocurra. La industria de la maquinaria agrícola dijo presente casi sin ausencias, y a la vez una multitud de productores, contratistas y técnicos acudió a ver los equipos y tecnologías que se presentaban.

 

Estaba todo listo y esa es la función de las exposiciones de este tipo. ¿Pero alguien revisó si estaba prendido el fuego necesario como para terminar de cocinar la cosa?

 

Esa es la pregunta que se hicieron Marcos Cohen Arazi, Ana Laura López Carballo y Valentino Costamagna, especialistas de la Fundación Mediterránea. En un informe, revisaron la situación del sector de la maquinaria agrícola y agropartes, que viene sufriendo grandes pérdidas en las ventas en los últimos meses y que todavía no mostraba más que apenas algunos síntomas pequeños de reactivación, pero que solo frenan la velocidad de la caída.

 

Durante el primer trimestre del año se vendieron 2.771 unidades, lo que implica una merma de 22% interanual. En el piso de la recesión que ha afectado al sector había llegado a caer 27%. Por segmentos, las cosechadoras e implementos recortaron fuertemente su nivel de caída. Es que las ventas de cosechadoras cayeron hasta 45% en el tercer trimestre del 2023 y en el primer trimestre se ubican 16% por debajo de las ventas del año previo. En el caso de los implementos, las ventas se ubican 12% por debajo de las del año previo, y habían tocado un piso de 34% de caída.

 

Pero las ventas de tractores y sembradoras siguieron de capa caída este primer trimestre de 2024, con caídas de 31% y 25% respectivamente. En el caso de los equipos de siembra, habían llegado a una merma de 50% a comienzos de 2023.

 

Crisis económica.

 

Todo este desplome, producto de la sequía y de la crisis económica, no daba para celebrar por anticipado, bajo ningún aspecto. De todos modos, los economistas de la Mediterránea detectaron en las ventas “indicios de recuperación leves (hasta marzo), mientras que las cifras de patentamientos de máquinas resultan algo más auspiciosas (datos de abril)”.

 

“A nivel productivo, ya comienza a notarse un cierto repunte especialmente en los últimos tres meses (febrero-abril). Luego de tocar un piso de 55% de caída en la producción de máquinas en el mes de enero, en el mes de abril la caída interanual se ubica en 37% y se puede esperar que el repunte en la actividad continúe, de la mano de la recomposición de ventas”, es otro dato que tomaron en cuenta los analistas.

 

Según el documento, “esta evolución contrasta con el promedio de la industria” en general y alimenta “cierto optimismo” para el negocio de la maquinaria agrícola, que finalmente cae en productividad (un 21% en marzo) pero lo hace menos que otros sectores industriales. “La industria en general aún no manifiesta signos certeros de haber iniciado una recuperación, y en abril cae 17% interanual, sino más bien un panorama de estancamiento productivo”.

 

Agroactiva.

 

Desde este escenario, no parecía haber demasiado margen para el optimismo. “Los ojos están puestos en el desarrollo de la feria Agroactiva, uno de los ejes gravitacionales de esta industria clave del interior del interior. Una variada oferta de crédito está siendo ofrecida, para potenciar oportunidades de la mano de la recuperación del sector agrícola”, se ilusionaron los expertos del IERAL en su documento.

 

En efecto, por lo que pudo ver Bichos de Campo en las dos primeras jornadas de Agroactiva, la presencia de los bancos, en especial el estatal Banco Nación, con una agresiva oferta de créditos para poder comprar maquinaria. Las tasas eran realmente muy tentadoras y habían bajado varios cuerpos respecto de lo sucedido en marzo, en la Expoagro. La gran duda era si los productores, con una cosecha que se ha normalizado respecto de los niveles paupérrimos que dejó la sequía en 2023/24, tomarían el riesgo. Sobre todo porque muchos de ellos ya están bastante endeudados.

 

“Hay muchas consultas”, anticiparon en muchos fábricas de maquinaria agrícola, ilusionándose con una rápida reactivación y dando forma a la idea de que al menos hay un fósforo de esperanza encendido. (Bichos de Campo)

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?