Jueves 02 de febrero 2023

Se llevó a cabo una charla abierta sobre agroquímicos

Redacción 22/04/2018 - 19.46.hs

Leonardo Pastorino, Profesor titular de Derecho Agrario en las universidades nacionales de La Plata y La Pampa, estuvo a cargo de la charla abierta "Agroquímicos: tensiones, conflictos y respuestas en el camino del desarrollo sostenible" que se realizó el pasado viernes en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam y contó con el auspicio de la Unión Mundial de Agraristas Universitarios.

 

"Tanto la ley de La Pampa como la de la provincia de Buenos Aires son del año 89, 90 y esa falta de querer actualizarlas tiene que ver con no aceptar mayores responsabilidades, mayores exigencias, entonces ahí hay una gran conflictividad que se transmite y que quedando las leyes desactualizadas la gente tiene miedo, a veces, por problemas reales, y otras veces por presunciones, entonces en ocasiones se sobredimensiona el riesgo", explicó Pastorino a LA ARENA la temática de su exposición.

 

"Lo cierto es que hay muchas cosas que todavía no están contempladas en la legislación, por dar un ejemplo: muchas leyes no tienen en cuenta que no se puede fumigar por arriba de cuerpos de agua", aclaró.

 

Los casos judiciales que en los últimos años lograron algún tipo de sentencia y que tienen que ver con condenas a productores o responsables de fumigaciones significan, según Pastorino, un logro a medias.

 

"Hay muchos casos en los últimos años que muestran un avance en la jurisprudencia, porque antes no existían y porque citan cuestiones que la ley invoca, pero en otros casos la jurisprudencia no me deja la idea de que son verdaderamente avances. Me dan más la sensación de que complejizan porque cuando la ley no es clara el juez no es el idóneo para buscar la solución legislativa ni para entender el fenómeno técnico, entonces resuelve a nivel de principios y a veces eso resulta en la incorporación de nuevos problemas", especificó el profesional.

 

En ese sentido, trató de graficar el concepto con los ejemplos de las distintas ordenanzas municipales que se han aprobado de un tiempo a esta parte. "Las ordenanzas municipales reaccionan a la falta de actualización de la ley pero a veces se pasan un poco de la raya, lo hacen legítimamente, como no tenemos una Ley de Presupuestos Mínimos pero si algún día la llegamos a tener las ordenanzas deberían acatar, peor en cambio ya están avanzando en algo que todavía no sabemos qué va a decir la ley nacional. Entonces, cuando vos querés entender el problema te encontrás con que ya tenés problemas jurídicos de difícil solución".

 

Respecto a la disputa que existe entre diversos sectores sociales que ven a los agroquímicos como un peligro para el ambiente y la salud, y otros que los consideran inocuos, Pastorino dijo que eso se debe a una cuestión de "valoraciones".

 

"Unos lo llaman agroquímicos, que es una palabra neutra, y otros le dicen agrotóxicos, en casi todas estas cosas tiene que ver la intensidad de la composición del producto. Lo que yo quiero es desmitificar un poco que se juzgue al agroquímico como palabra porque es una palabra que involucra millones de sustancias y fórmulas, entonces decir agroquímico y sobre eso hacer todo un juicio de valor es muy difícil, hay que empezar a ver cada uno, no sólo qué sustancia es sino cómo se está vendiendo, cómo se lo está usando, hay muchísimas cosas y la gente por lo general simplifica con el nombre", manifestó.

 

Así, prosiguió diciendo que "agroquímicos son todos los productos, no sólo de síntesis sino naturales que se usan en el proceso productivo agrario entonces es una definición muy amplia. No todo eso es malo, lo importante son las cantidades y el decirles agrotóxicos o biosidas ya toma una posición, sí, son agrotóxicos -afirmó- como lo son muchas sustancias que ingerimos nosotros en la alimentación, la sal o el alcohol por ejemplo, el tema es la moderación o el saberlos usar en una proporción", concluyó el letrado.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?