Jueves 11 de agosto 2022

Aguerrido: la madre estaba con tratamiento psicológico

José Mario Aguerrido, abogado que representa en la querella al padre de Lucio, Christian Dupuy, relevó que Magdalena Espósito Valenti recibía tratamiento psicológico debido a que "tenía severos problemas para asumir su maternidad", según consta en su historia clínica. A su vez, comentó que hay un testigo que señaló que en la vivienda "se hacían fiestas" y que era habitual el consumo de drogas y alcohol "con el nene presente".

 

El letrado analizó el homicidio del menor de 5 años, causa por la cual está detenida su madre Magdalena Espósito Valenti y su pareja Abigail Páez, y señaló que nunca en su trayectoria había visto algo similar. Con respecto a las críticas que recibieron los funcionarios provinciales, negó que "sea una política de Estado desatender la minoridad" y apuntó contra los "estúpidos en la función pública. Siempre he pensado lo mismo, yo no puedo responsabilizar a un ministro respecto de lo que hace el que está 50 escalones más abajo".

 

"Ante la duda hay que actuar, este nene evidentemente venía siendo maltratado por lo menos desde fin del año 2020 sin que nadie percutara ninguna alarma. Estaba a la vista, entre diciembre y marzo entró dos o tres veces traumatizado, en marzo entra por un traumatismo mal curado, por no colocarse una férula y se le había deformado un dedo", afirmó durante su paso por La Parte y el Todo (CPEtv).

 

En esa línea, cuestionó que, pese a la existencia de un sistema integrado donde la historia clínica está digitalizada, nadie haya denunciado su situación.

 

Testigos.

 

Aguerrido cree que en el barrio donde vivía Lucio "hay gente que sabe más cosas. De hecho hay un testigo que apareció que dice que en ese lugar se hacían fiestas, no de las mejores, y que la madre y su compañera era habitual que consumieran alcohol y drogas con el nene presente".

 

"Yo creo que hay mucha gente que sabe, y me atrevo a decir que hay más gente que ha denunciado. Lo que pasa es que el caso toma semejante dimensión que yo entiendo que por ahí la gente se retraiga", agregó.

 

También criticó la cadena de responsabilidades y señaló que "la madre pide y la policía responde ciegamente porque es la madre. Los Dupuy te dicen que el argumento era 'es la madre' y no valía si lo había abandonado dos años".

 

En esa línea, señaló que "si realmente se biologizó una resolución judicial, es gravísimo". A su vez, reveló que la tutela se dirimió entre los tíos y la madre, pero que "al padre no se lo notificó. La decisión de dárselo a la madre y sacárselo a los tutores se tomó sin que el padre fuera citado".

 

Asistencia psicológica.

 

El abogado querellante reveló que la madre de Lucio "se venía abordando en salud pública psicológicamente y tenía severos problemas para asumir su maternidad. Eso está en la historia clínica en La Pampa, en el sistema integrado de salud".

 

En ese sentido, remarcó que esto está vinculado a las "omisiones" que hubo por no cruzar la información. "Teníamos a Lucio por un lado ingresado, y por el otro a su madre que psicológicamente se la venía abordando cada 15 días respecto a que tenía problemas con asumir su maternidad y que tenía problemas de pareja", sostuvo.

 

Para Aguerrido, es necesario "hacer retrospectiva y no repetir errores. ¿Es tan difícil cruzar información? Va una madre y dice tengo problemas para asumir mi maternidad, se le pregunta cómo se llama su hijo, se va a su historia clínica y me encuentro con un chico traumatizado de manera permanente. Están las cosas a la vista en el sistema de salud pública".

 

El abogado advirtió sobre "la cantidad de potenciales Lucio que tenemos. No es casualidad que de pronto hayan rebrotado un 73 por ciento las denuncias de maltrato infantil. Y hay un Estado inerte, no lo considero política de Estado, sí considero que hay funcionarios que hay que eyectarlos para evitar que sigamos teniendo estas consecuencias. Lucio, esto trascendió públicamente, estaba abusado sexualmente y ningún médico se dio cuenta. Estaba hace tiempo atrás, no del viernes 26, y nadie se dio cuenta".

 

"Nunca vieron nada".

 

Consultado sobre la familia paterna, Aguerrido explicó que ellos "nunca vieron nada que les objetivara situaciones de violencia" y comentó que "había una especie de obstaculización permanente del vínculo" por parte de la madre. "Hay un montón de intercambios telefónicos donde el padre de manera continua le pide ver al nene", indicó y reveló que hay un hecho puntual donde el padre viaja a Santa Rosa a verlo unos días antes de que se registre el ingreso de Lucio a un establecimiento sanitario. "Va, le abre la puerta la madre y le dice que no lo va a ver a Lucio y le cierra la puerta en la cara", detalló y llegó a la conclusión de que esto habría ocurrido porque el niño ya estaba lesionado.

 

"Respecto a esa situación, el padre de Lucio va y hace la denuncia ante la Policía por impedimento de contacto, que yo reconozco hay una denuncia hecha que generalmente el Ministerio Público Fiscal no la lleva adelante porque entienden que esas situaciones la tienen que resolver vía mediación o vía Juzgado de Familia. Obviamente, de haber abordado aquella denuncia estaríamos hablando de otro resultado", añadió.

 

Finalmente, el abogado reveló que en breve se van a presentar informes del Jardín al que asistía Lucio y anticipó que "puede ser relevante". También se solicitó información sobre "la frecuencia y cómo asistía Lucio, si había muchas ausencias y cómo se justificaban". Todo esto se incorporará al expediente en los próximos días.

 

Amenazas y presiones.

 

Para el abogado querellante, el punto central está en el acuerdo de tutela, donde a los tíos de Lucio Dupuy "les aconsejan legalmente ceder la tutela porque la que la reclama es la madre". Sin embargo, hubo presiones y se sintieron "hostigados de tal manera a punto tal que Maximiliano, su tío, temió perder su libertad personal porque esta mujer lo amenazaba con denunciarlo por maltratar y abusar a Lucio. Nunca lo denunció, pero lo amenazaba".

 

"Llegan a ese acuerdo un poco empujados entre la presión de la madre, de la Policía, y el consejo de su letrado patrocinante. Pero si hay algo que cuesta modificar en estado de judicialización de una cuestión de familia son los hechos consolidados como llegan al estrado", remarcó y graficó: "Si una persona tiene una disputa y tiene a sus hijos, es muy difícil que la Justicia avance sobre esa situación".

 

Aguerrido cuestionó que se revirtió un acuerdo sin analizarse la situación. "A pesar de que había una negativa de ellos (la familia) a entregar a Lucio, ellos se consideraron doblegados por ese consejo y por toda la situación. Eso sumado al tema de que la asesora de menores y/o la jueza no deciden citar al padre ni tomar otro tipo de medidas para verificar cómo de pronto esa madre había retomado o recuperado sus dotes maternales luego de dos años de abandono".

 

Fiscales irán a General Pico.

 

Integrantes del equipo de fiscales que investiga el homicidio de Lucio Dupuy (5) viajarán esta semana a General Pico para recibirles declaraciones testimoniales a familiares y amigos del niño que falleció el viernes 26 de noviembre.

 

Uno de los integrantes del equipo especial conformado para investigar el homicidio, el fiscal Walter Martos, señaló que ya tuvieron "una entrevista informal con el padre y los abuelos paternos" del pequeño; por lo que el próximo paso será oír formalmente los testimonios de ellos y otros familiares que se domicilian en la ciudad del norte provincial.

 

A su vez, junto con esas diligencias, en los próximos días también serán entrevistados vecinos y vecinas de la madre de Lucio y profesionales de distintas áreas que tuvieron alguna intervención relacionada con el interés de la causa.

 

"Todos los informes".

 

Por otra parte, Martos confirmó que el Poder Ejecutivo Provincial envió "prácticamente todos los informes" que les fueron requeridos; como así que les llegó la ampliación del informe de la autopsia del cadáver de la víctima.

 

Hasta el momento, en la causa están imputadas la mamá del niño, Magdalena Espósito Valenti, por el delito de homicidio calificado por el vínculo; y su pareja, Abigail Páez, por el delito de homicidio simple. Ambas permanecen detenidas en el Complejo Penitenciario N°1 de San Luis. Martos reiteró que, "de acuerdo a las pruebas que se incorporen al expediente, esa carátula provisoria podría agravarse".

 

Por su parte, el abogado José Mario Aguerrido, que representa a la familia del padre de Lucio, Christian Dupuy, como querellante, indicó que "la calificación penal que debería caberles a las imputadas sería homicidio agravado por odio al género u odio de género".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?