Viernes 09 de diciembre 2022

Analizaron dibujos y mensajes de audio

Redacción 24/11/2022 - 08.21.hs

La sexta jornada de audiencias en el marco del juicio por el crimen del niño Lucio Dupuy se realizó ayer. Las declaraciones duraron seis horas y media, y brindaron testimonio una vecina de las acusadas, un jefe policial y una perita psicóloga propuesta por la querella.

 

El debate se retomará hoy a partir de las 8 horas, y mañana también habrá otra instancia de audiencias. Hoy brindarán declaración siete testigos, todos compañeros de trabajo de Magdalena Espósito Valenti, la madre del niño. Con las declaraciones de estos testigos, ya habrán declarado treinta de los más de cien citados previstos en el marco de este proceso judicial.

 

La audiencia fue presidida por el Tribunal de Audiencia que lleva adelante el proceso, compuesto por la jueza Alejandra Ongaro, en calidad de presidenta, y sus pares Daniel Sáez Zamora y Andrés Olié. También estuvieron presentes, por el Ministerio Público Fiscal, las fiscales Verónica Ferrero y María Mónica Rivero; y por el Ministerio Público de la Defensa.

 

Las acusadas, Abigail Páez y Magdalena Espósito Valenti, también presenciaron la audiencia de ayer, junto a las defensoras oficiales María Silvina Blanco Gómez y Paula Arrigone (que representan a Páez) y el defensor público Pablo De Biasi (representando a Espósito Valenti). También participaron las asesoras de Niñas, Niños y Adolescentes, Graciela Massara y María Gabriela Manera. Por la querella particular que representa al padre de Lucio, Christian Dupuy, estuvo presente el abogado José Mario Aguerrido.

 

Vecina.

 

La primera testigo del día fue una vecina que vivía en la misma cuadra en la que residían Páez y Espósito Valenti junto a Lucio, sobre la calle Allan Kardec en el barrio Atuel. La mujer atestiguó a pedido de la Fiscalía y se refirió específicamente a un procedimiento policial que se realizó en su vivienda, en el marco de las primeras investigaciones tras el asesinato.

 

La vecina, además, dio detalles sobre los comentarios que circulaban entre los vecinos del barrio cuando se produjo la muerte del niño. A su vez, respondió preguntas sobre si tenía contacto con el niño y las imputadas.

 

Perito.

 

La segunda declaración estuvo a cargo de la perita psicóloga Lorena Ruggero, que había sido propuesta por la querella. La psicóloga declaró durante más de dos horas y brindó detalles sobre dos informes redactados por ella, que habían sido presentados durante la etapa preliminar de la investigación.

 

Uno de los informes analiza dibujos hechos por Lucio en el jardín de infantes. Se exhibieron las imágenes en una pantalla, a medida que Ruggero explicaba el significado de esas imágenes, a partir de preguntas del querellante y de la fiscalía. Las defensas de Páez y Espósito Valenti indagaron sobre los criterios de selección de los dibujos; cómo supo que fueron hechos efectivamente por el niño y a qué época pertenecían.

 

El informe sobre los dibujos fue refrendado también por el psicólogo Ignacio Dalgalarrondo, de la Oficina de Atención a la Víctima del Delito y a los Testigos, dependiente del MPF, pero su testimonio fue desistido al comienzo de la jornada. Ante esto, la defensora Blanco Gómez solicitó que el informe del profesional no se incorpore por lectura como prueba al final del proceso. La jueza Ongaro respondió que “el planteo será resuelto oportunamente”.

 

El segundo informe de Ruggero esbozó un perfil psicológico de las imputadas, en base a intercambios de mensajes de WhatsApp entre ellas y con la familia paterna de Lucio. Este material, aportado por peritos forenses que participaron de la investigación, se utilizó debido a que Páez y Espósito Valenti se negaron a entrevistarse con la psicóloga.

 

Durante la exposición de este informe, las defensas hicieron varias preguntas, dirigidas a conocer los estudios o bibliografía en los que se basaron las conclusiones. Hubo reiteradas objeciones por parte de la querella y la fiscalía, y la presidenta del Tribunal intervino para aceptar o rechazarlas.

 

Oficial.

 

El último testimonio fue el de un jefe policial, quien dio detalles sobre una serie de filmaciones de cámaras de seguridad ubicadas en las inmediaciones de la vivienda de las imputadas y el lugar de trabajo de la madre de Lucio. A medida que se exhibía el material de las cámaras, el oficial explicaba a qué días, horarios y lugares correspondían y a quiénes pudo identificarse en ellas.A pedido de la fiscal Ferrero, el jefe policial leyó durante dos horas y media una serie de publicaciones hechas en redes sociales por las acusadas y de mensajes de WhatsApp entre ellas. Incluso se escucharon audios de Páez y Espósito Valenti. Durante esta parte del testimonio, y cuando el oficial llevaba una hora de declaración, las imputadas pidieron retirarse del recinto y siguieron escuchando el audio del testimonio desde salas contiguas. Alrededor de las 15 horas finalizó su declaración, y sin que las acusadas regresaran a la sala de audiencias, concluyó la jornada.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?