Viernes 12 de abril 2024

Cierran Enacom y Agricultura Familiar

Redacción 04/04/2024 - 00.17.hs

Unos 1.300 productores familiares pampeanos serán perjudicados a partir del vaciamiento de las oficinas locales del Instituto de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena –ex Secretaría de Agricultura Familiar-. Ayer, los trabajadores del organismo realizaron una manifestación en contra del ajuste y de los 15 despidos.

 

La protesta fue realizada durante la mañana en el marco de una lucha nacional que lleva adelante la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) contra los despidos en el Estado nacional y en las delegaciones provinciales. Hubo representantes de distintos gremios provinciales y nacionales.

 

“Estamos sufriendo los despidos, en nuestro caso, en forma casi masiva. Como en todo el país, nos estamos convocando en esta jornada lanzada por ATE y estamos haciendo presencia en el lugar de trabajo, ya que no hemos sido notificados formalmente de nuestros despidos”, dijo Luciano González Cabiati, delegado de ATE en el organismo.

 

En diálogo con LA ARENA, advirtió que en La Pampa son “1.300 los productores familiares que dejarán de tener asistencia técnica; esto perjudica a un universo que no se ve. El campo que no es el de la soja y que genera alimentos para los argentinos. La Agricultura Familiar genera entre el 60 y 70% de lo que comemos cada uno de nosotros”.

 

“Ese sector, que la rema hace años, con el cierre pierde esa herramienta que le permitía poder seguir viviendo y desarrollando su actividad productiva. A nivel nacional, Agricultura Familiar atiende a unas 200.000 familias”, agregó.

 

¿Echados por correo?

 

Los trabajadores no percibieron los salarios de marzo en Agricultura Familiar mientras que el personal de la administración pública sí lo hizo. En La Pampa, fue despedido todo el personal, aunque no fueron notificados oficialmente. Se enteraron porque no pudieron ingresar al Sistema de Gestión Documental, ni a sus correos electrónicos. “En algunos casos, nos llegó un correo electrónico, diciéndonos que se nos daba de baja”, señaló González Cabiati.

 

Además, indicó: “Nosotros no nos damos por despedidos, estamos acá haciendo presencia, cumpliendo nuestro horario y vamos a intimar judicialmente a la patronal que nos restituya los correos electrónicos y los usuarios que nos fueron retirados. Hace dos semanas, el vocero presidencial manifestó que el Instituto se cerraba y que iban a quedar 64 trabajadores, de casi 1.000”.

 

En la gestión de Mauricio Macri, fue el primer intento de vaciamiento del organismo. González Cabiati, junto a otros trabajadores, fueron despedidos pero luego reincorporados. “Aquella vez la lucha la ganamos y hoy tenemos más posibilidades. El ataque no es solo para Agricultura Familiar, sino para todos los trabajadores del Estado y también en la actividad privada, y el Estado no avala las paritarias que estén por encima de la inflación”, explicó.

 

Apuntó a la CGT.

 

En esa línea, advirtió que “falta la reacción” de las centrales obreras, apuntando “fundamentalmente” de la CGT. Dijo que “hay que ir a un nuevo paro nacional, ya que no se trata de despidos en un sector particular, como es en nuestro caso, que somos estatales nacionales, sino que están golpeando a todos: a jubilados, a quienes cobran un programa social o a comedores y merenderos, a los que no les mandan la comida”.

 

Sobre los servicios que prestaba hasta ahora el Instituto de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, González Cabiati destacó que desde hace más de 30 años, el organismo “trabaja con asistencia técnica a agricultores que no tienen otra alternativa, que no pueden pagar un veterinario privado o que no pueden avanzar en la formulación de proyectos para mejorar la infraestructura de sus predios, poder sembrar, tener sus gallinas o pollos parrilleros”.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?