Condenan a Silva a 11 años de cárcel

Redacción 08/12/2021 - 00.31.hs

(General Pico) - La Justicia piquense condenó a nueve años y seis meses de cárcel al joven César Darío Silva (25 años), por el cargo de homicidio simple, en perjuicio de Luis Eduardo Flores (63), perpetrado en febrero, en una precaria casilla en la que vivía la víctima.

 

El tribunal colegiado integrado por los jueces Federico Pellegrino, María José Gianinetto y Alejandro Gilardenghi, además le unificó a Silva dicha condena con una anterior (en suspenso), del 22 de diciembre de 2020, componiendo la pena única de once años de prisión.

 

Silva es uno de los tres presos que, a mediados de febrero, luego que le dictaran la prisión preventiva y la formalizaran una Investigación Fiscal por homicidio, se fugó de la Comisaría Segunda y que fue atrapado a las pocas horas, en un cruce de rutas, cuando intentaba escapar hacia la provincia de Buenos Aires.

 

El caso se debatió la semana anterior, a lo largo de dos jornadas, con la actuación del fiscal Guillermo Komarofky; del querellante particular, Mauro Fernández; y del defensor oficial Alejandro Piñeiro.

 

El tribunal acreditó que durante la tarde del 14 de febrero de este año, Silva fue en moto hasta la casilla donde vivía Flores, en cercanías al ex autódromo de esta ciudad, y tras una discusión, lo atacó con un cuchillo y le asestó tres puñaladas. Dos semanas más tarde, el 28 de febrero, se produjo la muerte de Flores, a raíz de las heridas sufridas durante el ataque.

 

El homicida fue detenido horas después del hecho y, en un allanamiento que se hizo al día siguiente en su vivienda, la policía secuestró un arma blanca y prendas de vestir.

 

Sentencia.

 

Durante los alegatos de clausura, el fiscal pidió una pena de nueve años y seis meses de prisión, que debería unificarse con la condena anterior de un año y seis meses de prisión condicional, en la pena única de once años de prisión de cumplimiento efectivo, revocando la condicionalidad de la pena anterior. La querella adhirió al pedido de pena realizado por el fiscal.

 

En tanto, la defensa adhirió en cuanto a la autoría del hecho por parte de su defendido y también a la calificación jurídica otorgada. En cuanto a la pena solicitó el mínimo que prevé la escala penal, o sea, ocho años de prisión.

 

El tribunal consideró como atenuantes en favor del imputado que resulta una persona joven, trabajadora, de escasa instrucción educativa, con bajo nivel sociocultural y que reconoció la autoría del ilícito imputado.

 

Sin embargo, como elementos agravantes tuvo en cuenta la recurrencia a la violencia como medio para resolver sus conflictos y la existencia de una condena anterior.

 

"Es preciso considerar la ilogicidad de la conducta desplegada, donde atacó a una persona, mediante el empleo de un arma blanca, por cuestiones banales, persona sobre la que ya había tenido actitudes hostiles con anterioridad, aprovechando que era un hombre mayor y se hallaba enfermo", agregó el tribunal en el fallo.

 

Los magistrados estimaron que el monto de pena solicitado por el fiscal, resultó acorde con la imputación formulada, evaluando que el pedido de pena de nueve años y seis meses de prisión resulta una pena proporcional, justa y equitativa.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?