Viernes 24 de mayo 2024

Efecto Milei: más de 200 cooperativas al borde del colapso

Redacción 15/04/2024 - 08.10.hs

Unas 200 cooperativas de servicios públicos que distribuyen energía eléctrica en la provincia de Buenos Aires están en una severa crisis a causa de la política energética que aplica el presidente Javier Milei, que ha comenzado a reclamar y embargar las cuentas del sector y de las distribuidoras privadas.

 

Para Gastón Ghioni, subsecretario de energía del gobernador Axel Kiciloff, “es imposible” trasladar a los usuarios el costo de la deuda con Cammesa y advirtió que si el ministro de economía, Luis Caputo, no salda en los próximos días la deuda que Nación mantiene con el sector se profundizará la crisis con una cadena de pagos completamente rota.

 

La situación bonaerense, como ya viene advirtiendo LA ARENA, se replica en todo el territorio argentino, pero en el caso de La Pampa la situación es mejor porque las cooperativas que prestan el servicio no compran directamente al mercado mayorista (MEM) sino que lo hacen a través de la gestión de la Administración Provincial de Energía. Y la APE sigue al día con sus pagos.

 

La situación no es otra cosa que la consecuencia de la política que trajo consigo Milei, y un capítulo más en la pelea con los gobernadores. El empecinamiento en la meta de déficit cero, definió pasar para más adelante los subsidios energéticos y no enviar fondos del Tesoro a Cammesa, como ocurre habitualmente en los últimos años. La deuda de las distribuidoras y cooperativas (a enero acumulaba casi 400.000 millones de pesos) y la postergación de las transferencias nacionales para saldar los pagos por la energía -a través de Cammesa- a las compañías generadoras, desencadenó en una amenaza al sistema eléctrico (lo mismo está ocurriendo con los productores de gas para generación de energía).

 

Aumentos.

 

El subsecretario Ghioni afirmó que “la solución no puede ser el traslado a tarifa (de la deuda con Cammesa) porque se suma a los aumentos tarifarios que implementó el gobierno nacional, que van desde 400% hasta 700%”, afirmó.

 

Recordó que el endeudamiento general nació durante la pandemia de 2020 y que “se comenzó un proceso de salida en 2022”, cuando se habilitaron los primeros aumentos. “El anterior gobierno acompañó el proceso condonando montos y dando ciertos créditos a cooperativas y distribuidoras que, en cierta manera, se financiaron no pagando en el mercado la energía que le compraban a Cammesa. Esto generó que se vaya acumulando una deuda, pero habíamos comenzado un sendero de transición para regularizarla”, indicó.

 

En ese camino, la provincia impulsó un aumento del Valor Agregado de Distribución (VAD, uno los tres componentes de las facturas junto al transporte y generación), que es el ingreso que reciben las distribuidoras. Se comenzó a ordenar la deuda con un plan de cuotas, pero Milei decidió dinamitar esos acuerdos.

 

Naufragó ahí el plan para aliviar a las cooperativas. Se resolvió seguir el ritmo de incrementos de las privadas Edenor y Edesur y el aumento autorizado a las cooperativas en marzo ingresará recién en mayo, tal como sucedes en la provincia de La Pampa. “Así, es imposible pagar la deuda de inmediato”, razonó Ghioni.

 

“Muy críticas”.

 

El funcionario reveló que los embargos ya se están realizando y que la situación de las cooperativas “es muy crítica, sólo disponen de ingresos para salarios”. Respondió que las posibilidades de solución desde la provincia “son difíciles, el panorama es incierto. El gobierno no nombró autoridades, no hay interlocutores con los que hablar y tratar de llegar a acuerdos”, y añadió que “es imposible desde la provincia fabricar esa plata para resolverlo”.

 

El funcionario mencionó que “en el presupuesto aprobado por el Congreso hay una medida que habilita a ir ordenando la deuda”, y que “este problema no es sólo de Buenos Aires, la gran mayoría de las provincias está en la misma situación. Necesitamos un orden lógico, no se puede hacer de un día para el otro porque si no la única alternativa es trasladar esa deuda a los usuarios residenciales, que ya están muy afectados por la suba en las facturas”.

 

La provincia de Buenos Aires tiene en el conurbano a las distribuidoras Edenor y Edesur, que son de jurisdicción nacional y están reguladas por el ENRE. También hay distribuidoras eléctricas del ámbito provincial como Edelap (Empresa Distribuidora La Plata), Edes (Empresa Distribuidora de Energía Sur), Eden (Empresa Distribuidora de Energía Norte) y Edea (Empresa Distribuidora de Energía Atlántica). En conjunto, abarcan geográficamente a la mitad de la provincia. La otra mitad la cubren 200 cooperativas que abastecen de energía al interior bonaerense.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?