Domingo 14 de abril 2024

El “Pato” Abbondanzieri estuvo en Ataliva: “Las empanadas son muy buenas”

Redacción 19/02/2024 - 00.09.hs

La Ruta Nacional 35, que atraviesa La Pampa de norte a sur, sin dudas es una de las más recorridas durante temporada de vacaciones. Algunos la utilizan para ir la Patagonia y otros para dirigirse al norte del país. Pero no es solo de paso, siempre están las personas curiosas que quieren conocer los pueblos ubicados a la vera del corredor, o su gastronomía…

 

Tal es el caso de “Patrón Viejo”, una nueva apuesta de jóvenes santarroseños en Ataliva Roca. Sus empanadas se volvieron famosas y el boca a boca llegó, nada más ni nada menos, que al ex arquero de Boca y de la Selección, Roberto Carlos “Pato” Abbondanzieri, que bajó se vehículo para degustar el famoso plato.

 

Pero más allá de esa anécdota que quedará guardada en la memoria de sus dueños, vale la pena conocer el nuevo restaurante de la pequeña localidad ubicada al sur de Santa Rosa. “Patrón Viejo” pertenece a Delfina Montané de 26 años, Diego Acosta de 35 y a su pequeño hijo Felipe, de dos años.

 

Los jóvenes estuvieron en el restaurante del predio de La Rural de Santa Rosa durante nueve años, pero al vencerse el contrato decidieron no renovarlo. “Desde hace un año y medio que venimos a las vueltas y gracias al incentivo de mi suegro René y de Ezequiel, un amigo, nos vinimos para Ataliva Roca tras encontrarnos con los dueños del lugar donde estamos ahora, Marta y Rodolfo”.

 

“Mi suegro y mi amigo nos decían que como somos nosotros, íbamos a laburar muy bien. Diego es chef y yo soy pastelera. Siempre quisimos volver a nuestros orígenes, hacer todo casero y lindo”, contó Delfina a LA ARENA. Es por ello que hace 45 días inauguraron “Patrón Viejo”, un hermoso espacio sobre la Ruta 35. “Le pusimos ese nombre en honor a mi suegro porque un empleado del campo lo llamaba así. Él nos guió y apoyó en este proyecto”, resaltó.

 

La ubicación del lugar es ideal porque recibe a muchos turistas y camioneros que frecuentan diariamente el corredor. Además de las famosas empanadas, Delfina y Diego se destacan con la parrillada, varias minutas y “un menú barato para camioneros”. La joven resaltó que ya se hicieron amigos de ellos porque “una vez que vienen, regresan”.

 

“La empanada de carne es muy famosa”, aseguró la pastelera y destacó la jugosidad: “no es seca y tiene un sabor increíble. La receta es de Diego y es el único que la sabe”. Y con ese misterio, pero sabiendo que no se iba a defraudar, llegó a Ataliva Roca el Pato Abbondanzieri. “Le habían dicho que las empanadas eran muy buenas, que iba para el sur… También comió parrilla libre, dijo que la pasó muy bien y que iba a volver a pasar”, relató la joven quien se mostró sorprendida por el famoso comensal que pasó por el lugar.

 

Y ahora la familia vislumbra un hermoso futuro en la localidad. “Nosotros conocíamos a Ataliva solo de paso, pero ahora queremos que sea una parada obligada, tanto para la gente que va para el norte como para el sur”, contó y recordó: “Siempre agradecemos a las personas que nos apoyaron porque muchos nos decían que era un pueblito, que no iba a andar bien la propuesta y al final la parada nos sorprendió”.

 

“Desde que arrancamos no paramos, hay mucho turismo y vienen personas de Quehué, Doblas, Macachín, General Acha y clientes de Santa Rosa que iban a La Rural. Estamos enamorados del pueblo porque es súper lindo, la gente es muy compañera, muy buena y como tenemos también comida para llevar, muchos vienen a buscar”, agregó.

 

Cuentan con cuatro empleados –uno de Santa Rosa, un mozo de Anguil y dos jóvenes de Ataliva- y hay noches que reciben “hasta 80 personas, como sucedió el sábado”. “La idea es construir unas cabañas en el predio para que las personas que pasen tengan su lugar de alojamiento porque a veces las cabañas que hay en el pueblo no alcanzan”, finalizó.

 

“Patron viejo” a full.

 

El nuevo restaurante de Ataliva Roca atrae muchos vecinos del lugar y a comensales de las localidades cercanas. “El sábado tuvimos 80 personas”, contó Delfina Montané, pastelera y dueña del espacio junto a su pareja y chef Diego Acosta. El próximo objetivo es construir cabañas.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?