Sabado 02 de julio 2022

Familia de Loza reclama por "condenas ejemplares"

Redacción 23/06/2022 - 13.27.hs

Hoy se cumplen cuatro años de un crimen que conmocionó a la ciudad y la provincia: la muerte de Diego Loza, un empleado municipal que fue asesinado con tres disparos de arma de fuego en su departamento de la calle Emilio Loza.

 

La familia de Diego lo recuerda hoy en una carta que publica en esta edición de LA ARENA y allí destacan que "el proceso judicial no finaliza sus instancias" porque más allá de que la Justicia provincial dictó sentencia a perpetua para los responsables, el fallo fue apelado ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y ésta aún no se expidió. Si bien hubo dos responsables por el crimen, uno de ellos era menor de edad al momento del hecho por lo tanto no fue encarcelado, tal como marcan las leyes.

 

"Hoy se cumplen cuatro años del asesinato de Diego y es un día cargado de mucho dolor y ausencia, el recuerdo de su partida nos duele en el alma y es imposible encontrar todavía algún consuelo, más aún cuando el proceso judicial no finaliza sus instancias. Tenemos la esperanza que no falte mucho para que se expida la sentencia ejemplar que esperamos y podamos un cierre, y empezar a sanar, si es que se puede", destacan sus familiares.

 

Y agregan que "el asesinato de Diego fue un hecho violento y macabro que conmocionó al país entero, donde estuvo implicado un menor que, al día de la fecha, no cumplió un día de cárcel". Ante ello, la familia Loza pide "cambiar urgente la situación penal de los menores" implicados en asesinatos.

 

Perpetua.

 

En mayo de 2019 el Tribunal de Audiencia de Santa Rosa condenó a Walter Eleuterio Rojas Pedraza a prisión perpetua por ser autor de los delitos de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, homicidio criminis causa, en concurso ideal con robo con escalamiento agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal, todo en concurso real, en calidad de coautor.

 

A su vez, el Tribunal declaró la autoría y responsabilidad penal de Carlos Andrés Carrión, quien al momento de la condena tenía 18 años pero al momento de los hechos era menor, por los mismos delitos, y también en calidad de autor.

 

"La muerte de Diego merece condenas ejemplares para sus dos asesinos. Nuestra familia y la sociedad las necesitan", destacaron.

 

Tres disparos.

 

El hecho quedó probado de la siguiente manera: los imputados ingresaron esa noche al departamento de Loza y lo sorprendieron en el baño, donde le efectuaron tres disparos con una pistola Bersa calibre 22. El primero le dio en el brazo izquierdo, el segundo en la pierna izquierda y el tercero dentro de la boca, previo a maniatarlo. Luego de muerto, lo envolvieron en una frazada y ocultaron el cuerpo debajo de una parrilla que se estaba en el balcón. Dos días después, el 25 a la noche, fueron sorprendidos dentro del inmueble por policías y amigos de la víctima y se fugaron descolgándose por un techo.

 

Además, durante esas 48 horas, ofrecieron en venta a través de Facebook y una página especializada de un televisor perteneciente a Loza y efectuaron extracciones de la caja de ahorro de la víctima, por cajero automático, apoderándose de 9.000 pesos.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?