"Fue un apriete fuera de lugar"

Redacción 14/01/2022 - 08.42.hs

"Sorprende que nos acusen de no querer negociar. Fuimos citados para el 17 de enero por el Ministerio de Trabajo para continuar las negociaciones salariales, y asistiremos, como siempre lo hemos hecho. Habíamos tenido un encuentro el 23 de diciembre, vía Zoom, cuando pasamos a cuarto intermedio", explicó Miguel Ripa, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de La Pampa (Cecla), en referencia a las denuncias del sindicato local sobre incumplimientos salariales. De todos modos, "los estacioneros no podemos pagar un 21 por ciento de aumento: no es ningún secreto que llevamos siete meses sin actualizar precios del combustible", recordó.

 

Días atrás, directivos y afiliados del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicios de La Pampa (Soesgype) bloquearon una estación de servicios para reclamar el "cumplimiento del CCT 488/07" y la adecuación salarial de noviembre. Esa expendedora pertenece a Ripa, quien también es vicepresidente de Cecha (Confederación de Expendedores de Hidrocarburos de Argentina), integrada por más de 4.500 empresas que ocupan a unos 65 mil trabajadores y representan el 95% de las expendedoras del país. "El convenio 488/07 que reclama Soesgype corresponde a La Plata y no tiene vigencia en La Pampa. Esta medida fue un apriete fuera de lugar, que no corresponde al modo en que nos hemos conducido. Siempre dialogamos y hemos cerrado paritarias mucho más problemáticas que ésta sin necesidad de tomar estaciones de servicio", aclaró.

 

"No negamos un aumento".

 

Las partes habían firmado un aumento del 34% para el período de abril a octubre, que "permitió equiparar los salarios con la inflación". Según Ripa, las estaciones de servicio lograron "recuperar las ventas, pero sin superar la media que teníamos antes de la pandemia . Después de tanta malaria ése era el objetivo: volver al punto cero", dijo.

 

Eso permitió que "la mayoría de las empresas incorporara nuevos empleados", aunque actualmente "todas tienen parte de su personal contagiado. En mi estación de servicios, por ejemplo, hay ocho trabajadores con Covid. Eso al gremio no le interesa, pero nosotros tenemos que garantizar el servicio igual", alertó. Y anticipó que "la Cecla está dispuesta a aumentar salarios, por el camino que corresponde, es decir negociando en el Ministerio de Trabajo y firmando un acuerdo paritario".

 

Según Ripa, aquel piquete "fue obra de cuatro chicos que ni siquiera pertenecen a las estaciones de servicio. Imagino que no pretenden romper nada, pero están distribuyendo panfletos muy alejados de la realidad, y creo que en estos tiempos las negociaciones salariales deberían discutirse de otra manera". Reiteró que "siempre existió un gran respeto mutuo con los dirigentes de Soesgype y nunca rechazamos la discusión. Siempre hemos negociado hasta llegar a una solución y así cerramos innumerables acuerdos, tanto a nivel local como nacional".

 

"Petroleras pierden plata".

 

Ripa lleva 40 años en esta actividad, lapso en el que "los empleados han mejorado espectacularmente su situación, porque eran los últimos o anteúltimos en el registro de escalas salariales. Hoy, ese empleado que carga combustible diariamente, gana unos 100 mil pesos por mes, y en el contexto local no resulta un haber tan malo", calculó. El propio sindicato había informado en octubre que, "con el último incremento salarial, un empleado que recién ingresa cobra un sueldo básico de 76.000 pesos".

 

Consultado sobre el nivel de abastecimiento, respondió que "no es normal porque las petroleras están perdiendo plata y prefieren vender combustible por otros canales, como el mercado mayorista". Si bien a esta altura del año "no hay tanta demanda de gas oil, la gran actividad agrícola de noviembre y diciembre provocó problemas de abastecimiento. Hay cupos y no podemos vender más de lo que vendíamos el año pasado, en plena pandemia. Pero además hay petroleras que venden cierto volumen a precio normal y a partir de allí suman un adicional: son viejos mecanismos que reaparecieron y que padecemos los estacioneros", denunció.

 

Finalmente, recordó que" como la producción nacional no llega a cubrir la demanda de noviembre y diciembre, las centrales térmicas importan grandes volúmenes de gas oil para seguir produciendo energía, y por eso las compañías pasan a otros canales de comercialización, como el mayorista, con otros precios y donde hace unos días aumentó otro 3%".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?