"La casa le corresponde a mi hijo"
Jueves 22 de febrero 2024

"La casa le corresponde a mi hijo"

Redacción 03/12/2023 - 00.46.hs

Benigna Moraga, se comunicó con esta redacción para intentar visibilizar la situación que les toca atravesar con su hijo Eduardo, que padece una discapacidad, con quien habitan una casa prestada detrás de un templo evangélico, en condiciones muy precarias, con filtraciones de agua, viento y sin baño en el interior.

 

Moraga señaló que ella se divorció de su marido, hace poco más de un año, aunque estaba separada de hecho, desde el año 2010. “Mi reclamo es para que se nos haga justicia. Yo estoy pidiendo mi casa, tengo los papeles, que me la dieron para vivir con mi marido y mis cinco hijos, y fue otorgada por la discapacidad del 'Chino', mi hijo. Es una casa del Plan Federal, yo me separé de él, y la Justicia me dijo que nos corresponde quedarnos con la vivienda. Pero estoy esperando una resolución del juez de familia, para que lo obliguen a dejar la casa", explicó.

 

Separación.

 

Recordó que "cuando me separé me fui un tiempo a Río Negro a cuidar a mi mamá, porque estaba enferma. Después ella falleció y yo volví para acá, y él estaba con otra mujer ahí. Yo pedí el divorcio en la Justicia, ya lo tengo, y estoy reclamando la casa, la restitución para nosotros, para mí y para el ‘Chino’, por su discapacidad, pero resulta que este señor no quiere salir de la casa".

 

A su vez, Benigna explicó que "hace más de un año que reclamamos la casa en la Justicia, porque ellos nos dijeron que nos corresponde. Ahora en el Juzgado me dicen que ya pasó a sentencia, me lo dijo la secretaria el viernes, pero el juez (Andrés Nicolás) Zulaica está de licencia, y hasta que él no firme, no se puede hacer nada. Dicen que va a volver después de la feria, en febrero recién, y nosotros acá no podemos vivir más. Se nos llueve, nos han prestado, gracias al pastor de la iglesia, porque solamente contamos con una pensión que para alquilar no nos alcanza".

 

"Lo único que tenemos es su pensión de discapacidad para vivir, yo hago pancitos para vender, pan dulce o empanadas, lo que pueda, y voy tirando. Mi ex marido no me da ni un centavo nunca por los chicos, que ahora ya son todos grandes. Yo siempre me tuve que ocupar sola", agregó. El resto de sus hijos, viven en Neuquén, 25 de Mayo y dos en Catriel, dijo, y añadió que "él es el que está conmigo, y yo necesito la casa por él más que nada. Acá los baños nos quedan lejos, en el patio, y en su condición es peligroso, se ha caído a la noche con el andador, por ir al baño apurado".

 

Audiencia.

 

A su vez, la mujer señaló que "en agosto tuvimos una audiencia con el juez Zuleica, que es el mismo que hizo el divorcio. Estábamos con la abogada y mi ex esposo con su abogado en ese momento. Ahí el juez le dijo, tenés que buscarte un lugar a donde irte. Porque la casa le corresponde a la señora y al chico discapacitado. El mismo juez se le dijo. Pero no sé por qué están esperando tanto tiempo".

 

"Falta la sentencia y después la orden de desalojo. Pero él sabe muy bien que se tiene que ir porque la casa le corresponde al chico. Ya me dijo la chica que en enero está la Feria Judicial, y hasta febrero no va a haber ninguna novedad, o marzo hasta que arranquen. Son tres, cuatro meses más, y acá no está en condiciones para poder vivir. Cuando se llueve, tenemos que correr la mesa y traer el colchón al piso para dormir, porque en la piecita se llueve todo", aseguró.

 

Violencia.

 

Por otra parte, la mujer dijo que "nosotros obtuvimos la casa en el 2005, pero después yo me fui de acá porque tuve con él un problema de violencia familiar. Yo no aguanté la violencia familiar con mi marido, entonces me fui".

 

"Yo agradezco de mil maneras al pastor que me prestó acá para vivir, a esta institución, porque acá no me cobran la luz, el gas. Y bueno, yo trato de estar ayudándoles en todo lo que pueda. Pero pienso que teniendo yo mi casa, ¿qué tengo que andar molestando a los demás? como si estuviera pidiendo algo que no me corresponde", indicó.

 

Y agregó que "yo el día de mañana me muero, a mí no me importa, pero mi hijo tiene que tener su techo. Porque él no va a poder andar alquilando. Me he cansado de ir allá a reclamar en la Justicia, de mandar mensajes preguntando, y nunca hay novedad de mi caso, y ahora menos con el juez de licencia. No podemos hacer nada, me dicen, porque le corresponde al juez. Eso lo entiendo, pero yo quiero que vean en qué condiciones tamos nosotros... La venimos luchando desde el año pasado, y para nosotros es urgente y apremiante tener una solución", concluyó.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?