Jueves 06 de octubre 2022

La oposición y la Corte hacen "nado sincronizado"

Redacción 22/07/2022 - 09.10.hs

El diputado nacional por La Pampa Hernán Pérez Araujo le reclamó al gobierno nacional una postura firme respecto a la falta de legitimidad de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Sostuvo que el tribunal, de solo cuatro miembros, se tornó unitario y centralista, pero sobre todo denunció un actuar coordinado entre al menos tres de sus miembros, con Juntos por el Cambio y los medios de comunicación concentrados de la Capital Federal.

 

El actual presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara Baja sostuvo que no es casual que tanto la Corte como el Consejo de la Magistratura, otro organismos que consideró deslegitimado, estén presididos por la misma persona, el santafesino Horacio Rosatti. "Hay una deslegitimación de la Justicia", dijo en La Parte y el Todo, por la Televisión Pública Pampeana.

 

-Pero no les importa. Acaban de sobreseer al ex presidente Mauricio Macri en cuatro causas.

 

-Un tribunal con dos jueces que justamente fueron designados por él y un tercero que es el jugador de Paddle, el que iba a la residencia de Olivos cuando Macri era presidente.

 

-Hay algún diputado de la oposición que admita la gravedad de lo que ocurre.

 

-En los pasillos sí, obvio. En off, sí. Pero luego, con una cámara enfrente, terminan siendo empleados de las grandes corporaciones, del poder real. Yo creo que no se ha jugado a fondo en algunas cuestiones, por ejemplo, la reforma judicial.

 

-Estaba aprobada en el Senado.

 

-Sí, el problema es que a nosotros, en la Cámara de Diputados, nos han tirado por la cabeza con algunos proyectos que, de antemano, sabemos que va a ser muy difícil que logren una sanción legislativa.

 

-¿Por ejemplo?

 

-La propia reforma judicial. Un proyecto del Poder Ejecutivo que sabíamos que no íbamos a tener los números para aprobarlo.

 

-¿La Corte de 25 miembros?

 

-Lo hemos discutido. Lo hablamos con el gobernador, sabiendo que en caso de tener sanción en el Senado, que parecía que iba a ser un nuevo trámite, pero parece que no va a ser tan fácil. Es un proyecto que merece ser tratado.

 

-¿Hay objeciones surgidas en el propio Frente de Todos?

 

-Sí, las hay. Estos temas desgastan. A mí, como presidente de una comisión, no me gusta perder en un dictamen, como me pasó con boleta única.

 

-¿Cómo ves la realidad del país? La economía crece, el desempleo baja, pero las miradas están puestas en el dólar paralelo.

 

-El dólar es una variable, en este caso el blue, que afecta desde lo psicológico si se quiere. Hace décadas que sucede en Argentina, lo decía Tato Bores en sus monólogos. Creo que el problema coyuntural de Argentina, con índices macroeconómicos que parecen beneficiosos, es la inflación, el bolsillo de la gente.

 

-Hoy se difundió en La Arena la nueva lista de precios de Arcor. Me llamó la atención que las pastas secas aumentaron un 20 por ciento. ¿Qué componente dolarizado tienen?

 

-Ninguno.

 

-Cuando el presidente habló de guerra contra la inflación, evidentemente una cosa es el decir y otra el hacer. ¿Faltó decisión?

 

-Sí, y además, en el peronismo, cuando dijimos que íbamos a hacer determinadas cosas, las hicimos. Y hoy la sociedad, mal que nos pese, ve que nos está faltando decisión para ir contra los poderes concentrados. Nos quedamos en el relato, en una descripción objetiva de la situación, que es correcta, pero cuando hay que pasar a la acción, no lo estamos haciendo. Lo mismo pasa con temas institucionales, como la pelea con la Corte Suprema de Justicia.

 

-¿Te parece que la Corte está tramando una proscripción contra Cristina Fernández como ocurrió con Lula en Brasil?

 

-Es algo que se escucha en Buenos Aires. Quienes hemos recorrido el cuarto piso de la calle Talcahuano, donde están los cuatro supremos hoy, todos hombres, todos afines a los poderes concentrados, al poder real, sabemos que la Corte, en general, hace más o menos lo que quiere, y no tiene nadie que la controle. Además es peligroso el grado de confrontación si solo nos gritamos desde el otro lado de la tribuna pero no movemos el andamiaje jurídico del Ejecutivo y del Congreso para lograr las modificaciones necesarias.

 

-¿Un juicio político? ¿Hay motivos?

 

-Yo creo que hoy se está viendo un nado sincronizado entre Juntos por el Cambio y la Corte Suprema. Lo vengo diciendo. La falta de independencia es una causal de juicio político. Hay una clara connivencia entre al menos dos o tres miembros de la Corte y la oposición más los medios de comunicación concentrados. Contra el proyecto de los gobernadores, que presentó el gobierno nacional, nos dicen: qué más quieren que un ministro de Santa Fe, otro de Córdoba... Pero no es así, la Corte es absolutamente centralista y unitaria. Y lo que tenemos que hacer es democratizar y federalizar la Corte. Esto va hará que los expedientes caros a los sentimientos de los argentinos y las argentinas no estén cajoneados durante años. La Pampa lo está padeciendo.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?