Sabado 01 de octubre 2022

Pichi Huinca: Viñedos, bodega y el boom de la arquería y el karate

Redacción 13/08/2022 - 00.04.hs

A singulares atractivos como sus hornos antiguos, la centenaria carpintería, un jardín botánico o los viñedos con bodega propia que la convierten en destino turístico, Pichihuinca acaba de sumar Arquería y Karate, actividades absolutamente novedosas para sus pobladores. El tiro con arco es coordinado por el instructor Javier Aguirre (57 años) y el arte marcial está a cargo del sensei Mario Bonilla (52), ambos deportistas y maestros de reconocida trayectoria.

 

Uno santarroseño, el otro piquense, se muestran sorprendidos por la fascinación que sus disciplinas generan en más de 40 niños y niñas locales. "Encontré una aceptación y calidad extraordinarias en este grupo, y resulta una enorme satisfacción para esta disciplina atípica" cuenta Javier. El fin de semana pasado protagonizaron "su primer encuentro evaluatorio, clasificatorio para los Juegos Evita", y entre el 9 y el 11 de septiembre desarrollarán otro para el Integración Patagónica.

 

El municipio compró cuatro arcos para que los alumnos practiquen bajo la guía de Luisa Barroso, referente deportiva local. Una vez por semana Javier evalúa los avances, metodología que se repite en numerosas localidades: "después del reciente certamen en Pichihuinca, ocho municipios más solicitaron arquería. Es increíble la convocatoria", reitera.

 

Compiten desde una distancia de 14 metros, en dos modalidades y contra un blanco circular de 80 centímetros. Arrojan sesenta flechas, en dos series de diez tandas, con tres tiros cada una. En "Recurvo Olímpico" se impuso Brunella Guerra (13 años), "tiradora de condiciones extraordinarias que completó una puntuación excelente", y en "Raso" su hermano, Simón Guerra (15), "también de gran actuación". Aguirre, entrenador de la Federación Argentina de Tiro con Arco (Fatarco) todavía no sale de su asombro: "en tres meses, todos han mostrado grandes condiciones y muy buena evolución. Es realmente sorprendente".

 

Arte de la mano vacía.

 

Mario Bonilla pertenece a la primera generación de pampeanos iniciados en karate Shotokan hace casi medio siglo por el sensei bahiense César Torretta. Cuando ese estilo desapareció de General Pico, pasó a la escuela Kyudokan. Actualmente es 6° dan y a lo largo de 47 años ha participado en 275 torneos, con innumerables títulos que incluyen un campeonato y dos subcampeonatos mundiales.

 

"Instalar este dojo es un desafío" dice. Empezaron en abril, con su hijo Mariano (2° dan) y "unos 25 niños y niñas que mostraban incertidumbre ya que conocían el karate solo por películas. Estamos en etapa formativa: en las artes marciales, principios y disciplina son tan importantes como técnica y competencia. Deben formar su carácter antes de pasar a una fase competitiva", explica. Por eso incorporan valores humanos a la par de bloqueos, patadas, y golpes de puño y mano abierta.

 

La primera prueba para estos principiantes será en noviembre, durante un Encuentro Internacional que se desarrollará en General Pico. Pero ésa, como solemos decir estimado lector, será otra historia.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?