Sabado 25 de mayo 2024

Preocupación por ola de robos

Redacción 20/04/2024 - 10.18.hs

Preocupados y cansados por ola de robos e intentos de otros tantos, vecinos y vecinas de Villa Tomás Mason se organizaron y vigilan las cuadras cercanas a sus casas. Piden la colocación de cámaras de seguridad, más iluminación y recorridas policiales. También cuestionaron a la Justicia pampeana porque los delincuentes vuelven a las calles a las pocas horas del delito.

 

La zona insegura se encuentra en la intersección de las calles Río Negro y Santiago del Estero, en el barrio Villa Tomás Mason Sur, a una cuadra de la Brigada Mecanizada X, específicamente. Allí se acercó LA ARENA ayer por la tarde-noche para conocer la situación por la que están atravesando las familias de la zona. La Redacción fue notificada de los hechos porque un vecino fue víctima de tres intentos de robos –uno de ellos fue concretado- en el último mes.

 

“En esta esquina vivía mi mamá, yo me crié de chico en este barrio y ahora estamos refaccionando la vivienda, por eso no estamos acá. La primera noche que nos entraron se llevaron herramientas de construcción, hicimos la denuncia. Por eso cambiamos las rejas porque eran bajas, la vivienda quedó una tarde sin rejas y por la noche intentaron entrar de nuevo. Y el miércoles, los vecinos vieron que había un hombre subido a una ventana para entrar otra vez”, comentó el hombre.

 

“Yo no puedo creer que esté pasando esto en el barrio, yo me crié acá”, lamentó el vecino y agregó: “Yo pensaba que un robo les iba a alcanzar, pero no, volvieron dos veces más”.

 

Hace años.

 

Pero según contaron a este diario los demás vecinos, la situación de inseguridad la viven “desde hace dos años aproximadamente”. Es por ello que el año pasado decidieron organizarse: armaron un grupo de Whatsapp para advertir sobre personas sospechosas en el barrio y, en el caso que sea necesario, llamar a la Policía. “Era un barrio muy tranquilo”, recordaron y contaron que “hubo una usurpación de una casa en la esquina y en ese momento comenzó el vandalismo”.

 

Unos minutos previos a la entrevista, uno de ellos había convocado a los efectivos porque por la zona merodeaba un joven sospechoso. “Vinieron tres motos”, comentó.

 

“La Policía viene rápido, no nos podemos quejar, pero la Justicia los suelta rápido”, se quejó otro de ellos y agregó: “El tema es que los hechos se repiten todas las noches. No se puede dormir tranquilo porque se escuchan que andan en los techos, que se meten a los patios, que corren en las veredas y también se los ve cuando andan vigilando la cuadra caminando o en auto”.

 

“Hace 44 años que vivo acá, soy la vecina más vieja y nunca viví una cosa así”, afirmó una de las mujeres, quien llamó a la Policía hace unos días porque vio a un hombre ingresando a la casa en construcción. “Vino rápido, pero me querían llevar para declarar. Ya estamos cansados de eso porque nos tienen un montón de horas en la comisaría y después los sueltan…”, comentó. “Es así, si un robo pasa a la medianoche, nos tienen hasta las 2 de la madrugada declarando. A las 6 nos levantamos para ir a trabajar y a las 8 lo sueltan”, acotó otro de ellos.

 

“No es nuestro rol, pero estamos alerta siempre. Ya no sabemos qué hacer: ponemos más rejas, con pinches, alambre de púa, tenemos el perro más grande, pero así y todo siguen entrando”, lamentaron y pidieron que la inseguridad del barrio se visibilice.

 

Pedidos.

 

Los vecinos y vecinas reunidos en la esquina de Río Negro y Santiago del Estero pidieron “cámaras de seguridad, más iluminación en las calles y recorridas policiales”. Durante la charla, mostraron que la altura de los árboles afecta la iluminación de las cuadras. “Yo le pedí a la Municipalidad quitar este árbol, que está muy grande y viejo, que me digan cuál debo plantar, pero no me dejaron”, señaló un vecino y comentó que teme por las multas que le pueda cobrar la comuna si poda las ramas que tapan la luz.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?