Sabado 02 de julio 2022

Sube la venta de maquinaria y pickups

Redacción 28/05/2022 - 09.37.hs

Un tercio de las camionetas vendidas este año fueron para el campo, al mismo tiempo creció en un 22,4% el segmento de ventas de tractores y cosechadoras, gracias a los elevadísimos precios de los comodities.

 

JUAN JOSE REYES

 

Según la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa) y las concesionarias locales, durante el primer cuatrimestre de 2022 un tercio de las pickups y camionetas 4x4 comercializadas en la provincia fueron para el sector rural pampeano. También creció en un 22,4% el segmento de ventas de tractores, cosechadoras y agropartes.

 

Sucede que los precios de los granos, oleaginosas y carnes termoenfriadas están por la nubes y ello impacta provechosamente en la renta rural del chacarero pampeano y sin duda alguna en alicaído erario público nacional y provincial.

 

Los patentamientos de cosechadoras, tractores y pulverizadoras en abril en La Pampa, en una cuantía similar a los del resto de los distritos de la Pampa Húmeda, tuvieron una suba acumulada superior al 22% interanual según la División de Maquinaria Agrícola de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). En los acumulados del cuatrimestre el mercado sigue tirando fuerte hacia arriba, con un crecimiento global del 17% sumando los 3 rubros. Las cosechadoras son el rubro que más creció respecto al mismo período de tiempo comparado con el año anterior, con un 35,7%.

 

Los datos muestran además que abril fue el mes que más creció el patentamiento de cosechadoras con un 17,9% si la comparación es interanual. En cuanto a los tractores (de tracción simple y doble) se engrosó en un 31,4% aunque cayeron las pulverizadoras en 23,1% medido de punta a punta.

 

Viento de cola.

 

Hay un contexto mundial de mayor demanda de alimentos y de precios muy altos para los granos, los aceites y las carnes. Muy pocas veces en la historia se ha visto semejante elevación en dólares del precio de todos los comodities del sector agropecuario (ya sean soja, maíz, trigo, cebada, girasol y carnes) como en la actualidad. Todo ello ha generado una notable mejora de la rentabilidad del campo doméstico.

 

No sólo del valor de la tierra y de los arrendamientos o alquileres de campos, que también han mejorado su cotización, el precio de la hacienda, los granos, la miel y muchas otras actividades conexas como los servicios rurales y también la recaudación impositiva de la provincia siguen amplificándose fruto de esta nueva realidad agroalimentaria mundial.

 

Las causas son conocidas, por un lado la fuerte implicancia de la guerra rusa-ucraniana teniendo en cuenta que ambos países son el granero de Europa, el cepo al trigo en la India y la recesión mundial que todo ello arrastra.

 

Impacto en las ventas.

 

Como no podía ser de otra manera el impacto en el campo se proyecta sobre la venta de pickups y camionetas para el productor pampeano por parte de concesionarias, que siempre han liderado este nuevo estado de cosas y que además avisoran una cosecha fina y gruesa 2022/23 que apunta a récord histórico, es decir que estaremos nuevamente por encima de los cinco millones de toneladas de granos y oleaginosas.

 

Estos fenómenos internacionales no solo impactan en la comercialización de bienes de capital al campo sino también el valor de la tierra, los arrendamientos rurales y por ende la compra de camionetas y agropartes. Es decir balanzas, discos, cajas reductoras, cilindros y equipos hidráulicos.

 

En lo que refiere a la ganadería también ya que se han multiplicado los pedidos de balanzas, mixer, acoplados forrajeros, moledoras, aguadas y electrificación de cercas.

 

Camionetas en punta.

 

Según datos de Adefa, en los primeros cuatro meses del año, ante la caída del 10% en el sector automotriz, la colocación de camionetas y pickups en La Pampa, crece día a día. La participación de los vehículos de trabajo para el sector chacarero ha llegado a ocupar el 32% del total de ventas, el nivel más alto en al menos la última década.

 

Durante esta campaña, mientras continúan deprimidas las ventas de autos, la demanda de utilitarios para el sector rural se encuentran en su mejor etapa, por la mejora relativa de la productividad rural y porque las relaciones insumo-producto siguen creciendo en su favor. La gratificación o compensación pecuniaria es una modalidad de pago común en las últimas campañas en La Pampa, al igual que la modalidad del pago de los alquileres de la próxima siembra de granos.

 

Con el equivalente del valor de los mismos. En todos los casos la moneda no es el peso, ni el dólar u otra moneda: es el equivalente del valor del grano vía canje de cereales o a través de empresas que aceptan canje de maquinaria agrícola. Desde la campaña pasada las camionetas también han ingresado en la modalidad de pago con granos.

 

Para el Mercado Inmobiliario Rural (Incair) la suba anual llega al 39% fruto de tres indicadores claves. Haber evitado el default con el FMI; la mayor inflación en los EEUU y la suba internacional de los granos en los mercados de Kansas y Chicago y/o aceites en Rotterdam.

 

Arrendamientos.

 

Aquella mejora ha generado que los arrendamientos tengan subas de hasta 1,5 QQ/ha y el precio de la tierra se disparó a la par de los EEUU por sobre un 28% y los arrendamientos en el orden del 11%. El parque automotor "vivo" o flota vehicular circulante en La Pampa estaba compuesto al cierre de 2021, según Adefa por un total de 150.370 vehículos, incluyendo automóviles, comerciales livianos y pesados, camionetas rurales y de cargas y casillas.

 

Se estima en la actualidad que un cuarto de ellos tiene alguna relación con el sector primario de nuestra economía ya que la inversión en innovación y desarrollo tecnológico parece no tener freno con estos precios externos. El campo local sigue siendo muy competitivo a la hora de desarrollar más volumen exportable de granos y oleaginosas ni que hablar de la impronta genética de los cabañeros de La Pampa, más allá de los inconvenientes que genera la inflación y las restricciones a la adquisición de una divisa de otro país con el objetivo gubernamental de frenar la fuga de capitales.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?