Lunes 27 de junio 2022

Un regreso multitudinario a San José

Redacción 02/05/2022 - 00.19.hs

Un domingo soleado y agradable fue el marco de la XXIII Peregrinación Diocesana al Santuario San José. Miles de fieles se acercaron al patrono del trabajo para poder celebrar como cada 1 de mayo la tradicional peregrinación que atrae a creyentes de muchas localidades y provincias.

 

Desde muy temprano, las primeras familias se acercaron al santuario para poder disfrutar de unos mates calientes que eran acompañados por las tortas alemanas, típicas de la zona, o también de algunos pastelitos o alfajores caseros que eran vendidos en los puestos que rodeaban el templo. En otro de los laterales, la organización dispuso de carpas en donde algunos curas realizaron confesiones a lo largo de la jornada.

 

La Colonia San José, ubicada a pocos kilómetros de la localidad de Colonia Barón, tiene una población de aproximadamente 30 personas, pero este domingo recibió a más de 2.500 feligreses que llevaron sus pedidos o agradecimientos al patrono del trabajo. Asimismo, también peregrinaron para pedir el aumento de vocaciones y la bendición para todos los trabajadores y trabajadoras.

 

Miles.

 

Pasaban las horas y la mañana de otoño comenzó a ponerse agradable, cientos de personas se acercaban caminando por las principales calles de la Colonia con sus reposeras, sillas, equipos de mate y mesas para esperar los platillos principales que ofrecían los servidores de la capilla. Al costado del templo y bajo una agradable sombra, pudieron disfrutar de salamines caseros de la región, empanadas, choripanes y sandwichs de pata de ternera.

 

Luego del almuerzo, esperaron la peregrinación y la misa que se iba a realizar a la tarde, mientras otros se acercaban a los puestos que rodeaban el templo, donde había venta de santería, o agua bendita embotellada con la imagen de San José.

 

Los principales feligreses se acercaron a lo largo de la mañana desde distintos puntos de nuestra provincia, pero también llegaron desde la provincia de Buenos Aires. Algunos de ellos viajaron desde Santa Rosa, Quemú Quemú, General Pico, Ingeniero Luiggi, Intendente Alvear, Victorica, Caleufú, Quehué, Lonquimay, Catriló, Miguel Riglos, Trenel, Toay, Winifreda, Eduardo Castex, Coronel Suárez, entre otros tantos lugares.

 

Primero de cada mes.

 

Cada primero de mes, el templo de San José realiza su misa tradicional que acerca a los fieles. El sacerdote, oriundo de esta Colonia, Alfredo Zentner, recordó que inició cuando el monseñor Brédice, "dio un impulso inicial estableciendo los 1 de mayo como la jornada de oración por las vocaciones".

 

En ese sentido, explicó que luego lo sucedió monseñor Mario Poli, actualmente Arzobispo y Cardenal, y quien dijo que no se tenía que realizar solamente cada 1 de mayo, sino "los primeros de cada mes convocar a los peregrinos".

 

"Fue muy llamativa la concurrencia de la gente, sea el día de la semana que cayera, no importaba si era fin de semana o día de semana", rememoró ante un equipo de LA ARENA que viajó hasta el santuario, y agregó: "Ahora estamos sosteniendo esta iniciativa que va creciendo. Después de dos años de paréntesis, vuelve a resurgir esto de ofrecer las puertas abiertas de este lugar de fe y espiritualidad de San José".

 

Vocaciones.

 

Por su parte, la hermana María Ester Cortabarria, explicó que la peregrinación diocesana también tenía como pedido el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas. "En este lugar salieron muchos sacerdotes y religiosas, por eso se han decidido estas peregrinaciones, porque hay escasez. Es un problema en toda la iglesia, en todas partes, pero la diócesis de La Pampa es una de las diócesis más pobre en sacerdotes", dijo Cortabarria, y agregó: "Había muchos religiosos porque estaban los salesianos, pero ahora como disminuyeron, se nota esta escasez de sacerdotes".

 

Por otra parte, consultada sobre el regreso de la peregrinación tras dos años interrumpida por la pandemia, Cortabarria afirmó que "pasó mucha gente, tenían necesidad de salir, pasar una tarde en familia al aire libre y se pudo trabajar espiritualmente a lo largo de la pandemia". Además, la hermana responsable del santuario, subrayó que el objetivo es "ayudar a la familia para que estén cerca de San José Obrero, el patrono de los trabajadores".

 

Peregrinación y misa.

 

Luego de disfrutar los diversos platos, los fieles se movilizaron al ingreso de la Colonia de San José para caminar detrás de la imagen del santo patrono de los trabajadores. La columna de más de 2.000 personas comenzó a cantar y movilizarse hacia el escenario ubicado delante del templo, una vez allí, inició la santa misa presidida por el obispo Raúl Martín.

 

Muchos de los fieles se acercaron con sus reposeras, otros de pie, y algunos en la plaza de la Colonia para el marco de una jornada multitudinaria.

 

Cientos llegaron en bici.

 

A lo largo de la peregrinación diocesana se acercaron cientos de ciclistas. Desde sus inicios, miles de fieles regresan en cada edición en bici desde las distintas localidades pampeanas. Cada uno de los pelotones que arribó fue recibido con aplausos por los creyentes y, al bajar de sus bicicletas, contaban como fue el viaje. Luego fueron invitados a ingresar al templo para pedir o agradecer al patrono. Otros creyentes se acercaron en bicicletas solos o en familia.

 

Sobre la tarde, sirenas de ambulancias y patrulleros comenzaron a escucharse a lo lejos sobre la ruta. Un pelotón de más de 150 ciclistas, que partió desde General Pico a las 8 de la mañana, se acercaba a la Colonia y ello generó que los presentes se levantaran y esperaran con entusiasmo la llegada de las bicicletas. Al llegar a destino, los y las ciclistas celebraron frente al templo entre abrazos y felicitaciones. "Cotoco", organizador del grupo, expresó: "Es una satisfacción enorme que lleguen todos, es el objetivo que nos ponemos".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?