Una defensora denunció a Bongianino

Redacción 04/12/2021 - 09.10.hs

Fuentes tribunalicias revelaron ayer una nueva denuncia por violencia de género en el ámbito del Poder Judicial, que involucra a dos importantes magistrados pampeanos: la defensora Ana Carolina Díaz y el procurador Mario Bongianino. La presentación contra el jefe de los fiscales fue realizada por la defensora ante la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica (Omyvd), organismo encargado de activar el "Protocolo de intervención ante situaciones de violencia de género en el ámbito laboral del Poder Judicial de La Pampa".

 

La titular de esta oficina es Marien Cazenave, quien ahora deberá convocar al equipo interdisciplinario (psicóloga, asistente social y abogada) para que entrevisten a la defensora. El procedimiento será confidencial y una vez finalizado la oficina emitirá un informe, evaluando la gravedad del hecho, y atendiendo a indicadores y recomendaciones específicos. Este informe, que debe ceñirse exclusivamente al incidente relatado, no resultará prueba de veracidad ni tendrá carácter vinculante. En virtud del "carácter absolutamente confidencial" de procedimiento, las fuentes no ofrecieron detalles sobre el o los incidentes que derivaron en la denuncia.

 

Antecedentes.

 

No es la primera vez que denuncian a Bongianino. En julio de 2015 fue acusado por "violencia de género", en los términos de la Ley 1246, por la abogada Otilia Pérez. Por entonces todavía no existía el actual protocolo y la denuncia fue analizada por la Sala Acusadora de la Cámara de Diputados, que la rechazó "in limine" porque no se encuadraba en el artículo 110º de la Constitución Provincial.

 

Asimismo, en diciembre de 2012 había zafado por apenas un voto en el juicio político (que también incluyó a César Rodríguez, ministro de Justicia) impulsado por el bloque del Frepam, para investigar sus actuaciones en el caso Sofía Viale. Esa vez la Sala Acusadora encontró argumentos suficientes para activar el jury, pero una mayoría de diputados deslindó posteriormente sus responsabilidades.

 

Nuevo protocolo.

 

El protocolo de intervención frente a casos de violencia de género en el poder judicial fue aprobado hace poco más de un año, el 28 de octubre de 2020, y está destinado a "garantizar un ambiente libre de violencia de género en el ámbito laboral del Poder Judicial, promoviendo acciones de prevención, orientación, abordaje y erradicación de la problemática".

 

Según este dispositivo de actuación, las consultas y denuncias deben efectuarse vía correo electrónico o en forma presencial ante la Oficina de la Mujer y de Violencia Doméstica (Omyvd), que una vez recibida la denuncia solicitará al Equipo Interdisciplinario de la Omyvd que fije fecha y horario para entrevistar a la víctima.

 

Una vez concluido, el informe con recomendaciones y propuesta de acciones sugeridas deberá ser enviado a la Secretaría de Recursos Humanos (si la supuesta víctima presta conformidad), quedar reservado en la Omvyd (si no se observe existencia de algún delito) o remitirse al Superior Tribunal de Justicia (si incluyera un pedido de medidas urgentes) para que disponga la fijación de reglas de conducta, reasignación de tareas y eventuales pautas de protección para la persona vulnerada y testigos. Finalmente, el dispositivo también prevé el otorgamiento de una licencia especial por violencia de género.

 

Bongianino negó hecho de violencia.

 

Poco después de difundirse la noticia, Mario Oscar Bongianino emitió un comunicado de prensa para aclarar la situación en torno a la denuncia de la defensora. "Como magistrados debemos asumir todas las responsabilidades, pero cuando no corresponde es necesario hacer la aclaración, para que la comunidad no imagine cosas que nunca sucedieron", explicó.

 

En diálogo con LA ARENA contó que "caminaba por el pasillo hacia mi oficina, cuando escuché que la defensora formulaba airados reclamos ante un empleado administrativo y entré a ver qué pasaba". Ana Carolina Díaz se quejaba "por una filtración de agua que había inundado su oficina: usted es el jefe y tiene que solucionar el problema, me dijo".

 

Según el procurador, toda la escena se desarrolló en presencia del empleado aludido, aunque podrían sumarse otros testigos porque "probablemente desde las oficinas adyacentes hayan escuchado nuestra conversación, que se desarrolló en los términos y el mismo tono que ella mantenía, y solo versó sobre las filtraciones y la cuestión edilicia".

 

También recordó que "los anegamientos resultan un problema recurrente" en la Ciudad Judicial y comentó que el día anterior "habíamos tenido una reunión en la que informé sobre la realización de una auditoría para observar el funcionamiento de todas las defensorías, a partir de ciertos reclamos sobre falta de personal". Por eso, dijo, ella preguntó ayer "si la cuestión edilicia también formaría parte de esa auditoría".

 

"Conducta habitual".

 

El procurador consideró que "la defensora tiene todo el derecho de presentar una denuncia, de acuerdo a su subjetividad" pero reiteró que "el incidente duró apenas cinco minutos, lapso durante el que solo conversamos sobre el anegamiento y las filtraciones".

 

Si bien durante la entrevista evitó cualquier referencia personal hacia su denunciante, comentó que "resulta habitual que ella formule quejas en forma inadecuada" y consideró que en ese momento "no estaba en el lugar adecuado ni ante la persona indicada para formular su reclamo".

 

Explicó Bongianino que "existe un área específica de Mantenimiento, a la que deben dirigirse estas solicitudes, y ambos sabemos eso". De todos modos, reveló que después del incidente se comunicó "con Eduardo Fernández Mendía, presidente del Superior Tribunal de Justicia, para pedirle que busque una solución a los problemas ocasionados por las filtraciones".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?